Blog / El espejo de la historia

El falso antirracismo de Bildu

Por Javier Aliaga 10 junio, 2020 - 10:19

La portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, lanzó un mensaje de solidaridad en el Congreso de los Diputados al pueblo de EEUU contra el racismo.

La portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, junto a una foto del gendarme frances Jean-Serge Nérin asesinado por la banda terrorista ETA.
La portavoz de Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, junto a una foto del gendarme frances Jean-Serge Nérin asesinado por la banda terrorista ETA.

Recientemente en el Pleno del Congreso de los Diputados la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha declarado: “Vaya desde aquí toda la solidaridad de EH Bildu con quienes luchan por la justicia, contra el racismo y el fascismo en las calles de los EEUU. We stand with you. Black lives matter. (Estamos con vosotros. Las vidas negras importan)”.

El movimiento que ha surgido tras la muerte de Floyd ha puesto de manifiesto que la lacra del racismo existe en los EEUU; sin embargo, también persiste a este lado del Atlántico. El racismo fue la base fundacional de Euskadi. En un principio Sabino Arana concibió la nación de Bizkaya basada en dos pilares: la raza vizcaína y la religión católica. Posteriormente amplió hacia una nación vasca basada en la raza vasca.

El padre del nacionalismo vasco dejó innumerables escritos trufados del racismo más abyecto, transcribo una muestra publicada en la revista Bizkaitarra. En ¿Somos españoles? (10/12/1893): “Los bizkainos no somos españoles ni por la raza, ni por el idioma, ni por las leyes, ni por la historia”. En ¿Qué somos? (16/06/1895) argumenta que el primer elemento diferenciador de la nacionalidad es la raza.

Para Arana los inmigrantes (maketos) ponían en peligro la pureza de la sangre. En Educación moderna, (20/01/1895) alertaba del peligro del mestizaje racial: “Es preciso aislarnos de los maketos en todos los órdenes de la vida”. En Errores catalanistas (30/06/1895), entre “una Bizkaya poblada de maketos que sólo hablasen el Euskera y una Bizkaya poblada de bizkainos que sólo hablasen el castellano, escogeríamos sin debitar esta segunda”. Para él, el lenguaje preserva del contagio de españoles, evitando “el cruzamiento de las dos razas”.

Arana, además de fundador del PNV, creó el concepto y el neologismo Euz(s)kadi, así como ciertos símbolos, con matices racistas, que inicialmente fueron señas del partido, pero que han acabado siendo institucionalizados en la Comunidad Autónoma del País Vasco (CAPV). Por ejemplo, puso nombre al himno del PNV Eusko Abendaren Ereserkia, que se puede traducir como “Himno de la Raza Vasca”; al ser adoptado por la CAPV se omitió Abendaren quedando como Eusko Ereserkia.

Del mismo modo, el rojo del fondo de la ikurriña, concebida por los dos hermanos Arana, Sabino y Luis, representa el escudo vizcaíno y la raza como pureza de la sangre. El ideólogo de ETA Federico Krutwig rechazó el fanatismo religioso y el racismo de Arana: “Comparado con él [Sabino Arana], Hitler era un pequeño monaguillo”.

La ciencia demuestra que Sabino Arana y sus fanáticos discípulos (el capuchino Ibero autor del Ami Vasco, Telesforo de Aranzadi autor de ¿Existe una raza euskara?, Luis de Eleizalde y tantos otros) idearon una vulgar patraña: la raza vasca no existe. Para la genética, no hay diferencia entre un vasco y un castellano. Los melanocitos que dan color a la piel no son fruto de las alteraciones genéticas de la especie humana. Por tanto, no hay razas humanas, pero sí racismo.

En ese sentido, el supremacismo vasco está vivo, constituye un Apartheid económico que despliega redes clientelares para comprar y vender favores que perpetúen la concepción de Euskadi de Arana. En consecuencia los callejeros de la CAPV están repletos con el nombre de un racista manifiesto. Bildu ve la paja en las calles de EEUU y no ve el tronco en las del País Vasco.

El asesinato racista de George Floyd, cometido con la rodilla de un agente de policía apretando su garganta durante casi 9 min, es abominable; como también lo es la violencia de ETA que ha estado oprimiendo la yugular de la democracia durante más de 30 años para imponer una ideología racista, obsesionada con la anexión de Navarra. La desigualdad es a favor del terrorismo etarra tanto en cantidad, como en crueldad.

Que la calaña batasuna no condene los 857 asesinatos de ETA, es habitual, estamos acostumbrados. Ahora bien, que el sanchismo (PSOE, PSE y PSN) esté blanqueándolos a cambio de poder, es inmoral y un agravio a las víctimas del terrorismo.

A ese respecto, ¿cuándo la Sra. Aizpurua dijo “Black lives matter”, se refería al brigadier Jean-Serge Nérin, asesinado por ETA el 16 de marzo de 2010? Nérin había nacido en Cayenne (Guayana francesa), de piel oscura, dejó 4 huérfanos y una viuda. Fue la primera y la última víctima mortal de la gendarmería francesa. Pocos meses más tarde ETA anunció el "cese definitivo".

Para finalizar, recomiendo a la portavoz de los bilduetarras que antes de sumarse a movimientos internacionales con declaraciones en inglés, practique un par de frases con el genitivo sajón: ETA’s victims lives matter. EH Bildu condemns all ETA’s murders. (Las vidas de las víctimas de ETA importan. EH Bildu condena todos los asesinatos de ETA).

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El falso antirracismo de Bildu