TRIBUNALES

Un policía municipal de Pamplona, condenado a prisión por usar su cargo para acosar a una pareja

Entre otros hechos, el agente, que pagará un indemnización de 15.000 euros, accedió durante dos años a datos policiales de 8 personas distintas para perjudicar al hombre y la mujer.

Un policía municipal durante un control de tráfico. Europa Press.
Un policía municipal durante un control de tráfico. Europa Press.

Un agente de la Policía Municipal de Pamplona, de 45 años, ha sido condenado a 2 años y 1 mes de prisión por un delito de descubrimiento y revelación de secretos, dos delitos de coacciones y un delito de daños después de que se valiese de su cargo para espiar y 'acosar' a una pareja durante dos años.

La condena, que se ha firmado este lunes tras el acuerdo entre las partes, también decreta 15.000 euros de indemnización, 4 años de inhabilitación absoluta, y 3 años de prohibición de comunicarse y acercarse a menos de 300 metros de las víctimas. Asimismo, tendrá que pagar dos multas, de cuatro euros diarios cada una durante los próximos 3 y 4 meses, y las costas (con exclusión de las de la acusación particular).

Según relata la sentencia de conformidad, el agente se aprovechó de su cargo dentro del grupo de Atestados para acceder sin autorización ni justificación a las bases de datos de las víctimas y otras seis personas, expareja y familiares de sus 'objetivos' principales.

En concreto, realizó, al menos, 86 consultas durante dos años, entre febrero de 2017 y el mismo mes de 2019.

Así, el acuerdo señala que "si bien de todos los accesos no autorizados solo en el caso de dos personas concretas lo hizo con la finalidad de perjudicarlos". "Los accesos a las bases de datos para conocer las incidencias de la vida" de las principales víctimas "han sido las más numerosas debido a que lo hacía con intención de interferir en su vida diaria y siempre sin ningún motivo relacionado con su trabajo como Policía Municipal que lo justificase", añade el escrito.

CONOCIDOS POR UN CLUB DE MOTOS

El fallo judicial muestra que el condenado "conoció en el año 2016" a la principal víctima, una mujer, "debido a su pertenencia al mismo Club de Motos y mantuvieron una relación cordial y de confianza durante largo tiempo". En este sentido, señala que cuando la mujer "inició una relación sentimental" con un hombre, "en el mes de junio de 2018, el acusado después de darle consejos y prevenirla contra él comenzó a llevar a cabo hechos con la finalidad de interferir en la relación que había entre ambos".

Así, destaca que "comenzó a hacerles numerosas llamadas desde teléfonos sin identificar, se presenta constantemente en los lugares que frecuenta la pareja e incluso conduciendo la furgoneta de la Policía Municipal, en su tiempo de trabajo, acudía con asiduidad a los alrededores del domicilio" de la mujer.

Igualmente, relata que, "para que se sintieran vigilados y controlados cada vez que la pareja hacía un viaje con la moto a diferentes lugares y subían las fotografías que se habían hecho a Instagram, el acusado subía casi inmediatamente una fotografía con su coche o moto en el mismo lugar que se la habían sacado". En este sentido, muestran varios ejemplos de estas acciones, entre 2018 y 2019, en sitios como el Castillo de Javier, el castillo de Butron, la instalación de la NASA en la localidad de Robledo de Chavela, el Alcazar de Segovia y la Gran Vía de Madrid. En este último caso, el agente siguió a la mujer "a su vuelta del viaje sin que ella se diera cuenta hasta que llegó a Burgos".

Por otro lado, el escrito también señala que, mientras el hombre "se encontraba en Madrid, donde tiene su residencia", el acusado escribía a la víctima "desde cuentas de Instagram para decirle que le era infiel".

SE COLÓ EN EL GARAJE Y DESTROZÓ SUS MOTOS

Más allá de estas acciones de 'acoso', el agente, "debido al continuo acceso del acusado a las bases de datos para conocer los incidentes" que pudiera tener la pareja, se enteró que el hombre "había tenido un accidente" y llamó a la mujer "para contarle los pormenores del accidente, que había dado positivo en alcohol, además de informarle de que había tenido retirado el permiso de conducir".

Asimismo, la sentencia expresa que "sin ningún celo profesional sino con la única intención de causar inconvenientes y problemas" a la pareja, "obtuvo de las bases de datos la información de que un vehículo del hombre "no tenía seguro y que había una orden de averiguación de domicilio del mismo". Así pues, el agente "se dirigió a sus compañeros que tenían que realizar la intervención facilitándoles el lugar en el que se encontraba aparcado para que fueran a retirarlo". "Igualmente se persono en la Oficina de denuncias para que tramitaran la orden de averiguación de domicilio que había" sobre el hombre, "facilitando el domicilio" de la mujer "como el lugar donde podían encontrarlo".

"El acusado contó todo lo relativo a la falta de seguro del vehículo y la orden de averiguación de domicilio y otros datos obtenidos por su acceso a la base de datos" de la expareja del hombre.

Por último, la condena relata cómo, en una fecha no determinada de finales de enero de 2019, el acusado "accedió al garaje comunitario" del edificio donde reside la víctima y "golpeó causando daños las motocicletas" de la pareja. Esto generó daños por un valor total 11.623,23 euros, los cuales "superaban el valor de las motocicletas por lo que no han sido reparadas".

Por último, el escrito destaca que todos estos hechos han hecho que la víctima haya cambiado "muchos de sus hábitos de vida por miedo a la reacción del acusado", ya que le han producido "una alteración psicológica, con vivencias de estrés, sentimientos de humillación, ansiedad, ira, impotencia y fatiga". Mientras, su pareja sufre de "intranquilidad e hipervigilancia por temor a que el acusado pueda atacar de nuevo sus bienes".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un policía municipal de Pamplona, condenado a prisión por usar su cargo para acosar a una pareja