• lunes, 26 de julio de 2021
  • Actualizado 07:56

 

 
 

TRIBUNALES

Condenan a 6 meses de prisión al encargado de un bar de Pamplona por humillar a una empleada

Se refería a ella como “tonta, puta, emigrante de mierda, zumbada" y le "agarraba los michelines" para humillarla.

Vista de la calle amaya de Pamplona
Vista de la calle amaya de Pamplona. Google Maps.

Un hombre ha sido condenado en Pamplona a 6 meses de prisión y a indemnizar con 3.000 euros a una joven que trabajaba en el mismo bar en concepto de daño moral. La sentencia ha sido dictada por el Juzgado de lo Penal nº 1 de Pamplona y puede ser recurrida.

Los hechos tuvieron lugar desde septiembre de 2012 hasta octubre del mismo año cuando tanto el condenado como la víctima coincidieron trabajando como encargado y ayudante de camarero, respectivamente, en un bar de la calle Amaya de Pamplona.

Según relata la sentencia, el encargado trataba de forma inadecuada a todas las mujeres que trabajaban a sus órdenes y de forma aún más acentuada a la joven demandante a la que se refería como “tonta, puta, emigrante de mierda, zumbada, no sirves para nada, vete a tomar por el culo”. Además, le dedicaba gestos obscenos como agarrarse los genitales diciéndole “para ti, chúpamela” o le agarraba los michelines para reírse de ella.

Los hechos fueron corroborados por los demás trabajadores del bar que señalan que la actitud del encargado se centró en la joven porque era la que no se defendía.

El encargado le hacía todo tipo de comentarios vejatorios incluso cuando la joven se ponía a llorar “mira como llora”, “mira como tiembla”, decía el ahora condenado.

La joven, que en aquel momento tenía 22 años, fue diagnosticada de un trastorno mixto ansioso depresivo que no era en su totalidad consecuencia del trato del encargado hacia ella y se le concedió la baja laboral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Condenan a 6 meses de prisión al encargado de un bar de Pamplona por humillar a una empleada