PREMIUM  TRIBUNALES

El acusado de la muerte de un hombre en fiestas de Burlada niega que estuviese siquiera en la localidad

La Fiscal solicita 4 años de prisión para el acusado de la muerte del policía municipal de Cizur que falleció en fiestas de Burlada en 2014.

Calle Mayor de Burlada donde tuvo lugar la pelea.
Calle Mayor de Burlada donde tuvo lugar la pelea.  

Durante la mañana de este jueves 24 de noviembre se ha sentado en el banquillo de acusados de la Sala de Lo Penal nº3 de la Audiencia Provincial de Pamplona el hombre moldavo acusado de la muerte en 2014 de Alfonso Cueva.

Al hombre se le acusa de propinarle un fuerte puñetazo a la víctima que cayó al suelo y recibió un brutal golpe contra el pavimento que le provocó un traumatismo craneoncefálico con un edema que hizo que falleciera tras tres días en la UCI.

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del 14 de agosto de 2014 en fiestas de Burlada. El fallecido se encontraba con cuatro de sus hijos, la novia de uno de ellos y su mujer en la calle Mayor de Burlada a la altura del bar Bogart cuando se produjo una pelea en la calle.

El hombre pensó que uno de sus hijos se había visto envuelto en el tumulto y cruzó la carretera para ir a ver si estaba allí. Al llegar a la altura del embrollo formado por varias personas en medio de la calle llena de gente y con varias peleas simultáneas el hombre recibió un puñetazo en el ojo y cayó desplomado contra el suelo de espalda.

La mujer iba tras él y pidieron auxilio mientras las personas involucradas en la pelea se marcharon corriendo del lugar. "Sólo estaba mirando" ha asegurado la familia de Alfonso Cueva que ha negado en todo momento que el padre hubiera agredido a nadie.

NATURAL DE ECUADOR, CASADO Y CON CINCO HIJOS

Alfonso Cuevas pertenecía a la Brigada de Policía Municipal de Cizur, estaba casado y tenía 5 hijos, cuatro de ellos estaban presentes en el momento en el que cayó al suelo quedando inconsciente en medio de una gran pelea que se organizó en la zona de bares de Burlada en el sábado de fiestas de la localidad en 2014.

El grupo Judicial del Cuerpo Nacional de Policía llevó a cabo la compleja búsqueda del agresor. La calle estaba abarrotada y algunas de las personas que se pegaban ni se conocían. En ese marco de tumulto, según lo describió la familia, Alfonso se encontraba con ellos de fiesta al margen de la multitudinaria pelea, en un momento dado perdió de vista a uno de sus hijos y pensó que se había visto envuelto en la reyerta se acercó a la zona de la pelea intentando localizarlo y recibió un fuerte puñetazo que lo derribó y lo dejó inconsciente en el suelo debido al fuerte golpe.

DIFÍCIL IDENTIFICACIÓN DEL AUTOR

En un primer momento la investigación apuntaba hacia otro sospecho que al parecer ni se encontraba en el lugar en el momento del puñetazo. Se trataba de un hombre originario de un país del Este que un Policía Municipal había visto en la puerta del bar horas antes de la agresión por un requerimiento policial anterior. Sin embargo, este hombre ya no se encontraba en la zona cuando se produjo la pelea en la que falleció Cueva.

Finalmente A. B. de 29 años y origen moldavo se sienta en el banquillo de los acusados pese a que insiste en que la noche de los hechos estaba en su casa en Buztintxuri con su mujer y su hija de 9 meses cenando con otra pareja a la que habían invitado a cenar. Tanto la fiscal como la acusación particular han hecho énfasis en contradicciones sobre la coartada del acusado y las versiones que se habían dado sobre la cena. Si el motivo de la cena era por un viaje a Canarias o a Cantabria, si la niña estaba o no en la casa mientras cenaban, si el acusado tenía coche o no o si trabajaba en Francia o en Irún.

La investigación ha resultado extremadamente complicada dado que no se conocían y la familia no pudo ver bien al agresor ya que era de noche, había mucha gente y fue todo muy rápido. Sin embargo, un vehículo aparcado en la zona colocaba al sospechoso en el lugar de los hechos.

El hombre se ha defendido alegando que ese coche sólo estaba a su nombre porque le hizo un favor a un amigo y lo puso a su nombre pero que nunca lo había usado, incluso la abogada se ha quejado por la ausencia de el dueño real del coche y su hermano a los que ubica en la zona y no a su defendido.

El abogado de la familia ha considerado al acusado culpable de un delito de homicidio imprudente, con las agravantes de omisión de socorro y de abuso de superioridad para lo que pide 6 años de prisión y 260.000 euros en concepto de responsabilidad civil. La fiscal por su parte solicita 4 años de prisión para el acusado y la misma indemnización.

Por el contrario, la abogada defensora ha pedido la absolución de su cliente ya que considera insuficientes las pruebas de que él sea el autor de la agresión "únicamente 2 ruedas de reconocimiento" en las que la mujer y la novia del hijo reconocieron a su cliente cuando "ya habían visto su cara gracias a una imagen que les había enseñado la policía", ha señalado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El acusado de la muerte de un hombre en fiestas de Burlada niega que estuviese siquiera en la localidad