PREMIUM  TRIBUNALES

Juzgan a un vecino de Milagro que atropelló y mató drogado a un joven de 20 años en Tudela

El autor huyó del lugar del suceso y la Fiscalía pide 7 años y medio de cárcel por la muerte del vecino de Zaragoza Carlos Pellejero.

Estado en el que quedó el coche del vecino de Milagro tras el atropello mortal
Estado en el que quedó el coche del vecino de Milagro tras el atropello mortal  

Así lo solicita la Fiscalía de Navarra en escrito de acusación contra el joven de 29 años, que se encuentra en prisión desde el momento de los hechos. En el accidente murió Carlos Pellejero, que en esos momentos estaba acompañado de su novia y de otros amigos, y dos jóvenes de 20 y 21 años resultaron heridas en el mismo suceso.

Junto a la pena de prisión, la Fiscalía solicita el pago de 180.000 euros a los padres del fallecido, que era hijo único, por los daños causados en concepto de responsabilidad civil. También debe abonar 7.000 y 10.000 euros a las dos chicas heridas. Parte de estas cantidades ya han sido consignadas por la compañía de seguros. Se solicita, además, que se le retire durante 6 años el carné de conducir.

La Fiscalía señala en su escrito que el 16 de abril de 2017 se celebraba en Tudela el Día del Cristo. En el paraje denominado Soto de Traslapuente de Tudela se reunió un gran número de jóvenes. Sobre las 19.45 horas, cuando ya estaba terminando la jornada, el acusado subió a bordo de un vehículo propiedad de su padre "y comenzó a conducirlo influenciado por la ingesta de cocaína y marihuana que había consumido en las horas previas".

Desde ese lugar se desplazó por el camino de Las Norias, un camino rural de 5 metros de anchura y sin arcenes, delimitado por las fincas agrícolas. Por ese camino se desplazaban de regreso a Tudela numerosos grupos de jóvenes que habían asistido a la celebración.

"Pese a dicha afluencia de peatones, el acusado conducía a excesiva velocidad por el camino rural, con evidente desprecio a las más elementales normas de circulación, realizando una maniobra brusca de giro al llegar a una curva cerrada a izquierda, estando a punto de atropellar a un peatón, quien tuvo que tirarse al suelo para no se arrollado por el acusado", relata la Fiscalía

A continuación y con motivo de la velocidad inadecuada, el vehículo del acusado invadió parte del margen derecho de la vía por un espacio de 26 metros, reincorporándose al camino y atropellando a tres jóvenes, que no pudieron hacer nada por evitar el atropello al no tener tiempo de reacción.

El fallecido se golpeó la cabeza contra la luna del vehículo y alió proyectado unos 14 metros. Por su parte, una de las chicas fue transportada sobre el capó durante varios metros, hasta que el acusado hizo un giro para conseguir que cayera al suelo. La otra persona fue lanzada a 15 metros de distancia.

"El acusado, pese a ser consciente de que había atropellado a varias personas no detuvo el vehículo y se dio a la fuga, escapando del lugar, sin auxiliar a los heridos ni preocuparse por su estado y gravedad, mientras los dos ocupantes de su vehículo le pedían que parara", resalta la Fiscalía en su texto.

LIMPIÓ LOS RESTOS DE SANGRE

El joven de Milagro declaró pocas horas después de los hechos ante la juez que no se "apercibió de haber atropellado a personas" cuando sintió el fuerte golpe. 

El joven huyó del lugar del atropello, dejó que se bajaran los ocupantes del coche a los que alertó de que no contaran nada de lo sucedido, aparcó el coche en su garaje, trató de limpiar los restos de sangre del vehículo y se metió en la cama a dormir antes de ser detenido. 

La juez de Tudela que instruye el caso señaló que del atestado y averiguaciones policiales se infiere que el investigado siguió conduciendo hasta parar en un campo dónde quitó cristales de la luna delantera, la cual había quedado resquebrajada por el siniestro, y una vez realizada dicha actuación, siguió su ruta hasta Milagro.

En las actuaciones consta que a partir de las declaraciones de los testigos, un miembro de la Policía Judicial de la Policía Foral le llamó al chico por teléfono, y éste le colgó, así como acudió a su domicilio en Milagro la Guardia Civil. "Tras varios intentos de localizar al investigado, éste accedió a hablar con los mismos, les reconoció los hechos, y salió de su domicilio, momento en el que fue detenido", mantuvo la juez en su escrito. 

Se le efectuó la prueba de detección de sustancias estupefacientes, que dio como resultado positivo en cocaína


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juzgan a un vecino de Milagro que atropelló y mató drogado a un joven de 20 años en Tudela