TRIBUNALES

Absuelven a una mujer de Barañáin al no poder acreditar quién colgó unas fotos íntimas en Internet

Le acusaban de haber colgado fotos de la mujer del hombre con el que mantenía una relación extramarital. 

Una mujer navega a través de Internet.
Una mujer navega a través de Internet.  

Una vecina de Barañáin ha sido absuelta como presunta autora de un delito de revelación de secretos a través de Internet al no quedar acreditado que fuera ella la autora, ya que la dirección IP estaba a su nombre, pero ello no residía en el domicilio. 

Los hechos juzgados ocurrieron en febrero del 2017, cuando la mujer fue denunciada por haber empleado fotografías íntimas de la amante de su marido para publicar dos anuncios en dos páginas web de contactos, en los que añadió el número de teléfono de la otra mujer.

La denunciante la acusaba de haber accedido a las fotografías, que habían sido enviadas al móvil del esposo, y haberlas adjuntado a un anuncio que incluía el siguiente texto: "Madurita cachonda, 50 €, una hora, además muy caliente. No saben cuánto. Mis servicios son sabrosos y placenteros, sin prisas ni presiones, te doy masajes en camilla, besos con lengua, caricias, todas tus fantasías, lluvia dorada, noches placenteras, económicas. Te espero caliente. Edad 48 años". Al texto añadió el teléfono de la denunciante.

El mismo procedimiento empleó en otro anuncio, con el texto: "Busco un chico formal. Tengo trabajo, soy educada, alta lationamericana y así soy de físico. Envíame WhatsApp y hablamos. O llámame. Edad 48 años. Ambos anuncios fueron publicados en portales web de contactos.

Tras recibir la denuncia, la policía comenzó las investigaciones y, tras contactar con una empresa de telecomunicaciones, pudieron averiguar la dirección IP desde la que se publicaron los dos anuncios y la localización de esa dirección, que no era otra que la vivienda, situada en Barañáin, de la denunciada.

Para la juez, queda acreditado que la dirección IP estaba a su nombre, pero la acusada no residía en el domicilio donde radicaba la misma, siendo el domicilio de su hija, que declaró no saber quién acudió el día en que se hizo la conexión, indicando que el ordenador es suyo y que tienen acceso a él otras personas.

La magistrada del juzgado de lo Penal nº 1 de Pamplona concluye que pese a la prueba practicada, y a las diligencias de investigación desarrolladas, existe la duda,, razonable, sobre la autoría de los hechos, por lo que absuelve a la acusada. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Absuelven a una mujer de Barañáin al no poder acreditar quién colgó unas fotos íntimas en Internet