PREMIUM  TRIBUNALES

El Fiscal pide la absolución de dos policías acusados de golpear brutalmente a un detenido en la comisaría de Pamplona

El detenido, que acabó con un traumatismo craneoencefálico y dos fracturas, asegura que fue agredido brutalmente después de haberse dirigido a una agente como "mi reina".

Dos agentes de la Policía Nacional detienen a a un sospechoso y lo traslada a comisaría. EFE/ARCHIVO
Dos agentes de la Policía Nacional detienen a a un sospechoso y lo traslada a comisaría. EFE/ARCHIVO   javier etxezarreta

El Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona ha acogido este viernes 4 de noviembre el juicio a los dos policías nacionales acusados de la agresión a un detenido en la comisaría situada en calle General Chinchilla de Pamplona. Los hechos se remontan a la tarde del 12 de diciembre de 2011 cuando hacia las 18 horas, la llamada de un vecino al 091 alertaba de lo que parecía un caso de violencia doméstica

Dos patrullas de la policía nacional se presentaron en un domicilio de Mendillorri. Al acercarse a la casa los agentes escucharon gritos que al llamar a la puerta pararon. Los agentes que estuvieron presentes han coincidido en señalar que tras llamar a la puerta alguien lanzó dentro del domicilio una botella a la puerta. Una mujer con un niño pequeño en brazos abrió la puerta. "Parecía muy asustada", han señalado.

En este momento las versiones de los agentes y de "la presunta víctima del maltrato" sufrían una bifurcación. La mujer defendía que la discusión se había producido con su propio padre que estaba en la casa y que le había gritado por el volumen al que tenía la música. Según ha relatado, el marido no estaba en la casa y ha señalado que a los minutos de llegar los agentes, llegó su marido, que pasó por delante de los agentes que estaban en la zona de la entrada y los saludó.

Los agentes por el contrario han señalado que entraron en el domicilio y tras buscar por la casa encontraron al hombre escondido en un patio de la casa. Tras solicitar la identificación al marido, se lo llevaron a comisaría, según los agentes porque al identificarlo se vio que sobre él pesaba una orden de ingreso en prisión por un delito de lesiones.

UN TRAUMATISMO CRANEOENCEFÁLICO Y DOS FRACTURAS

Según el hombre, en ningún momento se le informó de esta situación y que por el contrario se le había señalado que se trataba de un problema de identificación, ya que no tenía el DNI y sólo les había podido ofrecer la tarjeta de la Seguridad Social. Tal y como ha declarado en calidad de testigo y presunta víctima, los policías le dijeron que le llevaban a comisaría simplemente para identificarle.

Al llegar a comisaría, ya en la sala anexa a los calabozos, le explicaron que pesaba sobre él una orden de búsqueda para el ingreso en la cárcel. En la estancia, que todos han descrito como un espacio de apenas dos metros por dos metros y que cuenta además con dos mesas y está destinada a la tramitación previa al ingreso en calabozo, se produjo un brutal forcejeo que se saldó con el detenido gravemente herido.

El hombre sufrió un traumatismo craneoencefálico con herida contusa en el cuero cabelludo que sangraba abundantemente, además de la fractura del brazo izquierdo y la mano derecha.

ACUSA A UN AGENTE DE GOLPEARLE Y AL OTRO DE ACTUAR COMO CÓMPLICE

La médico forense judicial, presente en el juicio como perito, ha sostenido que las lesiones eran muy compatibles con daños con un objeto contundente hacia el hombre, una porra según había narrado la presunta víctima. Sin embargo, la médico ha admitido que esas heridas se pudieron producir en un intento de reducir al hombre por parte de uno de los agentes, ya que estos habían declarado que estaba muy violento, agredió al agente y comenzó una sucesión de golpes y zarandeos.

Según los policías, el detenido se dirigió de forma despectiva a una agente en comisaría. En el momento en el que iban a llevar al arrestado al calabozo, los agentes han señalado que el detenido le dio un puñetazo al agente y se inició el forcejeo. Por el contrario el hombre sostenía que el agente le comenzó a golpear tras dirigirse por segunda vez a la agente como "mi reina".      

Pese a que se juzagaba a los dos agentes y se solicitaba 4 años de prisión, la inhabilitación para el desempeño de un cargo público durante el tiempo de condena y 60.000 euros en concepto de responsabilidad civil, la acusación ha solicitado que se considere al segundo agente implicado como "cómplice" del delito de lesiones.

La letrada del agredido ha señalado que consideran que el segundo agente no actuó a tiempo para parar la agresión del agente a su representado. Además, el hombre ha dado las gracias durante el juicio al segundo agente porque "aunque de malas maneras, si no me saca de debajo de la mesa me mata".

EL FISCAL Y LA DEFENSA PIDEN LA ABSOLUCIÓN DE LOS DOS AGENTES

La acusación, tras la celebración de la vista, ha mantenido las penas solicitadas mientras que tanto el Fiscal como el abogado de los agentes han coincidido en pedir la absolución de ambas partes sosteniéndose en la razón de que el hombre no supo reconocer al supuesto agresor en la rueda de prensa.

Por su parte, la mujer del detenido ha señalado que no pensaban denunciar lo ocurrido hasta que se encontró en el pasillo del hospital donde estaba su marido ingresado a los agentes que le custodiaban y esos mismos policías estaban riéndose de su pareja porque "en comisaría se puso a llorar durante la agresión".

En la vista oral han testificado, además los dos agentes de policía nacional acusados y el detenido, los compañeros de comisaría y la familia del detenido. El juicio se ha extendido a lo largo de toda la mañana, desde pasadas las 9,30 horas hasta las 16 horas sin descanso.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Fiscal pide la absolución de dos policías acusados de golpear brutalmente a un detenido en la comisaría de Pamplona