PREMIUM  TRIBUNALES

Factura astronómica en un puticlub de Berrioplano: 2.163 euros por pasar 10 horas con una chica

El hombre está acusado de pagar el servicio de 10 horas con una chica del puticlub y varias consumiciones con una tarjeta de mentira.

Una copa en una barra de bar. ARCHIVO
Una copa en una barra de bar. ARCHIVO  

El juicio a un hombre acusado de pagar con una tarjeta falsa en un puticlub de Berrioplano previsto para este viernes 10 de marzo ha sido suspendido al no presentarse a la vista la trabajadora del club y otro hombre que habían sido citados en calidad de testigos.

El Ministerio fiscal solicita para el acusado una pena de 9 años de prisión por los delitos de falsificación de tarjetas de crédito y orto delito de falsedad de documento mercantil, además solicita una multa de 6.600 euros y que devuelva los 2.163 euros al puticlub. El hombre es reincidente de ambos delitos.

La vista oral ha tenido lugar en Pamplona y tras el interrogatorio del acusado y la prueba testifical de un camarero del club y el agente de la Policía foral que intervino, el juicio ha quedado suspendido al considerarse necesaria la declaración de la mujer y del otro testigo.

El letrado que ha ejercido la defensa del hombre se ha mostrado interesado en continuar con la vista ya que ha señalado que probablemente aunque se señalara una nueva fecha la mujer iba a continuar en paradero desconocido.

DIEZ HORAS CON UNA CHICA, MÁS DE 2.000 EUROS

Los hechos tuvieron lugar el 12 de agosto de 2015 cuando hacia las 5 de la madrugada, según el Ministerio fiscal, un hombre acudió a un puticlub de Berrioplano, invitó a una chica, trabajadora del local, a una copa y solicitó una habitación con la mujer durante 10 horas. Tal y como ha explicado el camarero del puticlub, los servicios se pagan por adelantado.

El hombre pidió la habitación para 10 horas y varias copas y le entregó al camarero una tarjeta de crédito que al trabajador le resultó extraña. Según los testigos, el nombre de la tarjeta coincidía con el del cliente aunque el chip parecía pegado con cello y la tarjeta parecía plastificada de forma casera.

El trabajador la pasó por el datáfono y el chip no funcionaba aunque la banda magnética sí, por lo que se le pudo cobrar el servicio.

Sin embargo, el camarero avisó a la policía de que un cliente había hecho un pago con una tarjeta que parecía falsa. Al ir a la habitación para que le volviese a enseñar la tarjeta el hombre le enseñó otra y la primera tarjeta no volvió a aparecer.

La Policía foral acudió al establecimiento y detuvo al hombre por estos hechos.

Entre las alegaciones de la defensa se ha apuntado que el hombre no hizo uso de las 10 horas ya que fue entró al local a las 5 de la madrugada y a las 9 de la mañana lo detuvo la Policía foral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Factura astronómica en un puticlub de Berrioplano: 2.163 euros por pasar 10 horas con una chica