TRIBUNALES

El 'silencio' de Asirón condena a Pamplona: el Ayuntamiento deberá pagar 300.000 euros a una firma de ingenieria

La empresa reclamó el abono de unos trabajos que el consistorio podría haber rechazado en los tribunales, pero el equipo de Bildu ni siquiera se dignó a contestar. 

El concejal de EH Bildu Joxe Abaurrea y el ex alcalde de Pamplona Joseba Asirón hablan durante la celebración de un pleno. PABLO LASAOSA
El concejal de EH Bildu Joxe Abaurrea y el ex alcalde de Pamplona Joseba Asirón hablan durante la celebración de un pleno. PABLO LASAOSA  

El Ayuntamiento de Pamplona ha sido condenado a pagar casi 300.000 euros a LKS Ingenieria después de una demanda interpuesta por la empresa y que obtuvo el silencio del consistorio gobernado por Joseba Asirón (EH Bildu), que ni respondió a las reclamaciones judiciales. 

La desidia del equipo municipal de EH Bildu y Geroa Bai obligará de este modo al consistorio a abonar una reclamación de honorarios por la separata de asistencia técnica de la 5ª fase de Lezkairu cifrada en 242.958,27 euros más otros 51.021,23 euros en concepto de IVA, cantidad que se incrementará con los intereses de demora. Por si fuera poco, el Ayuntamiento ha sido condenado al pago de las costas procesales.

De hecho, el Juzgado Contencioso Administrativo nº 1 de Pamplona ha dado la razón a la empresa por efecto del doble silencio administrativo ordenado por Joseba Asirón y su equipo municipal, que no respondieron en ningún momento a las reclamaciones que podrían haber rebatido y evitado así una costosa condena al consistorio. Bildu y el equipo de Gobierno de Asirón se negaron a defender los intereses del Ayuntamiento de Pamplona cuando estaban al frente de la institución. 

La primera reclamación de la empresa, sobre la que había 3 meses para contestar, tuvo lugar justo cuando Asirón llegó a la alcaldía, en mayo de 2015. Pamplona no resolvió la reclamación. Tampoco hizo nada cuando, tiempo después, en 2017, se interpuso recurso de alzada. 

La empresa alegó que había desarrollado unos trabajos adicionales que la administración le encargó. Señaló que los trabajos extra ejecutados por LKS Ingeniería no se corresponden con los de director de obra sino con los que deben ser asumidos y son propios del proyectista: son trabajos encargados por la administración, quien, disconforme con el proyecto de ejecución presentado por otros profesionales o bien para ejecutar soluciones mejoradas estéticamente, o de menor coste de ejecución. 

En última instancia y con el nuevo equipo de gobierno municipal llegado en 2019, el Ayuntamiento se opuso al pago del dinero reclamado basándose en que el pliego es la ley del contrato, considerando que todas las labores realizadas por LKS estaban dentro de las debidas según el pliego y que la recurrente podría haber señalado que los trabajos no formaban parte del pliego, adjudicado en un primer momento por 191.750 euros. 

"Entiendo que la pretensión de la entidad recurrente ha quedado estimada por efecto del doble silencio administrativo" del Ayuntamiento de Pamplona, confirma la sentencia. contra la que cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Navarra.

NAVARRA SUMA

El grupo municipal de Navarra Suma en el Ayuntamiento de Pamplona ha denunciado la “negligencia” del anterior equipo de gobierno de Joseba Asirón. “El doble silencio del cuatripartito demuestra la dejación del Ayuntamiento ante una reclamación que va a costar a los pamploneses más de 300.000 euros tras una sentencia que da la razón a la empresa”, ha explicado la coalición.

“El cuatripartito cumplió el plazo de tres meses de respuesta sin hacer nada, lo que muestra una vez más su inactividad durante estos años”, han insistido desde Navarra Suma.

Además, destacan que “si el cuatripartito de Asiron hubiese trabajado como debiera, habría sido la empresa recurrente quien hubiera tenido que pagar por sus propios errores al Ayuntamiento”. 

El grupo municipal de Navarra Suma ha acusado al cuatripartito de “dejación ante recursos que ha recibido el Ayuntamiento durante sus cuatro años de legislatura”. “La falta de trabajo y rapidez en las respuestas hizo que, una vez más, se pasase el plazo y perdiesen la posibilidad de recurrir al contencioso”, han señalado.

La coalición ha presentado a debate esta mañana en Gerencia de Urbanismo la sentencia que recibió el actual equipo de Gobierno en mayo de 2020 en favor de la empresa de ingeniería LKS. “Ahora, una vez más, tenemos que ser nosotros quienes intentemos solucionar la chapuza de gestión de Asiron”, han dicho.

Así, ha explicado que el Ayuntamiento acudirá ahora al Consejo de Navarra con un expediente de revisión de oficio para anular la estimación por doble silencio. “Es difícil, pero es la única salida que dan en servicios jurídicos para intentar recuperar los más de 300.000 euros que Pamplona debe pagar a la empresa por la inactividad de Asiron”, han concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El 'silencio' de Asirón condena a Pamplona: el Ayuntamiento deberá pagar 300.000 euros a una firma de ingenieria