Blog / Balonmano de casa

La Copa para el Barcelona... y van siete consecutivas

Por José Javier Iso 08 marzo, 2020 - 20:23

La Copa del Rey de este año ha tenido una única sorpresa, la del Benidorm que contra todo pronóstico se metió en la final.

Álvaro Gastón en el partido de la Copa del Rey entre Helvetia Anaitasuna y el Liberbank Ciudad Encantada. IÑIGO ALZUGARAY
Álvaro Gastón en el partido de la Copa del Rey entre Helvetia Anaitasuna y el Liberbank Ciudad Encantada. IÑIGO ALZUGARAY

La Copa del Rey de este año ha tenido una única sorpresa, la del Benidorm que contra todo pronóstico se metió en la final dejando en el camino a Bidasoa y C. Encantada.

Irundarras y alicantinos abrieron el primer partido del torneo y fueron los segundos quienes se impusieron con claridad y dejaban un pequeño resquicio de esperanza para el Anaitasuna que jugaba después con el Liberbank Cuenca.

El técnico navarro confiaba en las posibilidades de su equipo teniendo en cuenta que el sábado anterior se las había visto con el mismo equipo en casa. Según él las cosas podían cambiar a pesar de la derrota sufrida, porque se hacen algunos cambios corrigiendo errores anteriores. Pero no fue el caso.

El siete navarro lo intentó y luchó bien durante los primeros 20 minutos pero el Cuenca con un gran portero y una buena defensa abrieron la lata en la recta final del primer tiempo logrando 4 tantos de ventaja que supieron mantener durante el resto del partido.

El partido tuvo en muchos aspectos el mismo devenir que en el partido de liga. Muchos fallos a la hora del lanzamiento final, muy pocas entradas por los extremos ,esto sin duda impedido por el contrario , y abundantes pérdidas de balón ante la impotencia de dar la vuelta al partido. Demasiada precipitación.

Lo del pequeño resquicio al que hacíamos referencia es porque soñar cuesta muy poco. Una victoria del Anaita le hubiera proporcionado muchas posibilidades de llegar a Europa, pero eso los sueños están lejos de la realidad.

El equipo no se entregó en ningún momento, pero cuando el rival es superior y a ti las cosas no te salen conforme las has preparado pues es difícil lograr el objetivo.

Por lo demás la copa se la queda el de siempre, el Barcelona que le endosó al Benidorm un 40-25. Siete copas consecutivas las que se lleva a sus vitrinas y, si esto no cambia, se hará con todas las que se jueguen.

El Helvetia debe centrarse rápidamente en la liga. No está para regalar nada y el próximo compromiso no es nada fácil.Se trata del Bidasoa que está con más de un eslabón por encima.

En lo que llevamos de la segunda vuelta no ha sacado ni un solo punto. Cinco partidos perdidos más el de la copa. Es una estadística muy preocupante, máxime cuando la ventaja respecto a los puestos de descenso se ha reducido a sólo dos puntos. Comienzan a sonar las alarmas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Copa para el Barcelona... y van siete consecutivas