PREMIUM  TRIBUNALES

Uxue Barkos cobró dietas de reuniones 'fantasma' sin justificar y el Ayuntamiento de Pamplona las pagó

Barkos percibió el tope máximo de reuniones de grupo mensuales para acumular hasta 19.000 euros anuales durante 8 años sin ningún control.

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. EFE/Jesús Diges
La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos. EFE/Jesús Diges  

La decisión del Tribunal de Cuentas de investigar los pagos de las dietas de Pamplona a Uxue Barkos y a otros concejales de su mismo grupo (Nafarroa Bai y Geroa Bai-PNV) vuelve a poner de actualidad el opaco sistema de cobro por reuniones de grupos municipales del que la ahora presidenta de Navarra se benefició. 

Barkos compaginó su labor como diputada en el Congreso y concejal en Pamplona durante dos legislaturas completas, de 2007 a 2015. A pesar de que pasaba, según declaró ella misma, la mayor parte de la semana en Madrid, se las ingenió para cobrar reuniones de grupo municipal como si su dedicación en Pamplona fuera máxima

Barkos percibió el tope máximo de 13 reuniones de grupo mensuales para acumular hasta 19.000 euros anuales sin ningún control. De hecho, el consistorio de Pamplona le abonó dietas con firmas falsificadas. Los responsables de los pagos desconocían que otros concejales del grupo de Uxue Barkos firmaban por ella para poder cobrar el tope de reuniones. 

Todos los concejales de Pamplona eran retribuidos por su labor municipal. Unos cobraban como liberados (dedicación exclusiva), mientras que otros, entre ellos Uxue Barkos, cobraban por asistencia a reuniones; plenos, comisiones y reuniones de grupo. 

El problema llegó cuando se descubrió que el secretario municipal ratificaba la asistencia a los plenos y comisiones, pero las reuniones de grupo eran opacas, sin actas ni justificación alguna. No existía convocatoria, ni hora ni lugar de celebración ni, por supuesto, certificación de asistencia

De hecho, ni siquiera las reuniones de grupo eran legales: no estaban consideradas órganos colegiados del consistorio por el propio reglamento orgánico de Pamplona y por la Ley de Bases del Régimen Local. A pesar de todo ello, Pamplona las abonaba sin ningún control y Barkos aprovechó este resquicio para cobrar siempre el máximo. 

Según la normativa, la ley exigía confirmar la asistencia a una reunión levantando acta (concurrencia efectiva), algo que en el caso de Uxue Barkos jamás existió.

Ni el secretario municipal ni ningún órgano municipal certificaron jamás las reuniones de Uxue Barkos y de su grupo municipal, que falsificaba la firma de Uxue Barkos para que la concejal y diputada, que pasaba la semana en Madrid, pudiera cobrar dietas de Pamplona y siempre el máximo. 

Los responsables de Recursos Humanos del Ayuntamiento que pagaban la totalidad de las dietas confirmaron que ellos no comprobaban que esas reuniones se habían celebrado.

Uxue Barkos podía cobrar hasta 156 reuniones anuales a 120 euros cada cita: 18.720 euros anuales. Pues bien, Barkos no perdonó a Pamplona ni un sólo euro, a pesar de que su trabajo en Madrid le hacía imposible asistir en Pamplona a todas las reuniones que llegó a pasar a cobrar.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Uxue Barkos cobró dietas de reuniones 'fantasma' sin justificar y el Ayuntamiento de Pamplona las pagó