CASO OSASUNA

El excontable explica cómo le uso la directiva para sacar dinero: "Estaba asfixiado, nadie me decía nada"

Tomás López ha explicado el sistema de dietas para los directivos que impuso Miguel Archanco cuando llego a la presidencia del club.

Juicio en Pamplona contra exdirectivos de Osasuna y exfutbolistas del Betis acusados de amañar dos partidos. EFE (POOL)
Juicio en Pamplona contra exdirectivos de Osasuna y exfutbolistas del Betis acusados de amañar dos partidos. EFE (POOL)  

Tomás López, excontable de Osasuna, ha afirmado que se producían en el club salidas de dinero de efectivo "sin justificar" y que llegó a anotar en 2013 una cantidad próxima a los 900.000 euros sin justificación entre cantidades extraídas de cuentas o de la propia caja del club.

"Pedía justificación por las salidas de dinero y nadie me decía nada", ha señalado durante su declaración como testigo en el juicio del caso Osasuna. "Me pedían dinero en efectivo y no me decían para qué era, yo lo fui anotando como entradas de dinero en otra caja contable para saber el dinero que iban pidiendo los directivos y que estaba pendiente de justificación", ha añadido.

López ha precisado que "normalmente" era el entonces gerente Ángel Vizcay el que le pedía el dinero en efectivo, aunque él entendía que la orden procedía de una decisión de la junta directiva.

Además, ha señalado que no sabía el destino final de ese dinero en efectivo y que no tiene "ni idea" sobre posibles amaños de partidos.

Tomás López ha explicado que se sentía "bastante abandonado", ya que él se veía "en una situación de que había entregado unas cantidades de dinero y el dinero no estaba justificado", por lo que pedía explicaciones sin respuesta, hasta que el entonces directivo Jesús Peralta entregó a Vizcay un documento que era el justificante de esos 900.000 euros. Se trataría del recibí firmado por dos agentes inmobiliarios, acusados en este juicio, que han negado haber recibido esa cantidad económica.

El excontable ha afirmado que "la situación que se vivía era de colapso de tesorería y daba la sensación de que la culpa era de la gente que estábamos por debajo, cuando no decidíamos ni qué jugadores se contrataban, ni cuáles se podían vender, daba la sensación de que era la culpa de los empleados del club". "Yo estaba asfixiado. Yo veía que aquello no tenía una salida. Yo pedía justificación por las salidas de dinero, nadie me decía nada, y va a venir el auditor", ha dicho, para afirmar que "la situación a la que habían abocado las juntas directivas al club era sin retorno".

OTROS 1,5 MILLONES SIN JUSTIFICAR

Posteriormente, tras una etapa de baja laboral, volvió al puesto de trabajo con la salida de la junta directiva y la llegada de la comisión gestora, y comprobó que había nuevamente una cantidad aproximada de 1,5 millones de euros sin justificar. "La junta gestora se reúne con el señor Vizcay, el señor Ardanaz y los auditores. Yo en esa reunión no estoy. Después, me entrega el señor Vizcay unas facturas", ha dicho.

Eran unas facturas por trabajos de scouting -visionado de jugadores de otros clubes para posibles fichajes- supuestamente realizados por la empresa Flefield, ubicada en Madeira. "Era extraño aquello. Después de la reunión con la gestora le debieron dar la orden al señor Vizcay de que había que subsanar esa situación y aparecieron esas facturas", ha indicado.

Sin embargo, ha dicho que él "no estaba dispuesto a volver al club tras la baja y a que me complicasen la vida", por lo que elaboró un documento en el que "exigía al gerente del club que me diera la orden por escrito de que yo tenía que contabilizar las facturas y las salidas de caja por esas facturas". "Una vez firmada la orden, se las entregué al señor Ardanaz y se las llevó al auditor", ha indicado.

Por otro lado, el excontable ha señalado que su idea es que las decisiones económicas del club las tomaba la junta directiva y el gerente Ángel Vizcay "era la persona a la que le tocaría ejecutarlas".

Según ha dicho, cuando Miguel Archanco pasó a ser presidente del club, "desde el principio marcó las pautas que él quería que se siguieran, jerarquizó aún más el club y repartió entre sus directivos diferentes áreas". "En mi caso, me dijo que aspectos del día a día, de administración, los tenía que reportar al señor Vizcay, y por el contrario, cuestiones ya contables que afectaran a cierres las tenía que reportar al directivo responsable, el señor Bandrés", ha apuntado.

El excontable ha añadido que "las decisiones que Vizcay pudiera tomar serían las que le venían dadas por obligaciones contraídas por el club que había que pagar todos los meses, él daba la instrucción de que eso se hiciera así".

Además, ha lamentado que "en muchas ocasiones el rango que se me otorga a mi por declaración de estas personas -en referencia a los implicados en esta causa- es como si formara parte de esa junta o del equipo directivo, eso no es así para nada, yo nunca he estado en una junta directiva".

LAS DIETAS CON ARCHANCO

También ha señalado que en el primer semestre de la etapa de la Presidencia de Archanco se instauró el cobro de dietas: 400 euros por deslazamiento para partidos fuera de casa, 250 euros por asistencia a junta directiva y 150 euros por desplazamientos a actos dentro de la comunidad. El sistema se cambió tras un informe de auditoría.

Según su relato, fue decisión de Archanco implantar el sistema de dietas y el propio Archanco le reprendió por haber entregado al auditor documentación relativa al cobro de dietas.

EL EXDIRECTOR GENERAL 'ECHA UN CAPOTE' A VIZCAY

El exdirector general de Osasuna José Gómez ha afirmado que durante su etapa en el club, con las Presidencias de Pachi Izco y Miguel Archanco, "las decisiones económicas las tomaba la Junta Directiva con el presidente a la cabeza" y que, hasta donde él sabe, el gerente, Ángel Vizcay, no tomaba decisiones por sí mismo. Además, ha afirmado que "nunca" ha oído en Osasuna nada relativo al posible amaño de partidos.

José Gómez, que ha declarado como testigo este martes en el juicio del caso Osasuna, fue director financiero del club entre 2004 y 2006 y director general entre 2006 y 2013, hasta que fue despedido. Entre finales de 2012 y primavera de 2013 estuvo de baja, y al reincorporarse al trabajo fue despedido.

Según ha explicado, con la llegada de Archanco a la Presidencia de Osasuna en verano de 2012, siguió como director general, pero "apartado de las cosas que hacía". "Directamente Archanco me dice 'tú a tu despachico y allí te las apañas'. Teóricamente estoy haciendo lo mismo pero en la realidad no estoy haciendo absolutamente nada", ha indicado.

Según ha explicado, en las oficinas del club había una caja fuerte en la que se ingresaba el dinero procedente de las taquillas y de la tienda. Hasta 2006 él tuvo la llave y partir 2006 la tuvo el contable Tomás López. "Que yo sepa jamás faltó ni medio céntimo. Era una caja que tenía un soporte contable. Se registraba qué dinero entraba y cuál era su fuente, y si salía, se registraba qué personaba lo había retirado con el correspondiente recibí", ha afirmado.

OSASUNA NO HA RECLAMADO A CAIXABANK

El exdirector de la oficina de Caixabank en la avenida Carlos III de Pamplona, Pablo Andoño, ha señalado que el número de firmas necesarias para retirar dinero de las cuentas de Osasuna lo establecía la Junta y ha dado por hecho que, en los casos en los que solo aparece una, se debe a indicaciones del club.

Andoño ha declarado como testigo en el juicio y ha afirmado que desconoce si hacían falta dos firmas para retirar dinero, aunque ha comentado que esto es una decisión que la entidad acata en función de lo que decida la Junta Directiva de Osasuna, como sucede con cualquier empresa.

Al respecto, ha indicado que desde el club no se les ha presentado ninguna reclamación por el hecho de que hubiese recibos con una sola firma.

Asimismo, ha declarado que no existe ninguna normativa respecto a la necesidad de un número concreto de firmas por parte de Caixabank.

Según ha aseverado, en los casos de los que él tiene conocimiento el encargado de llamar para solicitar el dinero fue el exgerente Ángel Vizcay, que estuvo presente en todas las entregas que él recuerda, aunque en otras ha mencionado también la presencia del expresidente Miguel Archanco y el entonces director de la Fundación Osasuna, Diego Maquirriain.

Andoño ha manifestado que hubo ocasiones en las que no acudían dos apoderados, sino uno, y ha apuntado que “en muchos casos se llevaban el reintegro para firmarlo posteriormente” y ha destacado que era el contable, Tomás López, quien normalmente lo retornaba firmado correctamente.

Ha subrayado que había “confianza total” con el club debido a que mantenían relación cada dos o tres días, aunque ha asegurado que esto no implica que no verificasen las firmas que les entregaban.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El excontable explica cómo le uso la directiva para sacar dinero: "Estaba asfixiado, nadie me decía nada"