• lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 20:00

 

 
 

Blog / Balonmano de casa

Cómoda victoria (33-22) en un partido con poca historia

Por José Javier Iso 09 diciembre, 2021 - 11:35

El Anaitasuna resolvió en treinta minutos el encuentro ante un colista que dejó claro el porqué de su posición.

Partido de balonmano entre Anaitasuna y el Antequera. MIGUEL OSÉS
Partido de balonmano entre Anaitasuna y el Antequera. MIGUEL OSÉS

El Anaitasuna jugaba su segundo partido aplazado y recibía al Antequera, equipo que suma sólo dos puntos en la tabla de 28 disputados. La victoria, no obstante, era necesaria para los de Quique Domínguez que venían de una derrota en la Rioja y de un empate en la pista del penúltimo.

Resultados que frenaron de manera importante las aspiraciones del equipo para estar entre los cinco primeros. El siete local contaba con cinco bajas de jugadores habituales en su alineación, Izquierdo, Torriko, Bazán, Chocarro y Gastón.

Era una incógnita, a priori, saber cómo iban a responder los canteranos que tuvieron su oportunidad y lo cierto es que cuando saltaron a la cancha lo hicieron bien.

El partido no comenzó bien para el visitante. Juan Bar detuvo las dos primeras jugadas de ataque y el cuadro local marcó un 3-0 que deba confianza a los jugadores.

El tanteador se movió con rentas cortas hasta el ecuador de la primera parte (8-6), pero dos minutos más tarde los locales comenzaron a aumentar la diferencia hasta el 18-10 del descanso, y prácticamente aquí se acabó el partido.

El técnico local, con buen criterio, hizo rotaciones en la reanudación dando entrada a jóvenes de la cantera, que no deslucieron de sus compañeros más veteranos.

Por su parte, el contrario parecía conformarse con el resultado y no inquietaba a los locales. Lentos en el ataque y más lentos a la hora de defender las contras anaitasunistas. Pesaban en exceso las piernas y esto lo supo aprovechar la juventud y agilidad local.

Este, sin duda, resultó ser uno de los partidos más fáciles, por no decir el más fácil que ha tenido el Anaita a lo largo de la primera vuelta de la competición.

La base del triunfo se puede centrar en la buena defensa local del primer tiempo, con un 6-0 duro y efectivo convirtiéndola en algunos momentos en un 5-1.

En ataque la mayor peligrosidad se basó en la rapidez en las contras y en la superación de una defensa contraria que daba demasiadas facilidades.

Los canteranos que tuvieron su oportunidad, Agorreta, Redondo, Albizu y Ortiz, no desentonaron y tuvieron su apoyo desde la grada. Un gesto del técnico a tener en cuenta para el futuro del equipo.

Algo más complicado se presenta el último partido de la primera vuelta. El Nava, dirigido por Zupo Equísoain, es el próximo. Dos equipos con los mismos puntos en busca de la quinta plaza de la liga. El sábado se  verá.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cómoda victoria (33-22) en un partido con poca historia