Blog / Balonmano de casa

El Anaita, de mal en peor

Por José Javier Iso 14 Febrero, 2019 - 16:13

No hubo intensidad en el juego y se entregó por completo ante un rival que no desaprovechó la oportunidad.

El Anaitasuna se enfrenta en Pamplona al Granollers. PABLO LASAOSA.
El Anaitasuna se enfrenta en Pamplona al Granollers. PABLO LASAOSA.

El Anaitasuna perdió por 24-32 ante el Granollers. Tercera derrota consecutiva desde el inicio de la segunda vuelta, pero en esta ocasión de manera holgada y lamentable.

Los locales es cierto que recibían a un equipo llamado a estar arriba. Un Granollers que parece encontrarse en un buen momento y que aspira a la segunda plaza, pero no es menos cierto que el Anaita ante rivales de esta envergadura siempre se ha crecido y les ha dado problemas. Por cierto que al equipo catalán cuando quiera le hemos visto mejores actuaciones que la ofrecida en la catedral pero bueno...le bastaba.

El equipo navarro defraudó una vez más ante sus seguidores. Desde el inicio del encuentro los visitantes mandaron en la pista. Se pusieron por delante en el marcador y poco a poco abrieron una brecha de cuatro y cinco tantos que mantuvieron hasta el final del primer tiempo.

El equipo local estuvo muy flojo en todos los sentidos. En defensa se vieron superados una y otra vez por el contrario. En ataque no sólo les costaba una eternidad marcar sino que además perdían balones de la manera más absurda. Sólo merece destacar una buena actuación de Bols que paró tres lanzamientos consecutivos  poco antes del descanso, pero nada más.  

El segundo tiempo tuvo un guión parecido. El Anaita lo intentó de salida pero tuvo que plegarse ante la contundencia del Granollers que en cinco minutos le endosó cuatro tantos. Ahí se acabó al partido.Todo lo demás sobró porque el único equipo que hacía lo que quería era el visitante, ante la pasividad local.

El Anaita sí intentó mejorar la defensa pero sólo durante cinco minutos complicó a los catalanes. Éstos supieron romper la muralla local y volver a jugar a sus anchas.

Mal no, peor, se puede decir que es el estado de juego del equipo de Iñaki Aniz. Baste un dato, en ataque durante cuatro minutos no logró marcar y al final perdió el balón que le costó un gol en contra. Así no se puede ir muy lejos.

Lo peor no es perder sino ver la pasividad del equipo. Todos los intentos fallidos le llevaron a bajar los brazos. No hubo intensidad en el juego y se entregó por completo, ante un rival que no desaprovechó la oportunidad. Pocas veces lo tendrá tan fácil en Granollers para sumar puntos.

El técnico decía al final que es lo que hay. Pues no, porque en la primera vuelta el equipo era el mismo y los resultados, y sobre todo la actitud muy diferente. Iñaki Aniz tendrá que analizar qué ha hecho durante el mes y medio de parón y porqué el equipo está en esta situación.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Anaita, de mal en peor