Blog / El espejo de la historia

ETA asesinó a un historiador

Por Javier Aliaga 28 enero, 2020 - 9:42

El historiador José Luis Prieto, que localizó la partida de bautismo del fundador de la Guardia Civil, fue asesinado por ETA en marzo de 1981.

El monumento al Duque de Ahumada en Pamplona y José Luis Prieto en una imagen de archivo.
El monumento al Duque de Ahumada en Pamplona y José Luis Prieto en una imagen de archivo.

La Guardia Civil, denostada por el nacionalismo vasco, fue creada con la esencial intervención de un bilbaíno y un pamplonés. En efecto, Manuel de Mazarredo, nacido en Bilbao, nieto de José de Mazarredo Salazar marino de la Armada (da nombre a una céntrica alameda bilbaína), era el ministro de la Guerra que firmó, junto a otros, el decreto fundacional de la Guardia Civil en marzo de 1844.

Con el Real Decreto del 15 de abril el bilbaíno comisionó al pamplonés Duque de Ahumada comoDirector de la organización de la Guardia Civil”, dándole cierto margen de maniobra: “queda facultado para proponer las medidas que conduzcan a la más útil organización… Muy recomendable e importante es la brevedad, pero más aún lo es la perfección”. Esta encomienda fue llevada con tal esmero que se convirtió para siempre en el alma mater del Cuerpo.

Hace 50 años, en diciembre de 1969, se celebró en Pamplona, ciudad natal del primer director de la Guardia Civil, el centenario de su fallecimiento. Durante dos días se celebraron varios actos conmemorativos: desfile por la ciudad; entrega de una bandera (sufragada por los ayuntamientos navarros) al Tercio 52.0 residente en Pamplona; colocación de una placa en el palacio de virrey (Gobierno Militar, actual Archivo Real y General) donde supuestamente el duque nació; y la jura de bandera de la denominada ‘Promoción Navarra’.

Entre otros actos también se inauguró un pequeño monumento con el busto del Duque de Ahumada frente al cuartel de la Benemérita en la Av. de Galicia, obra del roncalés Fructuoso Orduna, sufragado por la Diputación Foral, que descubrió su vicepresidente Félix Huarte. La estatua sufriría tres años más tarde, un atentado con bomba -atribuido a los Grupos de Acción Carlista (GAC)- que destruiría parcialmente la base y el pedestal; al cabo de un mes fue reparada y reinaugurada.

Coincidiendo con la conmemoración de hace medio siglo, la prensa local publicó una breve biografía del primer director de la Guardia Civil. Su autor desveló haber encontrado por intuición la partida de bautismo del duque en una antigua parroquia castrense de Curia 26, en el libro nº 10 (año de 1788 a 1805), en su folio 303; la cual confirmaba algo que se sabía por declaraciones del fundador de la Benemérita: había nacido en Pamplona el 11 de marzo de 1803.

La partida bautismal certifica los apellidos Girón y Ezpeleta, así como los innumerables nombres propios de un aristócrata: Francisco Xavier María de la Paz Bernardo José Juan Nepomuceno Eulogio y Leandro. El documento describe también el árbol genealógico del II duque de Ahumada y V marqués de las Amarillas, que era nieto por parte de padre del virrey de Navarra y por parte de madre de los condes de Ezpeleta.

Toda la bibliografía da por hecho que el fundador de la Benemérita nació en el palacio del virrey. No obstante, el autor de aquella biografía suscitó la posibilidad de que el nacimiento hubiese sido en el palacio Ezpeleta de los abuelos maternos, sito al final de la calle Mayor.

Aquel artículo venía firmado por José Luis Prieto, un hombre muy conocido por ser, en aquel momento, el jefe de la Policía Foral de Navarra. Años más tarde, el 21 de marzo de 1981, ya retirado, cuando se dirigía a la parroquia de Ntra. Señora del Huerto en compañía de su mujer, fue vilmente asesinado por el sanguinario comando Nafarroa de ETA. Aquel mismo día, ETA asesinó en Bilbao al teniente coronel Romeo a la salida de la basílica de Begoña.

La situación política no podía ser más convulsa, hacía un mes que se había producido el intento de golpe de Estado (23-F) con secuestro del Congreso de los Diputados. En el Parlamento Foral los radicales abertzales de HB y la coalición Amaiur, se ausentaron de la Mesa Interina y de la Junta de portavoces, el resto de partidos emitió una declaración en los siguientes términos: “Los cómplices y encubridores de ETA son políticamente tan responsables como los terroristas en acción”.

Sin embargo, Olite de Amaiur se presentó a la Comisión de Hacienda. La situación era tensa, Astrain de UCD propuso considerar a los proetarras ‘indignos’. El socialista Urralburu pidió que se levantase la sesión y añadió: “Me repugna la sangre inocente… No son dignos de estar en esta mesa los que no han repudiado la muerte de este ciudadano”. A excepción de los batasunos, todos los partidos (P. Carlista, P. Comunista, PNV, PSOE, UCD, UPN, y las centrales sindicales CCOO, UAGN, UGT y USO) suscribieron el lema “POR LA PAZ Y CONTRA EL TERRORISMO DE ETA“ para una manifestación que congregó a miles de navarros por las calles de Pamplona.  

Tras el asesinato, todas las crónicas destacaron que Prieto era teniente coronel del Arma de Artillería, exjefe de la Policía Foral de Navarra y que dejaba viuda y 7 hijos. Nadie mencionó su afición a la historia, Arazuri había escrito de él que era una “auténtica autoridad en temas virreinales de Navarra”. Tampoco se dijo nada de su pasión por las fortificaciones, algo que nos enteramos en 2014, cuando el Ayuntamiento de Pamplona publicó su obra La Ciudadela de Pamplona. Memoria histórico-descriptiva, que presentó el alcalde junto a su hija pequeña Paz, cuando ésta formaba parte del Consistorio pamplonés. 

Han pasado 39 años de aquel atentado que estremeció a la sociedad navarra, los asesinos de Prieto llevan años en la calle. Mercedes Galdós Bitxori, la sanguinaria jefa del comando Nafarroa, con 17 asesinatos en su haber, pese haber sido condenada a más de 700 años, tan solo estuvo recluida 19 años en prisión; eludió 11 años de prisión por buena conducta y unos supuestos estudios de psicología. Su brazo derecho Juan José Legorburu Txato, con 11 asesinatos, y condenado a otros tantos años de cárcel, se benefició en 2013 de la derogación de la Doctrina Parot.

A lo largo de este tiempo, ¿qué ha cambiado en la vida política?  El brazo político de ETA,  representado actualmente por EH Bildu, no se ha movido un ápice, sigue sin condenar los 850 asesinatos de la banda terrorista. Los que han cambiado radicalmente son los herederos de aquel socialismo que aisló a los batasunos en marzo de 1981. Los sanchistas han logrado que sea difícil identificarlos con las siglas de un partido que, para muchos, ya no es ni socialista, ni obrero, ni español. Han colmado la indignidad al suscribir un acuerdo presupuestario con los ‘indignos’ proetarras en Irún y Navarra.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
ETA asesinó a un historiador