PREMIUM  TRIBUNALES

El condenado por clavar un cuchillo en la cabeza a un policía en Marcilla vuelve a las andadas: "Te haré lo mismo"

Tiene 23 años, es de nacionalidad nicaragüense y en 2014 fue condenado a ser expulsado de España, aunque la pena no llegó a ejecutarse.

Un hombre golpea a otro y sostiene un cuchillo para intenar clavárselo. ARCHIVO
Un hombre golpea a otro y sostiene un cuchillo para intenar clavárselo. ARCHIVO  

Tiene 23 años, reside en la localidad navarra de Marcilla aunque es de nacionalidad nicaragüense, se encuentra en situación administrativa irregular y cuenta un largo historial de delitos: por lesiones, malos tratos, atentado contra la autoridad, desórdenes públicos... En 2014 debió ser expulsado de España, aunque un juicio que tenía pendiente imposibilitó dar cumplimiento a esta condena.

Hace tan solo unos días se ha producido su última detención, en este caso por amenazar gravemente a un joven. "Te voy a hacer lo mismo que les hice a aquellos policías", le soltó a su víctima, que presentó una denuncia en la comisaría de la Policía Foral en Tafalla y dio lugar a este nuevo arresto en Marcilla.

Con su amenaza, S.R.G.L. hacía referencia a la sangrienta noche del día de la Lotería de Navidad de 2013, cuando acuchilló a dos policías forales y causó lesiones a otros dos que habían acudido poner orden en un piso de la citada localidad navarra.

Los hechos tuvieron lugar a medianoche. Los agentes fueron requeridos para personarse en la vivienda y allí se toparon con el criminal, que entonces contaba con 20 años. Sostenía un cuchillo en su mano y los policías le pidieron que lo soltase y saliese de la habitación. No hizo caso y decidieron encerrarle a la espera de refuerzos.

ATACÓ A CUATRO AGENTES DE LA POLICÍA

Otra patrulla se personó en el piso y volvieron a la habitación, donde encontraron al joven blandiendo dos cuchillos: uno de 20 centímetros y otro de 8. Tras desatender las órdenes policiales para que dejase las armas, el criminal se fue aproximando lentamente hacia los agentes y se abalanzó sobre ellos.

Clavó el cuchillo de mayores dimensiones en la cabeza de uno de los policías, produciéndole una incisión de 15 centímetros. Con el otro arma dejó una herida en la región frontal derecha del rostro a un segundo agente. Y los otros dos policías sufrieron lesiones físicas por las que tuvieron que revisar asistencia médica.

A pesar de la agresividad del joven y de su estado de agitación, porque continuaba lanzando golpes con los cuchillos en la mano, los cuatro agentes lograron reducirle y ponerle los grilletes. "Hijos de puta, cabrones, os voy a matar", gritaba el detenido según recoge el auto judicial por el que finalmente fue condenado.

"TE VOY A RAJAR COMO RAJÉ EN SU DÍA A UN PRINGAO COMO TÚ"

"Soy jefe de los Maras y voy a pedir vuestras cabezas", les amenazó haciendo referencia a la banda criminal que ha extendido sus violentas pandillas desde Centroamérica hasta Canadá y el sur de Europa. Otra patrulla del cuerpo policial navarro llegó hasta el domicilio para encargarse de conducirle a un centro médico para que fuese examinado y a comisaría posteriormente.

Durante toda la madrugada, las intimidaciones fueron la constante. "Me he quedado con vuestra cara, os voy a matar". "Sois unos mierdas para mí, os voy a rajar y despedazar". "Si logro quitarte la pistola te pego un tiro"... Hasta que en su escalada de agitación llegó a escupir en la cara a uno de los policías y le amenazó con apuñalarle: "Te voy a rajar como rajé en su día en la discoteca de Calahorra a un 'pringao' como tú".

El Juzgado de lo Penal Número 4 de Pamplona condenó en septiembre de 2014 a S.R.G.L. por un delito de atentado, cuatro delitos de lesiones, una falta de amenazas y otra contra el orden público. Se le impuso una pena de 3 años y 6 meses de cárcel, además de una multa de 280 euros y más de 12.000 euros en concepto de indemnizaciones para los cuatro agentes heridos. Uno de ellos, el que se llevó la cuchillada en la cabeza, tuvo que estar de baja 84 días y cuenta con una cicatriz como secuela de aquella noche; su indemnización se cifró en 6.265,13 euros.

NUNCA LLEGÓ A SER EXPULSADO DE ESPAÑA

La pena de 3 años y medio de cárcel impuesta por el juez fue sustituida por la expulsión de España y la prohibición de regresar durante 10 años. Esta condena nunca llegó a ejecutarse, ya que el criminal tenía una causa pendiente en el Juzgado de Instrucción Número 2 de Calahorra, por lo que continuó ingresado en la cárcel de Pamplona.

Más de tres años después de este juicio, ante la imposibilidad de ejecutar el destierro y tras cumplir su condena en España, S.R.G.L. sigue en situación administrativa irregular y es ya un viejo conocido de las fuerzas y cuerpos de seguridad "Es un sujeto de cuidado", puntualizan desde la Policía Foral.

Ahora acaba de volver a sentarse ante un juez para dar explicaciones de sus amenazas con revivir la noche del 22 de diciembre de 2013. De momento se le ha impuesto una medida de alejamiento y la prohibición de comunicarse con su víctima mientras dure esta nueva causa judicial, una línea más en su historial delictivo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El condenado por clavar un cuchillo en la cabeza a un policía en Marcilla vuelve a las andadas: "Te haré lo mismo"