• viernes, 15 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:58

 

 
 

TRIBUNALES

El exalcalde de Egüés de Geroa Bai declara en el juicio por acceder a fotos íntimas de una edil de UPN

La Fiscalía pide para Alfonso Etxeberría 4 años de prisión por haber accedido y divulgado sin autorización a datos privados de una concejal regionlaista. 

Juicio contra el exalcalde de Geroa Bai Alfonso Etxeberria y un amigo suyo informático por acceder a datos íntimos de una concejal de UPN. PABLO LASAOSA
Juicio contra el exalcalde de Geroa Bai Alfonso Etxeberria, en primer plano, y un amigo suyo informático por acceder a datos íntimos de una concejal de UPN. PABLO LASAOSA

El exalcalde de Egüés, Alfonso Etxeberría (Geroa Bai) se ha sentado este miércoles en el banquillo de los acusados delante de un juez de la Audiencia de Navarra acusado de varios delitos contra la intimidad y revelación de secretos. 

Junto a Etxeberría va a ser juzgado también un amigo suyo informático, Federico Albero Ros, que le ayudó a acceder a los datos privados e íntimos de una concejal de UPN con la excusa de buscar información con la que destapar la supuesta corrupción urbanística, que no sólo no probaron, sino que nunca existió. 

La Fiscalía de Navarra considera que Etxeberría ha cometido los delitos de descubrimiento y revelación de secretos siendo además funcionario público, por lo que le pide 4 años de cárcel, además de 8 años de inhabilitación para cargo público. Mientras, para Federico Albero Ros, la Fiscalía rebaja la pena a 2 años y 6 meses de prisión por los mismos delitos. 

Durante la primera sesión del juicio en Pamplona, que se prolongará hasta el próximo viernes, la defensa de los dos acusados ha tratado de anular la vista alegando indefensión, así como falta de garantías durante algún momento de la investigación, algo que no ha sido contemplado por el tribunal, que ha desestimado sus pretensiones y ha ordenado comenzar la vista oral. 

Etxeberría y Ros han reconocido en el juicio los hechos y han explicado que utilizaron hasta 4 programas informáticos distintos para recuperar datos que la entonces concejal de UPN, Carolina Potau, había borrado del ordenador que pertenecía a la sociedad pública Andacelay por considerar que eran privados y no quería que permanecieran en ese dispositivos. 

El primero en declarar ha sido el propio Etxeberría, que ha basado su defensa en explicar que accedió a la información porque faltaba documentación que no ha sabido precisar y porque consideraba que eran datos de interés público y que no buscaban vulnerar la intimidad de nadie. Sin embargo, entre los archivos que aparecieron y fueron divulgados por el cargo de Geroa Bai había fotos privadas de la edil regionalista

Etxeberría ha indicado que no se le ocurrió llevar el ordenador a Animsa, es la empresa pública que proporciona soporte informático a todos los Ayuntamientos o a la propia policía si consideraba que había información importante. Recurrió a su amigo "experto informático", que ha confesado en el juicio que nunca había efectuado un trabajo similar. 

Carolina Potau fue concejal de UPN en el consistorio desde el año 2003 y hasta el año 2011. Durante ese tiempo, utilizó un ordenador como miembro de la sociedad pública Andacelay, de la que se encargaba de su contabilidad. 

En el años 2011 devolvió su ordenador y "eliminó del interior las carpetas personales que nada tenían que ver con la sociedad ni con la actividad desarrollada en la misma, y que contenían entre otros, su curriculum vitae y fotos privadas, familiares e intimas", recoge el escrito del fiscal. 

El Ayuntamiento liderado ya por Geroa Bai y Alfonso Etxeberría había creado por entonces una comisión de investigación sobre supuestas irregularidades en Andacelay que nunca se demostraron. El nuevo alcalde pidió las claves de acceso del ordenador de Potau y contactó con su amigo informático para recuperar los datos privados y "vulnerar la intimidad de Potau al no contar con su consentimiento", según acusa la fiscalía. 

"Federico Albero realizó hasta cuatro escaneos con cuatro programas o herramientas informáticas de recuperación de datos y de esta forma, se recuperaron los archivos y datos que habían sido eliminados por la Sra Potau, entre los que se encontraban multitud de fotos personales, familiares e intimas de la exconsejera de la sociedad pública. Pese a que entre los datos y archivos recuperados por Albero había una gran cantidad de fotos personales e intimas de la Sra Potau, ajenas a Andacelay, el acusado Etxeberría, consciente de que con ello vulneraba la intimidad de Carolina, facilitó su completo visionado" a 7 concejales del consistorio. 

Etxeberría no se conformó con eso, sino que además con los datos, archivos y fotos obtenidos y con su beneplácito, se confeccionó un dossier con multitud de fotos a color de las que habían sido recuperadas del ordenador y que se referían, entre otros, a viajes familiares de la concejal, a fotos personales de celebraciones de Carolina Potau así como su curriculum vitae".

"Carolina Potau no autorizó, en ningún momento, ni su recuperación, ni su difusión al resto de consejeros de la sociedad publica ni a terceros; generando inequívocamente estos hechos, un perjuicio", mantiene la Fiscalía en su escrito de acusación. 

Alfonso Etxeberria, que exigía dimisiones de forma constante a miembros de UPN por asuntos no probados ni investigados, se mantiene en su puesto por concejal de Geroa Bai en Egüés, respaldado por su partido, a pesar de las graves acusaciones que pesan sobre él. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El exalcalde de Egüés de Geroa Bai declara en el juicio por acceder a fotos íntimas de una edil de UPN