• domingo, 29 de mayo de 2022
  • Actualizado 14:12

 

 
 

Blog / Balonmano de casa

Casi imposible hacerlo peor

Por José Javier Iso 03 abril, 2022 - 13:05

Anaitasuna no pudo superar sus tres victorias consecutivas y regaló los puntos al Benidorm que se mostró muy superior

Partido de balonmano jugado entre Anaitasuna y Benidorm jugado en el Pabellón Anaitasuna de Pamplona. MIGUEL OSÉS
Partido de balonmano jugado entre Anaitasuna y Benidorm jugado en el Pabellón Anaitasuna de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Todo estaba a favor del equipo navarro. La quinta plaza del campeonato estaba en sus manos. Venía de un partido sensacional, en la copa  frente al Barcelona, y sólo le quedaba ganar a un rival directo, el Benidorm. Pues no.

Llegó la tarde tonta, la de los regalos. Pocos equipos han tenido la fortuna de encontrarse en Pamplona con tantas facilidades para llevarse dos puntos tan importantes como estos.

El partido tenía muchos alicientes. En juego la lucha por un puesto europeo. Enfrente un rival con los mismos puntos y los mismos objetivos. Los aficionados estaban ansiosos de ver al equipo, después de ver cómo estuvieron a punto de dar la sorpresa en la copa ante el Barcelona, pero la realidad defraudó al más pintado.

El equipo sólo estuvo metido en el partido cuatro minutos, los primeros. El resto superioridad visitante sin reacción alguna por parte anaitasunista.

El técnico navarro se veía impotente ante los fallos garrafales de sus pupilos. No se acertaba en los 7 metros, en contras sin portero, ni el pivote en los 6 metros. Pérdidas de balón en las contras, vamos todo desatinos.

El Benidorm por su parte se crecía y machacaba una y otra vez la puerta navarra. En defensa se convertía en una muralla infranqueable y cuando no, era el portero Rober Rodríguez quien desbarataba los esfuerzos anaitasunistas.

A favor del equipo local hay muy pocas cosas que reseñar. Lo más destacado los 6 goles del capitán Carlos Chocarro en el primer tiempo que dejaban un 10-12 en el tanteador con pequeñas esperanzas.

En contra, casi todo lo demás. No aparecieron jugadores de la talla de Juan del Arco, Arthur Pereira que con sus lanzamientos resuelven situaciones difíciles.

Pocas aportaciones de Meoki y de los pivotes García y Bazán. Algo más, pero insuficiente de Izquierdo, que en el segundo tiempo intentó maquillar el resultado final.

Héctor Fernández estuvo pocos minutos sobre la cancha, tuvo que abandonar por una posible lesión. Y a todo esto hay que sumar la aparición de los nervios que llevaron a los jugadores a ciertas trifulcas  que no aportaban nada positivo al partido.

Tarde para olvidar en la “catedral”. Mal no, peor, en todos los sentidos. La derrota le corta la racha al equipo blanqui-verde. Le corta sus aspiraciones a Europa y supone un jarro de agua fría para una afición esperanzada en una recta final brillante.

Queda todavía mucho, pero va a ser difícil de olvidar este partido.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Casi imposible hacerlo peor