TRIBUNALES

Defensas del caso Osasuna piden que la Liga no ejerza como acusación particular y plantean cambios en el juicio

Estos delitos fueron presuntamente cometidos durante el mandato de Miguel Archanco, en el periodo 2012 a 2014.

Comienzo del juicio por el 'Caso Osasuna' en el Palacio de Justicia de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
Comienzo del juicio por el 'Caso Osasuna' en el Palacio de Justicia de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

Varias defensas del caso Osasuna han pedido este lunes que la Liga no pueda ejercer la acusación particular en el caso, sino que esté personada en el caso como acusación popular, lo que limitaría su posibilidad de pedir indemnización y el pago de sus costas en el proceso.

Además, han solicitado también que se invierta el orden previsto en las sesiones de los juicios, de forma que los acusados declaren después de practicarse las pruebas y no antes.

Estas son algunas de las cuestiones que se han planteado en la primera sesión del juicio por el caso Osasuna que se sigue en la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra y en el que se enjuicia a seis exdirectivos de Osasuna, tres exjugadores del Betis y dos agentes inmobiliarios acusados de delitos de apropiación indebida, societarios, falsedad en documento mercantil, falsificación de las cuentas anuales y corrupción deportiva (por el supuesto amaño de partidos).

En la primera sesión se están escuchando las cuestiones previas que plantean las partes personadas. Así, la defensa del expresidente de Osasuna Miguel Archanco ha pedido que los acusados realicen sus declaraciones después de que se practiquen las pruebas, y no antes, como estaba previsto.

En concreto, la previsión inicial es que los once acusados declaren entre el 21 y el 23 de enero. En concreto, el 21 lo harían Ángel Vizcay, exgerente; Diego Maquírriain, expresidente de la Fundación Osasuna, y Sancho Bandrés y Jesús Peralta, exdirectivos; el 22, Juan Pascual, exdirectivo; Miguel Archanco, expresidente; y Cristina Valencia y Albert Nolla, agentes inmobiliarios; y el 23 de enero, Antonio Amaya, Jordi Figueras y Xabier Torres, exfutbolistas del Betis.

Todas las defensas se han adherido a la petición realizada por la defensa de Archanco, mientras que la fiscal y las acusaciones ejercidas por la Liga y el Club Atlético Osasuna se han opuesto. La fiscal ha planteado que las declaraciones se han al principio, aunque planteando un cambio en el orden previsto.

Por otro lado, la abogada de Archanco ha pedido también que la Liga no pueda ejercer como acusación particular sino como popular, considerando que no es "perjudicada ni ofendida" en este proceso. Varias defensas se han adherido a este planteamiento, mientras que la fiscal, la Liga y Osasuna se han opuesto.

En concreto, el letrado de la Liga ha subrayado que sí son "perjudicados y ofendidos" en este proceso y ha destacado que la Liga vela por el correcto funcionamientos de las competiciones que organiza.

Otro aspecto que ha mencionado la letrada de Archanco es el cambio de dos tercios de la sala que enjuicia el caso, un cambio que, según la abogada, se notificó el pasado viernes, con un solo día hábil de antelación antes del inicio del juicio. Según la letrada, esta situación vulnera el derecho al juez "natural" y la posibilidad de ejercer la recusación contra las nuevas magistradas que integran la sala.

La fiscal ha explicado que el cambio se ha debido a enfermedad de dos de los magistrados y ha defendido que la sustitución se ha hecho conforme a lo previsto en la ley.

En otro orden de cosas, la letrada de Archanco ha solicitado que se incorporen en el juicio correos privados del exgerente de Osasuna Ángel Vizcay, considerando que podrían servir para conocer una posible coacción que habría podido llevar a Vizcay a realizar la declaración que realizó en el inicio del caso. Las acusaciones y la defensa del propio Vizcay se han opuesto.

Los delitos que se enjuician fueron presuntamente cometidos durante el mandato de Miguel Archanco -en el periodo 2012 a 2014- o con posterioridad para justificar las actuaciones ilícitas cometidas en ese tiempo. El juez instructor cifró el dinero extraído de las cuentas del club con fines delictivos o cuyo destino no ha sido justificado por los directivos responsables de la gestión del club en al menos 2,2 millones de euros.

Sobre la supuesta compra de partidos, el magistrado estimó que había indicios de que exmandatarios de Osasuna pagaron a tres jugadores del Betis, Antonio Amaya, Jordi Figueras y Xavier Torres, 650.000 euros en metálico, 400.000 para que ganaran al Valladolid y 250.000 para que perdieran con el club rojillo en los dos últimos partidos de la temporada 2013-14.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Defensas del caso Osasuna piden que la Liga no ejerza como acusación particular y plantean cambios en el juicio