Blog / El espejo de la historia

Los ángeles custodios de Uxue Barkos

Por Javier Aliaga 08 octubre, 2018 - 9:24

La cultura cristiana atribuye a los ángeles custodios acciones para librarnos de un peligro manifiesto.

La imagen del camión de los supermercados Basko al borde del precipicio en Génova.
La imagen del camión de los supermercados Basko al borde del precipicio en Génova.

El pasado 14 de agosto, Génova vivió la tragedia del derrumbe del viaducto Morandi que permitía a la autopista A10 atravesar la ciudad. Conocido el suceso, cuando el balance inicial se estableció en 35 muertos, se puso de manifiesto la miseria de los políticos italianos buscando culpables a troche y moche. Al cabo de unos días, tras escarbar en los escombros de lo que fue el orgullo de la ingeniería italiana de los años 60, el recuento se incrementó en 8 víctimas.

La noticia del inesperado hundimiento, difundida por todo el planeta, vino acompañada del asombroso caso de Luigi Fiorillo, conductor del “camioncino” de los “supermercati Basko”, que frenó a escasos 3 metros del abismo, librándose de haber sido la víctima número 44. El “autista”, Luigi, lo explicó así: «Un angelo custode mi ha salvato».

Del “miracoloso” suceso llamó mi atención el nombre de los supermercados “Basko”, pues los precursores del nacionalismo vasco, en especial Arturo Campión, escribían vasco, con b y con k; para ellos: Navarra era Nabarra y Vasconia era Baskonia.

Campión describe a los vascones como «gentes bárbaras y aventureras, ansiosas de guerrear y dispuestas a trocarse en tropas mercenarias deI primero que les brindase con buenas pagas y ocasiones de saqueo. No es por tanto, inverosímil que al preparar Hannibal su expedición a Italia, alistase a los Baskones».

Para el prócer de nacionalismo, los vascones estuvieron en el paso de los Alpes con los elefantes y combatieron con Aníbal Barca en la segunda guerra púnica «Natural es que los buscase, por hombres robustas, hechos a las inclemencias montañesas, que no habían de faltar en el paso de los Alpes»

Como el nacionalismo siembra la Historia de inventiva y ocurrencias, dejo a los discípulos de Campión prosigan las pesquisas para identificar la huella de nuestros ancestros con los “supermercati Basko”.

Adicionalmente, en el escombro del derrumbe del puente Morandi, creí ver los restos del cuatripartito foral que posibilitó el Gobierno del kambio. Si del hundimiento del viaducto de Génova se han barajado diversas causas, las del cuatripartito no son menos: errores de cálculo, fatiga, fisuras en el “acuerdo programático” y el definitivo embrollo de Podemos.

Cuando todo parecía que el camioncito vasco se iba a precipitar al vacio, llegaron para salvar al soldado Barkos, tres ángeles custodios del PSOE-PSN: Pedro Sánchez, Chivite, y Cerdán.

En el mes de mayo Chivite, tras haber sido proclamada candidata por el PSN a la presidencia del Gobierno de Navarra, dio pistas: “para llevar un nuevo cambio al Ejecutivo foral, un cambio real centrado en las personas, progresista y de izquierdas".

El doctor Sánchez, en la réplica al diputado de UPN, Íñigo Alli, durante la moción de censura, recetó el tratamiento y la posología para la Comunidad foral: «Apoyaremos gobiernos de progreso en Navarra y no gobiernos conservadores precisamente de partidos como el suyo, que se alinean con el Partido Popular».

El doctor es olvidadizo; su secretario de Política Federal, Patxi López, fue lehendakari en 2009 gracias a un acuerdo de investidura con el denostado Partido Popular, que le cedió 13 votos en el Parlamento vasco. Paradójicamente, su «socio prioritario», el PNV se ha alineado con el PP repetidas veces en el Congreso de los Diputados.

Sin embargo, de los tres, el que desvela con franqueza el objetivo es Cerdán, al anunciar su intención de formar en Navarra un «Gobierno de izquierdas y progresistas, también con Geroa Bai.» Aludir a un Ejecutivo «de izquierdas y progresistas» con la coalición electoral Geroa Bai, cuya presidenta es la peneuvista Barkos, es un intento de embrollar a la ciudadanía.

Históricamente, es un hecho bien sabido, los orígenes del PNV están ligados a la oligarquía vizcaína, como lo describe el etarra Emilio López “Beltza”: «De la Sota sería un ejemplo de cómo el capitalismo financió al PNV porque éste, gracias a la atracción del nacionalismo sobre buena parte de las clases populares, era un instrumento útil para frenar la lucha de clases y, sobre todo, para usarlo contra el “socialismo maketo y maketizante”»

Cerdán puede encontrar en los libros los orígenes del PNV que parece ignorar, pero en ellos no encontrará la sabia opinión de la abuela de un amigo: «Los del PNV, ni de izquierdas, ni de izquierdos, ni progresistas, ni progresistos, ellos siempre a lo suyo». Nadie lo podría haber explicado mejor.

Si el PSN pretende formar el Gobierno del rekambio, en contra del sentimiento mayoritario de los navarros, esgrimirá cuantas razones nimias desee. Ahora bien, lo que en realidad subyace es una componenda “toma y daca”, a tres bandas, para cercenar la identidad navarra: en Vitoria, Gobierno de Urkullu (PNV) en coalición con el PSE-EE(PSOE); en Madrid, Gobierno de Sánchez con los 5 votos del PNV, gracias a los cuales se convirtió en «socio prioritario» del PSOE; y en Pamplona, el año que viene, cerrarán el triángulo, con un Gobierno de Barkos con el apoyo del PSN y cuantos se sumen.

La aritmética no da para más.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los ángeles custodios de Uxue Barkos