Blog / WhatsApp en el camino

Los mensajes del domingo 3 de enero

Por Javier Leoz 02 enero, 2016 - 23:00

Representación del Misterio de Reyes en Sangüesa.
Representación del Misterio de Reyes en Sangüesa.

WhatsApp del Año nuevo

Cuando en algunos medios de comunicación preguntan a los ciudadanos sobre el “pretendido espíritu de la Navidad” hay respuestas para todo. Pero, lo que más llama la atención, es el común denominador de todas ellas: quien dice que existe el espíritu de la Navidad, termina diciendo que le invoca tristeza, nostalgia o agobio.

El que algunos, o muchos, vivan las navidades como días de desenfreno, simple consumo o vacíos de contenido espiritual es respetable y si es problema, es problema de ellos. Lo triste, y suicida, es ver a tantos cristianos (bautizados y que bautizan a sus hijos, que comulgan a sus hijos, que se casan por la Iglesia, etc) que viven las navidades como el resto de los paganos. Estoy convencido de que, la renovación de la Iglesia, el Año de la Misericordia, la siembra del Evangelio en medio de un mundo rocambolesco en muchos aspectos, sólo vendrá cuando los cristianos, los bautizados, los obispos, sacerdotes y religiosos, nos tomemos en serio lo que celebramos. O dicho de otra manera: creamos lo que celebramos y celebremos lo que creemos. El demonio, a veces, tiene que estar bailando una jota o un zortziko en su vanidad infernal cuando damos preferencia al espíritu de la Navidad y olvidamos el secreto más profundo de ella: DIOS VIENE A NUESTRO ENCUENTRO.

WhatsApp del Papa Francisco

“Ante un Nuevo Año, un rio de miseria no puede hacer nada ante un océano de caridad”. “La indiferencia es enemiga de la paz”. “En el mundo las cosas malas son del diablo”. “Sabemos poco del Niño Jesús pero podemos aprender mucho de El”.

WhatsApp de la Cabalgata

Estas navidades están resultando atípicas. Al “circo” de la búsqueda de un presidente para el Estado Español, se une el espectáculo de la polémica de las “magas” en Madrid, del rey negro en Pamplona y de la exclusión visceral y sectaria de 800 niños/as en Carabanchel porque pertenecen a un centro concertado con educación diferenciada. ¿Se imaginan a ustedes que, en diversas actividades sociales, lucrativas, económicas, educativas, deportivas o políticas, fuésemos excluyendo al personal porque –en su lugar de actuación- se rigen por normas distintas a las nuestras pero constitucionales?

Ha entrado de lleno la politización de los Reyes Magos por parte de aquellos que, sin ser niños, lo parecen en actitudes y en pataleta. Por aquellos/as que, lejos de esperar la ilusión, la fe o la magia de esa noche, nos inyectan otros elementos devastadores y peligrosos: las ideas.

Algunos dirigentes, cercanos y lejanos, han olvidado una máxima: un gobernante puede dirigir un pueblo pero no crearlo. ¡Peligroso el pensamiento único!

WhatsApp del día de Reyes

Dos acontecimientos marcan la agenda festiva, tradicional y religiosa del final de la Navidad en Navarra: la Adoración en el claustro catedralicio de Pamplona (a las 12 del mediodía) y el Auto de Reyes en la Ciudad que nunca faltó, Sangüesa, en la mañana del mismo día 6 (11 de la mañana). Dos eventos culturales, musicales, literarios que gozan de buena salud y, sobre todo, regios. La Capilla de la Catedral de Pamplona, dirigida por Don Aurelio Sagaseta, se dirige al Claustro y allá delante de un impresionante relieve gótico de los Magos, tiene la intervención musical con chirimías, orquesta y canto.

En Sangüesa,  a lomos de caballos, a la sombra de palacios y calles empedradas el Auto de Reyes escrito a principios del siglo XX por el P.Legarda (capuchino) se convierte en una impresionante escenografía humana y divina que nos recuerda lo difícil que lo tuvo Dios para hacerse presente en este mundo y para ser adorado. Ninguna de las dos cosas, Catedral y Sangüesa, merece la pena perderse.

¡FELIZ AÑO NUEVO!          

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los mensajes del domingo 3 de enero