• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 20:18

 

 
 

TRIBUNALES

Los hijos niegan que instigaran al padre a disparar en Cáseda: "No fuimos a matar a nadie"

Los dos hermanos acusados del triple crimen de Cáseda han asegurado que no tuvieron ninguna participación en los disparos ni alentaron a su padre a hacerlo. 

Juan Carlos Jimenez Jimenez (padre) junto a Juan Carlos Jimenez Jimenez (hijo) durante el segundo día de juicio del caso Cáseda, donde fueron asesinadas tres personas por tiros de escopeta en septiembre de 2018. PABLO LASAOSAPABLO LASAOSA
Juan Carlos Jimenez Jimenez (padre) junto a Juan Carlos Jimenez Jimenez (hijo) durante el segundo día de juicio del caso Cáseda, donde fueron asesinadas tres personas por tiros de escopeta en septiembre de 2018. PABLO LASAOSAPABLO LASAOSA

Dos de los tres acusados por el triple crimen de Cáseda, hijos del autor material de los disparos,han tratado de alejarse de los hechos y han negado que incitaran a su padre a utilizar la escopeta y a disparar durante la pelea que desencadenó la tragedia. 

El juicio por el triple crimen de Cáseda se ha reanudado este martes en la Audiencia de Pamplona con la declaración de los acusados por los tres asesinatos, a los que la Fiscalía y las acusaciones particulares piden 60 años de cárcel y prisión permanente revisable, respectivamente. 

Juan Carlos Jiménez y sus hijos Juan Carlos y Emilio acudieron el 18 de septiembre de 2018 a Cáseda para tratar de evitar que Amparo, su hija y hermana, reanudara la relación con Julio, hijo y hermano de los muertos en el terrible suceso. Murieron Fermín Jiménez Echeverría, de 50 años, y de dos de sus hijos, José Antonio y Cristian, de 20 y 17 años. 

Durante su declaración, el padre ha asumido todos los hechos y ha exculpado a sus hijos de lo ocurrido, algo que han tratado de ratificar los hijos, que tampoco han querido responder a las acusaciones y sólo han atendido a las preguntas de la Fiscalía y de sus defensas. 

La versión de la Fiscalía y de los testigos es que Emilio, el hijo menor, le entregó la escopeta a su padre durante la trifulca, mientras que Juan Carlos, el hijo mayor, fue el que le gritó "Dispara, dispara", para que su padre utilizara el arma contra las víctimas. 

"Yo me estaba peleando con Julio, no pude decir nada, escuché ya las detonaciones y no sabía lo que pasaba",ha esgrimido Juan Carlos durante su declaración para negar que alentara a su padre a disparar. "Estaba peleando, no pude hacer eso", se ha defendido. 

Juan Carlos ha reconocido que dejó el arma cargada en el coche, algo que es ilegal, desde días antes de los hechos porque había participando en una batida de caza. "La escopeta la solía dejar en el maletero. Cuando nos montamos en el coche yo no sabía ni a donde íbamos, fue algo improvisado y de casualidad", ha explicado sobre el viaje en coche hacia Cáseda desde Muniáin de la Solana, donde vivía la familia. 

"¿Cómo voy a destrozarme la vida o la de la otra familia? Tengo 25 años y llevo 3 en prisión. A mitad de camino fue cuando mi padre nos dijo que íbamos a buscar a Amparo. No fui allá a matar a nadie", ha señalado el acusado. 

Durante su declaración ha habido cierto desconcierto al explicar dónde guardó la escopeta. Aunque en un primer momento ha dicho en los asientos de atrás, luego ha dicho que la había metido en el maletero. "Ha dado dos versiones distintas", ha sentenciado el juez que preside el juicio en la sala. 

También le ha puesto en un aprieto el jurado cuando le ha preguntado por qué si ha dicho que vio a su padre "blanco" tras lo ocurrido y nunca lo había visto así, cómo puede ser que no cogiera él coche en lugar de su padre. "Yo soy muy mal conductor", ha dicho en una respuesta poco convincente. 

La versión del hijo pequeño

Emilio, el hijo pequeño y también acusado por los mismos hechos, ha dibujado también una versión en la que su padre fue el único responsable de todo lo ocurrido en Cáseda, sin que él ni su hermano conocieran o supieran lo que iba a pasar. 

Ha explicado que las conversaciones de WhastApp con su hermana o las llamadas telefónicas desde su móvil fueron todas de su padre, que era quién le daba las indicaciones. 

"Si me llego a montar en el coche y veo que había una escopeta, no hubiera ido. La hubiera dejado en casa. Pero la escopeta no estaba en el asiento de atrás, iba en el maletero", ha respondido. 

El chico, ahora con 20 años, ha negado que fuera la persona que sacó del coche el arma para entregársela a su padre y comenzar los disparos. "Ese 'saca, saca' que se escuchó fue de Fermín a sus hijos, para que le dieran una vara", se ha excusado. 

Emilio Jiménez se ha definido como una persona tímida y que no se mete en peleas. "No sé quién cargó la escopeta, no tuve ningún contacto físico con la pelea. Yo me sentí acorralado y ni mi hermano ni yo influimos para que se cogiera la escopeta y ocurriera eso", ha defendido. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los hijos niegan que instigaran al padre a disparar en Cáseda: "No fuimos a matar a nadie"