PREMIUM  TRIBUNALES

Piden absolver a un policía en Pamplona por un pelotazo en un ojo: la 'víctima' cambió su versión

La Fiscalía mantiene que el uso de la fuerza por parte de la policía fue en todo momento "necesario, proporcionado y adecuado.

Agentes de la Policía Nacional durante los últimos incidentes en Pamplona con motivo de la violencia de los okupas de Rozalejo. MIGUEL OSÉS
Agentes de la Policía Nacional durante los últimos incidentes en Pamplona con motivo de la violencia de los okupas de Rozalejo. MIGUEL OSÉS  

La Fiscalía de Navarra ha solicitado absolver a un policía nacional tras la denuncia de un joven que recibió un pelotazo en un ojo en el paseo de Sarasate de Pamplona durante los incidentes causados por los sindicatos radicales en septiembre de 2012 que provocaron disturbios y daños materiales en la ciudad. 

El joven aseguró primero que recibió el pelotazo a menos de 7 metros de distancia, que nadie lanzaba objetos en ese momento y que tenía un par de filas de personas delante de él. Sin embargo, la reconstrucción de los hechos así como la visualización de las imágnes de esos momentos han permitido comprobar que el denunciante mentía sobre su participación en los incidentes violentos y que el disparo de la pelota de goma nunca fue a menos de 15 metros, siendo lo más probable que se produjera a más de 40 metros.

El denunciante cambió su versión después de que aparecieran las imágenes de los incidentes y sin prueba alguna señaló a uno de los agentes que participó en los disturbios provocados por los abertzales, en los que se rompieron escaparates de tiendas o se volcaron contenedores. 

"Lo único que ha quedado acreditado tras la profusa instrucción, es que (el denunciante) resultó lesionado por una de las pelotas de goma que fueron utilizadas razonablemente por los agentes de la Policía Nacional para repeler las agresiones que ellos mismos estaban sufriendo, y para restablecer el orden público y paz social que habían sido previamente alteradas", señala la Fiscalía en un auto en el que pide que se archive la causa. 

Para el Ministerio Fiscal, el pelotazo fue un "desgraciado y casual accidente, que no se hubiese desde luego producido, de no haberse producido los gravísimos altercados y la intensa y violenta beligerancia que se produjo con ocasión de esa jornada de huelga", incidentes en los que sitúa al joven herido por la pelota. 

El herido sufrió un traumatismo en el ojo derecho con fractura orbitaria, edema corneal, hemovítreo, efusión uveal, iridoliasis y desprendimiento de la retina 2 postraumática, que precisó para su sanidad de tratamiento médico y quirúrgico.

En el mismo escrito de la Fiscalía se señala que antes los graves incidentes los agentes debieron de hacer uso del material antidisturbios que tenían a su disposición; lo fueron haciendo de forma progresiva y siguiendo todas las indicaciones, ordenes y mandatos de los oficiales y subinspectores al mando de cada uno de los equipos policiales. "Sse hizo uso en primer lugar de salvas, disparos de fogueo, con humo y ruido; se hizo uso de bastones policiales, y en último lugar se hizo uso de las escopetas con munición de pelotas de goma, ante la exacerbación de la violencia callejera; siguiendo con las normas del protocolo, con disparos diferidos, buscando el rebote, a más de 30 metros y con las dos ranuras de seguridad abiertas para hacer disminuir la intensidad y violencia del disparo". 

Además, mantiene que el uso de esta fuerza por parte de la policía fue en todo momento "necesario, proporcionado y adecuado porque no existía otro medio menos peligroso o menos violento, para conseguir que la paz social en Pamplona se restableciese en ese momento, visto que la violencia callejera había alcanzado cotas muy altas y de gran peligro". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Piden absolver a un policía en Pamplona por un pelotazo en un ojo: la 'víctima' cambió su versión