Blog / Cartas al director

Huerta de Peralta: historia de un atropello

Por La voz de los lectores 03 Febrero, 2019 - 11:10

Carta enviada por los socios trabajadores de Huerta de Peralta.

Manifestación en apoyo a los trabajadores de Huerta de Peralta. MIGUEL OSÉS
Manifestación en apoyo a los trabajadores de Huerta de Peralta. MIGUEL OSÉS

Ahora que las aguas de Huerta de Peralta vuelven a su cauce, es tiempo de dar las gracias a quienes nos han apoyado y rechazar todas aquellas falsedades que nos han atribuido.

Comenzando por lo primero, es de recibo agradecer a todos los empleados que han ejercido su derecho al trabajo mostrándoles nuestra más absoluta gratitud. Ellos han sufrido empujones, insultos, presiones de todo tipo, pero nos han demostrado que son el motor de la empresa. Son los verdaderos vencedores, capital humano en el que se forja nuestra voluntad inquebrantable de seguir luchando. También merecen nuestra total consideración los agentes de la Policía Foral, Guardia Civil y Policía Municipal de Peralta, que han protegido y garantizado nuestra seguridad y la de nuestras propiedades, así como alguna institución y altos miembros de estas que en todo momento nos han trasladado su desinteresado apoyo.

En la cruz de la moneda nos encontramos con todos aquellos que nos han tachado de esclavistas y explotadores, adjetivos con los que nos vemos atacados por el mero hecho de ser empresarios, es decir, por arriesgar nuestros bienes y hasta nuestra salud para sacar adelante un proyecto.

En Huerta de Peralta siempre se han aplicado los acuerdos alcanzados con los empleados, la Ley y el Convenio Colectivo Agropecuario de Navarra que, dicho sea de paso, es el más favorable a los trabajadores de este sector en todo el territorio nacional. Hemos atendido a criterios humanos en la contratación de nuestro personal, hemos facilitado el trabajo de la mano de obra extranjera y, con ello, su reagrupación familiar, mano de obra de otros países, que es la única que se presta al duro trabajo que siempre ha sido y será el campo, pero en el que nosotros damos la vida predicando con el ejemplo.

Huerta de Peralta es una empresa familiar, en la que laboramos día y noche, invirtiendo todos nuestros esfuerzos y ahorros para mejorar nuestra producción, instalaciones y condiciones de trabajo, y volvemos a reinvertir los beneficios en ella, y todo para el nada desdeñable desafío de dar empleo a más de 190 familias y devolver todo el dinero que nos han prestado.

Tenemos que pensar seriamente en revalorizar la denostada figura del empresario, que hoy por hoy, lejos de explotar, mantiene el Estado del bienestar en el que todos queremos vivir y que lejos de enriquecerse, reinvierte; en definitiva, genera prosperidad.

Algunos que jamás han invertido más allá de ellos mismos se atreven a darnos lecciones de justicia empresarial. Jamás han tenido una empresa ni la tendrán, pero juzgan y sancionan sin derecho de oposición, y platican con el don de la verdad, sin tener ni puñetera idea de lo que hoy supone ser empresario.

En fin, en Huerta de Peralta hemos salido reforzados de esta situación, hemos abierto los brazos a los trabajadores huelguistas y vamos a seguir peleando para estar en la cabeza del sector agroalimentario y llevar los cultivos de nuestros campos por todo el mundo.

Es evidente que hemos sido víctimas de una campaña de intoxicación con fines políticos, con todo lo que ello ha supuesto, pero solo esperamos que el tiempo ponga a cada uno en su sitio.

Carta enviada por los socios trabajadores de Huerta de Peralta.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Huerta de Peralta: historia de un atropello