• jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 15:49
 
 

TRIBUNALES

Juzgan a un hombre por una huida de película: la Policía Foral tuvo que disparar

Los hechos se remontan al 12 de abril de 2019, cuando el encausado, de 33 años, paró a repostar combustible en una gasolinera de Tafalla y huyó sin pagar.

Una persona reposta compustible en una gasolinera.
Una persona reposta compustible en una gasolinera.

La Audiencia de Navarra acoge este martes un juicio contra un hombre que huyó de una gasolinera sin pagar, se dio a la fuga de varias patrullas policiales y puso en peligro la vida de las personas con las que se cruzó en su trayecto por conducir de manera temeraria.

La Fiscalía ha pedido 11 años y medio de cárcel para este hombre por un delito de conducción con manifiesto desprecio a la vida de los demás, un delito de conducción temeraria y un delito de conducción bajo la influencia de estupefacientes. Además de un delito de atentado a agentes de la autoridad, un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad, un delito de falsedad documental y un delito leve de estafa.

Los hechos se remontan al 12 de abril de 2019, cuando el encausado, de 33 años, paró a repostar combustible en una gasolinera de Tafalla. Al terminar, en lugar de dirigirse a la caja para abonar los 26.84 euros del diésel, colgó la manguera y emprendió la huida en un coche con las matrículas alteradas con el fin de no ser identificado.

Durante su huida, colisionó con la parte trasera de un camión que se encontraba parado por obras en la vía, siguió circulando a elevada velocidad y chocó contra la parte trasera del remolque del tráiler, a pesar de que la prioridad la tenían los vehículos que iban en dirección contraria.

Tras ello, continuó su marcha sin el retrovisor derecho y con el izquierdo colgando, y pasó entre el camión con el que acababa de chocar y otro vehículo que venía en dirección contraria. Después, hizo caso omiso a las señales del personal de obra que se encontraba en el lugar y aumentó la velocidad hasta casi los 100 km/h obligando a uno de los operarios a apartarse para evitar ser atropellado.

Una patrulla de la Policía Foral visualizó la situación e inició la persecución del vehículo conducido por el encausado, quien, lejos de atender a las indicaciones, aceleró aún más y tras varios kilómetros, le perdieron de vista.

Más adelante, otra patrulla, previamente avisada, situó el vehículo policial ocupando parte de la vía para darle el alto. Sin embargo, volvió a aumentar la velocidad y se dirigió directamente hacia donde se encontraba uno de los agentes, fuera del coche e indicándole que parara.

El agente, a la vista de que el encausado se dirigía él a elevada velocidad y temiendo ser atropellado, efectuó un disparo al aire. Pero viendo que el coche iba a impactar contra él si no cambiaba su dirección, el policía se contrajo y se echó para atrás con el arma empuñada y volvió a disparar al contraérsele de forma involuntaria su musculatura ante la situación de peligro. Al tiempo que adoptaba esta posición para aminorar el impacto, el vehículo del encausado pasó a su altura lateralmente.

Este segundo disparo efectuado de manera fortuita e instintiva, hirió al conductor en la parte inferior izquierda del abdomen.

A pesar del impacto de bala, el hombre siguió su huida y se adentró en Peralta, donde puso en peligro a otros vehículos y peatones con los que se cruzó por no respetar las señales de circulación, y de manera infructuosa, patrullas de la Policía Local de Peralta y varias dotaciones de la Policía Foral, además de la Policía Municipal de Milagro y la Guardia Civil, intentaron darle el alto de nuevo.

Finalmente, tras pasar por Milagro y Cadreita, el encausado fue detenido después de abandonar precipitadamente el centro de salud de esta última localidad y haber dejado estacionado el vehículo en el parking del cementerio.

Tras ser detenido, fue trasladado en ambulancia al Hospital Reina Sofía de Tudela para ser atendido por la herida de bala, donde se analizó una muestra de sangre y dio positivo en anfetamina, delta 9 tetrahidrocanabinol, MDMA y nordiazepam.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juzgan a un hombre por una huida de película: la Policía Foral tuvo que disparar