• sábado, 15 de mayo de 2021
  • Actualizado 17:19

 

 
 

TRIBUNALES

La justicia navarra anula su inclusión en un ERTE porque estaba de vacaciones

Los magistrados sostienen que la suspensión del contrato no guardaba relación con el ERTE por fuerza mayor, sino por el cierre por vacaciones de la empresa cliente.

Vista de la puerta principal de la fábrica de Volkswagen Navara regresa a la actividad por turnos y con total normalidad en lo que es una vuelta progresiva al trabajo de producción planificado antes de la entrada en vigor de las normas de confinamiento por coronavirus, COVID-19, marcadas por el Gobierno de España a raíz del Estado de Alarma. En Pamplona, Navarra, España. A 27 de abril de 2020.

Vista de la puerta principal de la fábrica de Volkswagen Navara regresa a la actividad por turnos y con total normalidad en lo que es una vuelta progresiva al trabajo de producción planificado antes de la entrada en vigor de las normas de confinamiento por coronavirus, COVID-19, marcadas por el Gobierno de España a raíz del Estado de Alarma. En Pamplona, Navarra, España. A 27 de abril de 2020.


27/4/2020
Vista de la puerta principal de la fábrica de Volkswagen Navarra. ARCHIVO

El Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha confirmado una sentencia que declaró contraria a derecho la inclusión de un trabajador que ya había solicitado las vacaciones en un ERTE por causas de fuerza mayor durante la pandemia derivada de la Covid-19. 

La Sala de lo Social del TSJN, que confirma una sentencia del Juzgado de lo Social nº 3 de Pamplona, considera que la decisión empresarial de suspender el contrato no guarda relación alguna con la fuerza mayor, sino con el cierre por vacaciones de la empresa cliente.  

El trabajador prestaba servicios en una empresa dedicada a la actividad de limpieza en la empresa cliente Volkswagen Navarra durante los fines de semana. 

Como consecuencia del cese de actividad de la empresa cliente, la empresa demandada solicitó con fecha 23 de marzo de 2020 un ERTE de suspensión de contratos por fuerza mayor (Covid-19), en el periodo comprendido entre el 16 de marzo y el 31 de diciembre de 2020. 

Se tramitó dicho ERTE y la empresa comunicó a los trabajadores, entre ellos al demandante, por escrito de 5 de julio, que había decidido suspender su contrato de trabajo en aplicación del ERTE y que no debía acudir a trabajar los días 11, 12, 18, 19, 25 y 26 de julio y 1, 2, 8 y 9 de agosto de 2020. 

El demandante, previamente, había solicitado y tenía concedidas vacaciones durante los días indicados. 

La sentencia de instancia estimó la pretensión del demandante al entender que la decisión empresarial vulneró su derecho a las vacaciones al incluirle en el ERTE durante los días que las tenía concedidas y, también, que fue contraria a la buena fe contractual ya que existían al menos 25 trabajadores de limpieza que no habían solicitado las vacaciones en el periodo de cierre de Volkswagen y que, por tanto, podían haber realizado tareas especiales si es que realmente hubieran sido exigidas por el cliente. 

En el presente caso, según explica la Sala de lo Social del TSJN, no se impugnó ninguna resolución ni acto administrativo, sino exclusivamente la decisión empresarial de suspensión del contrato durante los días de julio y agosto de 2020 en los que ya tenía concedidas las vacaciones. 

El cese de la actividad de Volkswagen Navarra debido a la Covid-19 determinó la tramitación del ERTE por fuerza mayor de la empresa de limpieza. 

La actividad de Volkswagen Navarra se reanudó, primero en un solo turno y a partir del 3 de junio también en el turno de tarde. Ello originó que el trabajador demandante fuera desafectado del ERTE el 8 de mayo de 2020. 

Lo que posteriormente aconteció, recoge la sentencia, es que el actor solicitó sus vacaciones anuales a disfrutar durante algunos días de los fines de semana de julio y agosto, petición que se entendió concedida al no haber recibido comunicación en contra. 

A continuación, la empleadora del demandante, ante el cierre de la planta de Volkswagen durante la época estival, comunicó al actor que había decidido suspender su contrato aplicando el ERTE por fuerza mayor.

“Aquí es donde reside la no justificación de la decisión empresarial, que entendemos no guarda relación alguna con la fuerza mayor, sino con el cierre por vacaciones de la empresa cliente, suspendiendo el contrato de trabajo del actor por fuerza mayor durante unos días del verano en los que ya tenía concedidas las vacaciones. Más aún, como constata el hecho probado octavo, podía haber optado por otros empleados de limpieza que no tenían concedidas las vacaciones en el periodo coincidente con el cierra de Volkswagen Navarra”, recalca la Sala.  


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La justicia navarra anula su inclusión en un ERTE porque estaba de vacaciones