TRIBUNALES

Chivite alarga la agonía de su consejero Ayerdi, imputado por corrupción en el Supremo, y se niega a cesarlo

El Gobierno de Navarra ha emitido un comunicado asegurando que el auto del Supremo "no declara todavía la admisibilidad de la querella y la consiguiente declaración de Ayerdi".

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi, dará a conocer el balance de la campaña de ayudas a trabajadoras y trabajadores autónomos para hacer frente a las consecuencias económicas del COVID-19. MIGUEL OSÉS
El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial, Manu Ayerdi. MIGUEL OSÉS

El Gobierno de Navarra ha decidido alargar la agonía de Manu Ayerdi en el puesto de consejero después de que el Tribunal Supremo haya abierto una causa contra el dirigente del Geroa Bai-PNV por malversación de fondos públicos y prevaricación en el caso Sodena. 

En una escueta nota de prensa remitida a los medios, Chivite se niega por el momento a cesar al consejero de su Gobierno imputado por corrupción con la excusa de que todavía no ha sido llamado a declarar, considerado que el auto del Supremo no es lo suficientemente claro. 

"Si el Tribunal Supremo considera como investigado a Manu Ayerdi por el asunto referido a la empresa Davalor, dejará de ser consejero del Gobierno de Navarra". Esta es la excusa que ha puesto el Gobierno de Navarra para 'saltarse' la ley y que el consejero y exvicepresidente no deje su cargo.

En un comunicado, el Ejecutivo ha señalado que "hay que recordar que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, en auto de fecha de 1 de diciembre de 2020 conocido hoy, recaída en el procedimiento de la causa especial número 20346/2020, ha acordado declararse competente para la instrucción, y en su caso, el enjuiciamiento del consejero de Desarrollo Económico del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi, así como abrir el procedimiento designando instructor".

"Este auto no declara todavía la admisibilidad de la querella y la consiguiente declaración de Ayerdi, esperando a que el instructor realice su labor para tomar una decisión", se escuda el Gobierno. 

"En el caso de que finalmente se admita la querella y Ayerdi sea considerado como investigado, sería de aplicación lo previsto en el artículo 68 de la Ley Foral 14/2004, de 3 de diciembre, del Gobierno de Navarra y de su Presidenta o Presidente, en virtud de que los supuestos hechos presuntamente constitutivos de delito son los de prevaricación del artículo 404 del Código Penal y de malversación de caudales públicos del artículo 432 del citado código", añade. 

Así, termina asegurando que "dicho artículo explicita que, en dicho escenario de admisión de la querella y de declaración como investigado, Ayerdi dejará ser consejero del Gobierno de Navarra bien, en primera instancia, a voluntad propia o bien por decisión por parte de la persona que en su día le otorgó la confianza, es decir, la Presidenta del Gobierno de Navarra". 

LA LEY LE OBLIGA A DIMITIR O SER CESADO

Sin embargo, Ayerdi tiene que dimitir o ser cesado por María Chivite. Así lo exige el artículo 68 de la Ley Foral aprobado en 2018 por el Gobierno de Uxue Barkos y el cuatripartito nacionalista y que modificaba otras dos leyes anteriores señalando la incompatibilidad del puesto de consejero foral con una situación procesal de investigación (antigua imputación) por un posible delito de corrupción, que son los que también se han tipificado en el caso del auto de Manu Ayerdi. 

La ley determina lo siguiente: "En el momento en que un cargo público electo o sujeto a nombramiento de libre designación conozca, de forma fehaciente, que un juzgado o tribunal competente ha adoptado un auto estableciendo su situación procesal de investigado o figura legal equivalente por la presunta comisión de los delitos contemplados en los artículos 404 a 444 o 472 a 509 del Código Penal actualmente vigente, entenderá que su permanencia en el cargo es incompatible con la confianza que se debe trasladar a la ciudadanía sobre la vigencia de los principios éticos y con la obligación de preservar el prestigio de las instituciones".

Además, en el siguiente punto se indica que así lo debe comprender "quien tenga la potestad de relevarlo". En este caso, la propia presidenta de Navarra, María Chivite. 

De esta manera, tanto Manu Ayerdi como María Chivite cometerán sendos delitos de prevaricación (incumplir una ley a sabiendas) en el caso de mantener al consejero en su puesto


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite alarga la agonía de su consejero Ayerdi, imputado por corrupción en el Supremo, y se niega a cesarlo