Una juez archiva una violación en Estella: la mujer inventó toda una 'película' contra su exnovio

Una concentración contra la violencia machista convocada a los pocos días de la denuncia en Estella. IÑIGO ALZUGARAY

La chica aseguró que su expareja la penetró y que en los hechos participaron, de manera violenta, tres o cuatro personas más. 

El Juzgado de Violencia sobre la mujer nº 1 de Estella ha decidido que se investigue a una mujer de la localidad que denunció una falsa violación por parte de su exnovio en la última noche de Halloween

La juez ha decidido el sobreseimiento libre y el archivo de la causa contra el acusado, también de Estella,y expareja de la mujer, que ha sido investigado durante más de 4 meses por esta denuncia falsa y puesto en la picota pública por unos hechos que no había cometido.

"Existen indicios racionales de haberse producido una denuncia falsa por unos hechos muy graves, que generan gran alarma social y, por lo tanto, un daño irreparable a la persona que ha sido sometida injustamente a este procedimiento", señala la juez en su auto al que ha tenido acceso este medio. 

Los hechos ocurrieron cuando la mujer presentó una denuncia contra su expareja al señalar que sobre las 6.30 horas del pasado 1 de noviembre, el acusado le abordó en la calle Julio Ruiz de Alda junto a otras personas al salir del bar Gavia y fue retenida y agredida física y sexualmente. 

Según manifestó la mujer, su expareja le golpeó en el ojo derecho y en el bajo vientre mientras era sujetada por un amigo de éste, siendo posteriormente penetrada vaginalmente sin preservativo por su expareja.

La víctima fingió incluso el momento de ser encontrada por otra vecina de la localidad, que avisó a la Policía Municipal de Estella.  Se colocó "dormida" sobre un banco y al despertarle "comenzó a llorar y a gritar". De alguna manera recuerda a los hechos ocurridos en San Fermín con La Manada. 

La mujer tenía en ese momento las medias rotas, moratones en el cuello (según su parecer eran “chupetones”) y una herida en el ojo. Al día siguiente, el 2 de noviembre, presentó denuncia contra su expareja, si bien indicó que en los hechos participaron unas cuatro o cinco personas a las que no pudo identificar.

Al ofrecer más detalles, comenzó toda su "película". Dijo que coincidió en el bar mencionado con su expareja quien estaba con su hermano, su primo y otros amigos.

Manifestó que el hermano de su exnovio le dijo algo que no entendió y se fue y que sobre las 6.32 horas, aproximadamente, salió del bar con su actual pareja y su cuadrilla, de los que se separó para ir a orinar a un callejón, a la altura del número 38 de la calle Julio Ruiz de Alda

Justo al terminar, declaró que fue abordada por su exnovio, "quien le insultó y forcejeó con ella y le dio un puñetazo a la que ésta respondió".

Después, siempre según su testimonio, intervinieron el resto de personas que le agarraron fuertemente y le golpearon por todo el cuerpo siendo su expareja quien le penetró vaginalmente, si bien no recordó si usó preservativo y si eyaculó.

La juez explica que durante sus distintas declaraciones se comenzaron a encontrar las primeras inexactitudes y contradicciones. Ante el médico forense mantuvo que sólo había sido agredida por su exnovio en presencia de un amigo suyo y que no se había utilizado preservativo. En sede policial, posteriormente, indicó que había sido agredida por al menos cuatro personas. 

Tras la denuncia, el hombre fue llamado a declarar. Según expone la juez, ofreció una versión "clara, concreta, persistente y muy detallada desde el mismo momento de su detención indicando todo lo que hizo durante la noche del día 31 de octubre al 1 de noviembre de 2017, siendo además corroborada su versión por todas las diligencias instructoras practicadas".

Además, el chico colaboró desde un principio con la jueza instructora consintiendo la recogida de muestras para obtener su ADN y poder contrastarlas con las recogidas a la víctima, entregó su terminal móvil y facilitó todos los datos precisos de las personas que lo acompañaron la noche en que supuestamente ocurrieron los hechos quienes corroboraron íntegramente su declaración.

Además, la versión del chico se corroboró también con otros elementos objetivos, ya que la exploración ginecológica de la mujer no apreció lesiones en su zona íntima, salvo lesiones de forcejeo a la altura de los codos y un hematoma en el ojo derecho. 

Las escasas lesiones en sus genitales no se correspondían con con la versión dada por la denunciante, que "evidenciaba una gran violencia por parte de sus agresores pues resaltó que le dieron golpes y patadas por todo el cuerpo".

La Policía Científica llevo a cabo recogidas de muestras no apreció ADN masculino ni tampoco hubo resultado en el resto de presencia de fluido espermático. 

La investigación judicial para trata de aclarar los hechos no terminó ahí, sino que se solicitó a las compañías telefónicas la posición de los móviles del chico en las horas en la que supuestamente ocurrieron los hechos. "El resultado confirma la versión dada por el investigado", explica el auto, pues en la información remitida se concluye que el terminal móvil indica que el usuario se encontraba en la zona de cobertura de antenas de Estella hasta las 5.43 horas.

Posteriormente, cuando supuestamente ocurrieron los hechos en la ciudad, la señal era ya de otra antena ubicada en Montejurra hasta las 6.08 y luego ya no hay más actividad hasta la mañana siguiente, lo que confirma que el hombre no estaba en el lugar señalado cuando dijo la mujer. 

Pero no sólo esto, sino que el chico explicó que sobre las 5.30 horas acompañó a dependencias policiales a una chica para practicar una prueba de alcoholemia, algo que también se ha demostrado cierto a través de las cámaras de grabación.

EL ALCALDE INCITÓ A LAS REDES

El alcalde de Estella, Koldo Leoz (Bildu) incitó en las redes sociales a los vecinos de Estella a manifestarse en la localidad "para apoyar a la chica que sufrió la agresión sexual", algo que según señaló es "consecuencia directa de nuestro modelo patriarcal de sociedad". No hubo en sus palabras ni en su comunicado emitido el 10 de noviembre ni un mínimo espacio para la presunción de inocencia.

Leoz agitó las redes sociales con fotos y convocatorias contra esta "agresión sexual". Al conocerse ahora este auto, ha culpado este martes a otras cuentas en las redes sociales "por inundarse de juicios de valor", aunque fue él mismo el que instigó a los ciudadanos contra el hombre acusado en falso. 

Koldo Leoz dijo textualmente en otro texto firmado el 8 de noviembre: "Lo que parece evidente es que la chica ha sufrido una agresión sexual y eso es lo que hay que denunciar, el hecho en si, la conculcación de su libertad como mujer y como ser humano de hacer con su cuerpo lo que ella quiera y no lo que otro u otros quieran. Hay que ser valiente para ir a un hospital, dejar que te hagan pruebas y análisis desagradables, acudir varias veces ante la Policía a contar lo que te ha pasado... Y es por ello que debemos apoyar a esta chica en estos duros momentos", manifestó el alcalde de Estella. 

El chico fue puesto en libertad después de la denuncia, pero con una orden provisional de alejamiento. "Esto no significa que la chica mienta", llegó a decir el alcalde en su página de Facebook.