PREMIUM  TRIBUNALES

La mujer acusada de estafar medio millón de euros a ancianos en un banco en Pamplona: "Me lo prestaron"

Las víctimas han destacado la gran confianza depositada en ella y que hacía que firmasen todo lo que les decía sin leerlo.

Un cliente firma un contrato en un banco para soliciar un préstamo económico. ARCHIVO
Un cliente firma un contrato en un banco para soliciar un préstamo económico. ARCHIVO  

Una extrabajadora de CaixaBank ha sido juzgada este miércoles 22 de marzo por estafar casi medio millón de euros a 7 clientes de la sucursal situada en la avenida Carlos III de Pamplona.

La mujer en un primer momento reconoció los movimientos fraudulentos de dinero ante los peritos que descubrieron la estafa " No necesitaba falsificar sus firmas, ellos firmaban todo lo que yo les decía".

La entidad devolvió el dinero a los clientes que ascendía a 483.981 euros y denunció a la trabajadora a la que despidió tras descubrir la estafa múltiple a clientes.

Pese a reconocer ante los peritos el fraude, ante la juez ha defendido una nueva versión: ha negado que les quitara a los ancianos el dinero y ha defendido que "se lo habían prestado" y que, además, ella devolvió parte en efectivo a algunos de sus clientes.

La fiscal pide a la mujer una pena de 6 años de prisión, una multa de 2.160 euros y a devolver todo el dinero sustraído. La acusación particular, ejercida por CaixaBank, ha solicitado 10 años y medio de prisión al considerar que además de un delito continuado de estafa, incurrió en otro delito de falsedad en documento mercantil al falsear el concepto de los reintegros y además solicita la devolución del dinero estafado y una multa de 4.320 euros.

Por su parte, la defensa de la trabajadora ha solicitado la absolución de su cliente.

Los hechos, juzgados durante este miércoles en Pamplona, se remontan a los años 2013 y 2015 cuando la mujer habría comenzado a extraer dinero de las cuentas de sus clientes haciéndoles creer que se destinaba a fondos de plazo fijo. Las cantidades extraídas en efectivo eran muy elevadas, llegando a extraer 172.000 euros de la cuenta de una de sus clientas.

Para hacer más creíble el engaño la mujer cambiaba el concepto de "Reintegro" por el de "fondo", "plazo" o "IPF" para que a las víctimas, que no utilizaban internet, les apareciese en la cartilla que se trataba de un supuesto fondo al que habían metido dinero.

Sin embargo, las cantidades, sacadas en efectivo por la trabajadora, las ingresaba después en varias cuentas de su propiedad y de su familia con la finalidad de hacer frente a los préstamos que habían solicitado para el negocio familiar, una gasolinera.

VÍCTIMAS SELECCIONADAS 

Por lo general las víctimas eran personas mayores, algunas con problemas de audición o movilidad, que no comprendían nada de los temas financieros. Incluso una de ellas, a la que le extrajo 48.000 euros de su cuenta, no ha podido declarar en condiciones ya que no comprendía la razón por la que estaba allí.

Sin embargo, todos ellos han negado que le prestasen dinero a la acusada. Varios han relatado que la mujer les llamó después de que los auditores detectaran la irregularidad para que mintiesen y dijeran que le habían prestado el dinero voluntariamente. También les dijo que si no la iban a despedir y que tenía dos hijas pequeñas.

Durante el juicio ha quedado demostrada la confianza y vulnerabilidad de las víctimas, incluso una de ellas ha señalado que "no se lo prestó porque no se lo había pedido pero que se lo hubiese prestado si lo hubiera hecho".

Una de las víctimas, la más joven y médico de profesión,  ha señalado que en una ocasión le dijo a la acusada que "le parecía que tenía más dinero antes en la cuenta" a los que la mujer le respondió que el dinero se había devaluado y que, al ir a la sucursal en horario de tardes, podrían haberse duplicado los movimientos y que mostrase más dinero que el que realmente había.

La mayoría de las víctimas han destacado la gran confianza que tenían depositada en ella, incluso con algunas iba a tomar café antes o después de trabajar y les hablaba de sus problemas y de que tenía dos hijas pequeñas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La mujer acusada de estafar medio millón de euros a ancianos en un banco en Pamplona: "Me lo prestaron"