Blog / Balonmano de casa

El Anaita sufrió demasiado para derrotar al Sinfín

Por José Javier Iso 12 mayo, 2019 - 11:12

El Anaita se jugaba el último cartucho para alcanza el octavo puesto, dependiendo de otros, y aunque ganó no resultó suficiente.

Partido entre el Anaitasuna y Sinfín Santander en Pamplona. PABLO LASAOSA 4
Partido entre el Anaitasuna y Sinfín Santander en Pamplona. PABLO LASAOSA 4

El Anaita se jugaba el último cartucho para alcanza el  octavo puesto, dependiendo de otros, y aunque ganó no resultó suficiente porque el Valladolid hizo los deberes y se queda con el premio.

Los dos equipos contendientes el el pabellón anaitasunista se presentaban con todo hecho en esta temporada. La permanencia asegurada y únicamente quedaba esa posibilidad remota para el conjunto local que ya hemos mencionado.

Con todo esto, es complicado jugar con gran intensidad porque los objetivos se han cumplido y hay poco en juego para uno u otro.

Los locales salieron bien plantados en defensa e intentando jugar aprovechando las contras que le permitía el contrario. El marcador siempre favorecía a los locales aunque no con grandes diferencias, dos o tres tantos arriba los de Iñaki Aniz, pero el rival no permitía irse más allá.

El cuadro navarro tuvo la oportunidad a lo largo del encuentro de ir a por todo y sentenciar pero indecisiones y falta de tensión le llevaron a no despegarse y permitir que el rival pusiera emoción hasta el final.

Lo más significativo del partido y lo que le reportó la victoria al Anaitasuna estuvo en la actuación de Bols, sensacional con 13 paradas, y en la mala puntería de los rivales que estrellaron hasta seis balones en los palos.

Todo cuenta y todo vale, los visitantes al final fueron a por todo y estuvieron a punto de llevarse un punto. Se fueron descontentos con la actuación arbitral por no parar el tiempo en los últimos instantes del partido, y así lo demostraron reclamando a los colegiados al final.

Este partido no tenía más historia y así lo debió reconocer la afición que no acudió en el mismo número que en encuentros anteriores. Sin embargo los asistentes sí animaron al equipo para alzarse con la victoria reconociendo algunas jugadas de calidad y las paradas de Bols.

La temporada llega a su fin. Quedan dos encuentros, visita a Guadalajara y recibir a BM, Logroño. Solo esperamos ver un final digno, que no lo dudamos por la entrega de los jugadores, e ir viendo como se confecciona el equipo de la temporada próxima.

Se van renovando jugadores pero falta mucho para conformar un buen equipo. No es fácil, ni muy atractivo para muchos jugadores venir al Anaita. Algo tendrán que revisar los directivos del club.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Anaita sufrió demasiado para derrotar al Sinfín