PREMIUM  TRIBUNALES

La Fiscalía tira por tierra la defensa de los detenidos: "Ellos querían mantener relaciones sexuales en grupo, algo que ella desconocía"

El ministerio fiscal despeja en su escrito cualquier atisbo de duda sobre el consentimiento que los acusados esgrimen en su defensa. 

Prenda se apoya en la recepción del Hotel Yoldi de Pamplona minutos después de la violación en Pamplona mientras buscaba un hotel donde dormir.
Prenda se apoya en la recepción del Hotel Yoldi de Pamplona minutos después de la violación en Pamplona mientras buscaba un hotel donde dormir.  

La Fiscalía de Navarra ha tirado por tierra en su escrito de acusación la principal línea de argumentación de los detenidos por la violación grupal de San Fermín. Según la versión de los cinco sevillanos, las relaciones sexuales con la chica fueron en todo momento consentidas. De hecho, uno de los detenidos llegó a acusar a la joven de mentir sobre los hechos para salir del paso. 

En el texto en el que la Fiscalía de Navarra pide 22 años de cárcel para cada uno de los cinco acusados el ministerio fiscal mantiene que desde el primer momento que se encontraron con la chica en la Plaza del Castillo el objetivo de los sevillanos era mantener "relaciones sexuales en grupo con ella, propósito que la chica desconocía". 

De esta manera la Fiscalía no deja ni siquiera un pequeño resquicio a la duda sobre el beneplácito de la joven o de que ellos explicaran su propósito a la chica.

En el relato de los hechos se precisa que, sobre las 2.50 horas de la noche del 6 al 7 de julio la joven se encontró con los cinco sevillanos en un banco de la plaza junto a la bajada de Javier

Allí entabló conversación con ellos pero sólo 10 minutos después les comunicó que se retiraba a dormir en el coche en el que había llegado a Pamplona en compañía de un amigo y que estaba aparcado en el Soto de Lezkairu. 

Los acusados le dijeron que la querían acompañar, pero desde ese momento comenzaron a "buscar un lugar donde mantener relaciones sexuales en grupo con ella". Según la Fiscalía, los acusados valoraron entrar primero en un portal con escaleras descendentes, pero descartaron la idea al darse cuenta de que se trataba en realidad del acceso a los baños del bar Txoko, donde había mucha gente. 

Desde allí siguieron su camino y le preguntaron al portero del Hotel Europa si tenían una habitación por horas o para toda la noche, "que la querían para follar", manteniéndose la chica en todo momento alejada del grupo y ajena a esa conversación. 

El relato explica que los cinco sevillanos y la chica siguieron camino hasta la confluencia con la avenida de Roncesvalles, donde la chica se besó con Ángel Boza. No especifica la Fiscalía el supuesto episodio en el Hotel Leyre, donde el grupo llegó también en busca de una habitación, tal y como declararon algunos testigos. 

Ya en el portal de Paulino Caballero 5, José Ángel Prenda aprovechó que una vecina llamaba al telefonillo para sujetar la puerta y acceder al interior, tras una breve conversación con la vecina, a la que dijo que estaba alojado en el inmueble. El mismo acusado encontró un cuarto de luz y agua en el segundo piso y bajó de nuevo al portal para franquear el paso a sus compañeros. 

"Vamos, vamos", les dijo el conocido como El Prenda. Dos de ellos agarraron a la chica por los brazos y la metieron en el portal, tapándole la boca y diciéndole que se callara y no gritara. La llevaron, tras subir hasta el segundo rellano, a un pasillo sin salida que da acceso a los cuartos de servicio de agua y electricidad, con una dimensiones de 2,73 metros de largo con entre 1.02 y 1.63 de ancho. 

"Una vez allí, la rodearon entre los cinco, le quitaron la riñonera y el jersey y le bajaron los leggins y el tanga. Ellos a su vez se ajaron los pantalones y la ropa interior y valiéndose de su superioridad física y numérica y de la imposibilidad de la joven de ejercer la más mínima resistencia, ante el temor a sufrir un daño aún mayor, ni huir del lugar, actuando de común acuerdo y con ánimo libidinoso, le obligaron a realizar diferentes actos sexuales con cada uno de ellos", relata la Fiscalía en su escrito. 

Hubo penetración por dos vías y felaciones, llegando a eyacular dos de ellos sin que ninguno de los acusados utilizara preservativo. El relato de lo ocurrido en el interior del cuarto explica cómo los cinco obligaron a la joven a efectuar los actos de manera simultánea con todos ellos. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Fiscalía tira por tierra la defensa de los detenidos: "Ellos querían mantener relaciones sexuales en grupo, algo que ella desconocía"