PREMIUM  TRIBUNALES

Condenado un odontólogo a pagar 85.000 euros a una pamplonesa a la que le atravesó la nariz con el tornillo de un implante

El hombre no realizó ningún tipo de prueba, análisis o radiografía a la mujer por lo que fue rompiendo el hueso de su mandíbula superior.

Un dentista observa la boca de un paciente en una imagen de recurso. ARCHIVO
Un dentista observa la boca de un paciente en una imagen de recurso. ARCHIVO  

Un odontólogo de Pamplona de una de las clínicas que Vitaldent tiene en la Comunidad foral ha sido condenado a indemnizar a una de sus pacientes con 85.000 euros por una sucesión de intervenciones chapuceras.

La mujer acudió por primera vez a la clínica en el año 2007 para que le colocasen tres implantes dentales. El odontólogo intervino hasta en cuatro ocasiones a la mujer entre los años 2007 y 2010. Cada una de las operaciones fue más desafortunada que la anterior.

El hombre no hizo ningún tipo de prueba o análisis para conocer el estado de la dentadura ni la masa ósea de la mujer por la que fue rompiendo en cada una de las intervenciones mayor superficie ósea de la mandíbula superior de la paciente hasta que en la última terminó por atravesar la nariz de la mujer con el tornillo del implante, que salió por uno de sus caños nasales.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Pamplona celebró el pasado viernes 16 de septiembre el juicio por el delito continuado de lesiones causadas por imprudencia grave y profesional. El fiscal pedía 160.000 euros por los daños causados, devolver a la víctima los más de 3.000 euros que le había cobrado por las nefastas operaciones y dos años de cárcel.

CUATRO OPERACIONES, A CADA CUAL PEOR

El odontólogo, sin ningún tipo de prueba, análisis o radiografía previa, colocó dos tornillos en el hueso de la mandíbula que fracturaron su hueso mandibular. Mientras un tornillo terminó por caerse, el otro traspasó su membrana nasal. De hecho, en la cuarta y última operación, atravesó el hueso y el tejido llegando a asomarse por la nariz de la clienta. 

Las consecuencias inhabilitaron a la paciente a desarrollar una vida normal. Sufrió una pérdida ósea extrema que tardó en recuperar más de dos años. A esto, se suman las secuelas de pérdida de sustancia en el paladar duro y blando y que le causaron un impedimento funcional del uso de la boca. También un perjuicio estético muy grave

El hombre, que intervino de forma sumamente imprudente a la paciente, le causó graves daños físicos, estéticos y psíquicos, además de distintas secuelas. La mujer y clienta de la clínica pagó 3.325 euros por sus servicios. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Condenado un odontólogo a pagar 85.000 euros a una pamplonesa a la que le atravesó la nariz con el tornillo de un implante