Blog / Cartas al director

¿Se sienten cómodos en la piel de un etarra?

Por La voz de los lectores 26 Diciembre, 2018 - 10:42

Carta enviada por José Ignacio Toca, hijo de Alberto Toca Echeverría, asesinado por ETA en 1982, y presidente de ANVITE.

Imagen de un acto de la red ciudadana SARE, para reclamar la puesta en libertad de los presos de ETA que se encuentran enfermos. Archivo / EFE
Imagen de un acto de la red ciudadana SARE, para reclamar la puesta en libertad de los presos de ETA que se encuentran enfermos. Archivo / EFE

Supone una aberración que un alcalde ceda suelo municipal para que unos ciudadanos pretendan hacernos ver que es una injusticia y una vulneración de derechos fundamentales el hecho de que haya personas de nuestra tierra en la cárcel por matar, intentar matar o colaborar para matar a otras personas de nuestra tierra (y de otras) y que para ponernos en su lugar nos inviten a pasar media hora en una celda simulada en pleno corazón de la ciudad. 

La primera lógica reacción es pedir a los organizadores que si quieren enseñar a la ciudadanía las consecuencias de la vulneración de derechos fundamentales no tienen más que invitarles a ir a visitar los cementerios donde yacen las víctimas mortales de esos asesinos, los zulos donde sobrevivieron a duras penas las víctimas de secuestros o simplemente pedir una breve entrevista con víctimas de atentados milagrosamente vivas pero postradas en silla de ruedas, mutiladas y marcadas de por vida.

Pero cuando leo que hay personas que están dispuestas a prestarse a semejante desatino yo me planteo otra reflexión: ¿Realmente alguien moralmente sano desea ponerse en el lugar de un asesino? 

Si nadie consigue detener esta barbaridad y al final esto va adelante, yo les propongo a los flamantes candidatos a presos eventuales (Julio Soto (Bertsolari), Anabel Arraiza (Actriz) Hutsun Txalapartariak, Maider Ansa (Cantante), LAB, ELA, Hiru, Steilas, EH Bildu, Salhaketa, Etxerat, Sortu, Reyes Ilintxeta (Euskalerria Irratia), Joseba Santamaria (Diario de Noticias), Joxerra Senar (Berria), Martxelo Diaz (Gara – Naiz), Miguel Angel Llamas “Pitu” (Ahotsa.info), según la web de los organizadores) que además de ponerse en el papel de “los suyos”, durante esa media hora de ensoñación transfigurativa deliren también con ser El Chicle, Bernardo Montoya, Patrick Nogueira, José Bretón, o cualquier otro asesino actualmente preso y socialmente repudiado y condenado, además de ser, Pakito, Fiti, Potros, Txapote, Kantauri... y, por supuesto, que se pongan también en el lugar de las víctimas de sus respectivos crímenes; los resultados son los mismos: muerte y desolación, pero con la agravante diferencia de que estos últimos estaban organizados y con un fin común.

¿O a lo mejor les incomoda estar en la piel de asesinos de mujeres y de niños o de sus propios familiares, pero se sienten cómodos en la piel de un etarra...?

Al final la reflexión es: ¿Hay categorías de asesinos? O lo que es peor ¿Hay categorías de víctimas? Claro, igual no es lo mismo haber sido un txakurra, un txibato, o un fatxa o haber pertenecido a según qué partido político, que ser una “víctima inocente”. Ni ser un asesino común, vulgar y trastornado, a ser un auténtico gudari.  

Es necesario ya rebelarse ante la inmoralidad y la normalización de hechos aberrantes como este, plantarse y preguntarse de una vez por todas que es lo que queremos para nuestros hijos y futuras generaciones, ir al fondo ético del asunto y comprender y hacer comprender que nada justifica quitar la vida a una persona, que el mal tiene consecuencias y que éstas se han de pagar. 

De todas maneras, si nadie consigue detener este acto vergonzoso, invito a los periodistas a acudir a la salida de cada turno y preguntar a los presos eventuales: “¿Que se siente siendo un asesino?”.

Carta enviada por José Ignacio Toca, hijo de Alberto Toca Echeverría, asesinado por ETA en 1982, y presidente de ANVITE.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¿Se sienten cómodos en la piel de un etarra?