CASO OSASUNA

Las anomalías del caso Osasuna: la venta de un coche y la compra de un barco por exjugadores del Betis

Han comparecido como peritos en el juicio dos funcionarios que realizaron informes patrimoniales sobre acusados.

El futbolista Antonio Amaya en el comienzo del juicio por el caso Osasuna en el Palacio de Justicia de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
El futbolista Antonio Amaya en el comienzo del juicio por el caso Osasuna en el Palacio de Justicia de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

Dos funcionarios de la Agencia Tributaria que realizaron un informe patrimonial sobre determinados acusados en el juicio del caso Osasuna han llamado la atención sobre algunas operaciones de dos exjugadores del Betis, en concreto, una venta de un coche por parte de Antonio Amaya y la compra de un barco por parte de Xavi Torres en las fechas en las que se investiga el supuesto amaño de partidos de final de la temporada 2013/2014.

Los dos funcionarios, que han comparecido como peritos en el juicio del caso Osasuna, realizaron informes patrimoniales, sobre operaciones anormales o movimientos en efectivo que no se correspondiesen con el dinero que tenían en las cuentas los acusados, en concreto, los exjugadores del Betis Antonio Amaya, Xavier Torres y Jordi Figueras, así como los agentes inmobiliarios Albert Nolla y Cristina Valencia.

En el caso de Antonio Amaya, los funcionarios constataron en junio de 2014 una entrada en efectivo de 13.000 euros en la cuenta de Antonio Amaya, entrada de dinero que estaría asociada a la venta de su coche.

Según constataron los funcionarios, la sociedad a la que vendió el coche hizo el pago por esta operación en la cuenta de una tercera persona por un valor total de 26.000 euros.

Pasados unos días, esa tercera persona sacó la práctica totalidad del dinero y, al día siguiente, se produjo la entrada en efectivo de 13.000 euros en la cuenta de Amaya.

En todo caso, han afirmado que no pueden precisar si el movimiento de efectivo de la cuenta de la tercera persona se correspondería con el efectivo que entró en la cuenta del exjugador del Betis.

"Es un poco raro que le entre la mitad del precio, del coche, no tiene sentido. Podría ser considerado como mínimo una operación rara", han señalado.

Los funcionarios, a preguntas del abogado de Antonio Amaya, han explicado que no ahondaron más en esta operación para poder aclararla y han señalado que entendieron que sería el Juzgado el que profundizaría si lo consideraba oportuno.

Sí han afirmado que podría ser que los 26.000 euros ingresados en la primera cuenta fueran retirados en efectivo y entregados a Antonio Amaya.

Por otro lado, han explicado que les llamó la atención un cambio en las cantidades de efectivo que retiraba Antonio Amaya.

"Se aprecia un descenso bastante acusado a partir de junio de 2014 en relación con el dinero que estaba sacando anteriormente. Desde enero de 2013 a mayo de 2014 sacaba de media 1.300 euros al mes y a partir de junio desciende hasta 300 euros de media", han afirmado. Del mismo modo, constataron un descenso en el uso de la tarjeta de crédito.

En relación con Xavier Torres, los funcionarios constataron en su informe que, aunque no había un patrón definido en su retirada de dinero en sucursal, esta retirada era mayor en 2013 que en 2014, pero no había grandes diferencias en las salidas de efectivo entre ambos años. Tampoco apreciaron diferencias "muy significativas" en el uso de la tarjeta.

Sí han hecho referencia a la compra de un barco por parte del jugador en junio de 2014. El pago, de 45.000 euros, se realizó mediante dos abonos en efectivo.

Han señalado que no han constatado suficientes salida de efectivo del cajero y de sucursal para poder realizar este pago de 45.000 euros.

"Se tendrían que haber visto retiradas en efectivo importantes que se pudiesen enlazar con este gasto", han apuntado, para señalar que no pueden vincular ese pago con dinero procedente de sus cuentas.

En el caso de Jordi Figueras, los funcionarios constataron que su entonces compañero de equipo Antonio Adán le hizo un ingreso de 11.125 euros por el concepto de "boda" y Figueras le devolvió a continuación 10.000 euros.

"Nos llamó la atención por la cuantía, porque eran compañeros del Betis y porque era mayo o junio de 2014. Desde mi punto de vista ha sido un error, tiene toda la pinta de que, Antonio Adán, le ha regalado más dinero del que pensaba regalar", ha señalado uno de los funcionarios.

En cuanto a la retirada de efectivo, han explicado que no pueden establecer un patrón de retiradas en efectivo en la medida en que hay meses tanto en 2013 como en 2014 en los que no saca dinero.

"Había sacado 40.000 euros el 7 de marzo de 2014, lo que puede explicar que tenga efectivo, pero no sabemos qué ha hecho con ese efectivo", han apuntado. Por otro lado, ha afirmado que se produce "un aumento considerable" de gastos de tarjeta que podría estar relacionado con la celebración de la boda del jugador.

En el caso del agente inmobiliario Albert Nolla, los dos funcionarios constataron varias entradas en efectivo procedentes de una empresa a lo largo de dos años, en cantidades bastante pequeñas, hasta sumar unos 15.000 euros.

En lo que se refiere a Cristina Valencia, también agente inmobiliaria acusada en este caso, los funcionarios vieron "pocas actividades anómalas".

JUEGO 'ONLINE'

Los funcionarios de la Agencia Tributaria también realizaron un informe sobre la actividad de juego y apuestas que pudieron realizar personas implicadas en la causa.

Su conclusión más relevante es que desde una cuenta de juego de Jesús Peralta, exdirectivo de Osasuna, se apostaron "cantidades bastante importantes de dinero en 2013 y 2014".

"En 2013 se hacen apuestas por más de medio millón de euros y en 2014 apuestas por más de un millón de euros", han explicado, para señalar que, después de estas apuestas las pérdidas anuales podrían ser de unos 40.000 o 50.000 euros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las anomalías del caso Osasuna: la venta de un coche y la compra de un barco por exjugadores del Betis