Blog / WhatsApp en el camino

Los mensajes del domingo 13 de diciembre

Por Javier Leoz 12 diciembre, 2015 - 23:04

WhatsApp Celeste (3º de Adviento)

No es noticia, ya no lo es, que en algunas ciudades sus regidores (dígase gobernantes) se han empeñado tanto en simplificar o descristianizar tanto las luces de estas fechas que, en vez de luz, dan pena, un mar de sombras. Parece como si, con la cantidad de problemas que tenemos, con los momentos de oscuridad que estamos viviendo, algunos –los que mandan- se empeñaran además en quitarnos lo que la iluminación navideña ha de ser y significar: alegría.

¡Un poco de alegría, por favor! ¡Es el Domingo de Gaudete! Y, la Navidad, porque el Señor viene nos despierta y nos levanta. No es un júbilo simplón ni superficial. Sabemos que, el Nacimiento de Cristo, marcó un antes y un después en la historia de la humanidad y para aquellos que, lo estamos preparando en este Adviento, es también esperanza, agrado o  ilusión: estamos contentos porque, el Señor, sigue naciendo en el pesebre de la humanidad, aunque, algunos, se empeñen en vivir de espaldas a Él o, tal vez, ser más felices e ir de progresistas  o de “guay”  con el solsticio de invierno, que con Aquel que es mucho más que ese cambio, primavera, otoño y hasta el mismo verano: Jesucristo.

Un poco de alegría, por favor. ¡Que viene el Señor! Y este mundo nuestro es un campo minado por todos los lados. En la sociedad (donde brota la desconfianza), en la clase política (cuando se creen redentores de todo lo humano), de la familia (que ha dejado mayormente transmisora de la fe) o en la misma Iglesia (cuando no es fuerte frente a las pruebas, la crítica o la incomprensión). ¡Cómo no va a venir el Señor! Necesitamos de su presencia como aquel hogar en el que, después de muchos años, volvieron a escucharse las sonrisas a millares porque había nacido un primogénito. Comencemos a sonreír; la llegada del Señor, bien se lo merece. Porque “otros señores” en vez de alegría, producen risa…que no es lo mismo que sonrisa.

WhatsApp Diocesano

Este Domingo la Catedral de Pamplona, su atrio y su fachada, serán testigos de un hito histórico y eclesial: por primera vez se abre una Puerta Santa en nuestra Diócesis por deseo del Papa Francisco. Al siguiente, el 20, será la catedral de Tudela la que se una al Año de la Misericordia.

El mundo nos ofrece ventanas que nos hacen contemplar una visión reducida de las cosas. El Papa Francisco, al convocar este Año de la Misericordia, nos ofrece una “puerta” para entrar por ella y luego salir con aires renovados, sin complejos y a dar la cara por nuestras raíces cristianas y por el rostro dolorido de tanta gente que vive situaciones y dramas de pobreza.

El sonido de convocatoria de trompetas, la lectura breve de la Bula del Año de la Misericordia, el tañido de la Campana María y el empuje a la Puerta Santa por parte el Sr. Arzobispo, será el momento del inicio de este tiempo jubilar en Navarra. Para que no falte nada, y por primera vez en muchos años, tendrá lugar un “besapiés” del Cristo de Anchieta. El Cabildo Catedralicio con buen gusto ha diseñado la escalera de la misericordia para acceder hasta la imagen. ¡No faltemos! ¡Todos invitados a las 5 de la tarde!

WhatsApp del Papa Francisco

Entrar por la puerta significa descubrir la profundidad de la misericordia del Padre que acoge a todos y sale personalmente al encuentro de cada uno. ¡Es Él quien nos busca! ¡Él quien sale a nuestro encuentro! Será un año para crecer en la convicción de la misericordia.

WhatsApp de actualidad

En estos días, decenas de Asociaciones de Belenistas en Navarra, dan lo mejor de sí mismos: hacen visible con arte y mimo el Misterio que llevan dentro.

Baluarte en Pamplona, Sangüesa, Olite, Peralta, Tudela, Estella, Cintruénigo, Tafalla, La Barranca o la Ribera, Zona Media o la Montaña, cambian los rincones de nuestra tierra por el Belén de Judea.

En la Calle Estafeta, el pasado viernes, preguntaba a un comerciante: ¿Se nota menos empuje en la tradición de los belenes? Su respuesta me dejo ¡KO! En absoluto –me respondió- este año incluso mucho más.

Y es que, cuando algunos quieren enterrar el alma de un pueblo, ese mismo pueblo retoma con más fuerza si cabe lo que a algunos les molesta.

WhatsApp del Rey Baltasar

Cuando alguien confunde significado con significante, se puede caer en el mayor de los ridículos. Ahora algunos, con maniobras de segundas intenciones, exigen que el Rey Baltasar de Pamplona sea una persona de color negro. ¿Y por qué no blanco?

En primer lugar, la Cabalgata de Reyes, es un Auto de Navidad en el que convergen distintos elementos. Uno de ellos, precisamente, es la teatralidad y por lo tanto lo ficticio. ¿Acaso, a partir de ahora, no podremos interpretar a Bach si los instrumentistas no son alemanes? ¿Tampoco a Mozart si su música no es para tocarla delante de un príncipe? ¿Tal vez, digo yo, tampoco podremos representar la Bella y la Bestia si sus actores  no son franceses? ¿Tal vez, Olentzero, no podrá salir a la calle mientras no encontremos un personaje de carne y hueso, venido de los montes y con denominación origen o pastores bajados de las bordas de la montaña?

Llegados a tal extremo, Mike Mouse, Pluto o el Rey León, tienen los días contados porque, los que suelen desfilar, no son precisamente los que el creador ideó. Termino;  todos los elementos teatrales y alegóricos que se dan en multitud de espacios y momentos de nuestra vida social, según este planteamiento oportunista de los que quieren un “negro” para el “rey negro” serán imposible llevarlos a cabo.

Qué pena que, algunos, sigan en ese camino de confundir significante con significado y olviden lo más importante: que la noche es mágica…no ideológica

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los mensajes del domingo 13 de diciembre