TRIBUNALES

"Prefiero que me viole a que me mate": el testimonio ante el juez de una vecina de Pamplona que huyó del maltrato de su expareja

En la primera sesión del juicio ha declarado la víctima que ha relatado ante el juez las palizas y vejaciones que habría sufrido en los últimos 10 años.

Una habitación con un sofá-cama de una imagen de  archivo. FLICKR
Una habitación con un sofá-cama de una imagen de archivo. FLICKR

Un hombre, de origen búlgaro, ha sido juzgado este jueves 1 de mayo en Pamplona por un delito de violación y maltrato habitual hacia su expareja y madre de su hijo. El hombre no ha reconocido los hechos por los que el fiscal solicita un total de 13 años y medio de prisión, 2 años y 6 meses por el delito de maltrato y 11 años la violación. 

En la primera sesión del juicio, que continuará este viernes, ha declarado la víctima que ha relatado ante el juez las palizas y vejaciones que habría sufrido en los últimos 10 años por su expareja llegando incluso a violarla cuando se negó a volver con él.

La letrada de la defensa ha insistido a la joven en por qué no había pedido ayuda o gritado para alertar a las otras personas que vivían en la misma casa a lo que la mujer ha respondido: "No grité porque pensaba que no me iban a ayudar y si entraban, ¿Qué consigo? ¿Que mate a alguien?".

Según ha contado la joven, no se marchó de la casa porque no podía dejar allí a su hijo y tampoco tenía dinero para irse con él.

LE PIDIÓ VOLVER Y ANTE SU NEGATIVA LA VIOLÓ

Tanto la víctima como el acusado, que mantenían una relación desde 1999 y llegaron a Pamplona en 2008, compartieron piso en Pamplona. La mujer ha explicado que desde el año 2013 al 2015 la relación estaba rota aunque la convivencia era necesaria por su situación económica. La mujer rompió la relación después de que el 6 de julio de 2013 el hombre le diera una paliza y tuviera que pasar la noche en la calle junto a su madre.

Sin embargo, de cara a sus amigos seguían siendo pareja, iban juntos a cumpleaños y de vacaciones: "Una Navidad fui con el cuerpo morado y una sonrisa a comer con nuestros amigos" ha explicado la mujer.

Dos años después de haber finalizado la relación, el día del cumpleaños de la mujer, en enero de 2015, el acusado volvió a casa borracho y le dijo que volviese con él. La mujer le dijo que no y el hombre empezó a tocarla a lo que ella se opuso. Le arrancó el pantalón rompiendo el botón, la cremallera, e incluso, la ropa interior. Ella seguía oponiéndose y entonces el hombre cogió dos cuchillos y se los puso sobre la cabeza diciéndole que la iba a matar: "Prefería que me violara a que me matase", ha señalado la mujer ante el juez.

La violó sobre la mesa del salón y en el sofá. Al día siguiente la mujer llamó a una amiga para saber cómo podía denunciar lo ocurrido ya que no sabía hablar bien castellano y denunció los hechos en la policía.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Prefiero que me viole a que me mate": el testimonio ante el juez de una vecina de Pamplona que huyó del maltrato de su expareja