• martes, 26 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:58

 

 
 

TRIBUNALES

Chivite impone en Navarra un nuevo toque de queda sin esperar a la decisión de los jueces

La presidenta acuerda medidas restrictivas contra los derechos fundamentales de los ciudadanos antes de que los jueces se pronuncien sobre estas graves medidas. 

María Chivite junto a Javier Remírez, en Pamplona. PABLO LASAOSA
María Chivite junto a Javier Remírez, en Pamplona. PABLO LASAOSA

María Chivite continúa con sus tics totalitarios en Navarra y este domingo ha impuesto a todos los ciudadanos nuevas limitaciones sobre su libertad individual sin esperar a la decisión de los tribunales, que ya han tumbado esta medida, por ejemplo, en el País Vasco y Canarias. 

La presidenta del Gobierno de Navarra, aliada con EH-Bildu, no permite a los ciudadanos salir a la calle a determinadas horas del día (de 23 a 6 horas) a pesar del fin del estado de alarma, una situación que decenas de juristas consideran inaceptable por entender que el actual ordenamiento jurídico no permite que las Comunidades Autónomas puedan acordar, fuera del estado de alarma, medidas restrictivas de derechos fundamentales con carácter general no individualizado. 

A pesar de todo esto, Chivite ha decidido demostrar que ella está por encima del resto de ciudadanos y ha impuesto un toque de queda arbitrario, sobre el que tendrá que decidir el TSJN, una resolución que no se conocerá hasta el martes, pues el Gobierno de Navarra no va a remitir hasta este lunes el nuevo decreto aprobado.

Otras comunidades, sin embargo, han remitido las medidas a los tribunales antes de que entraran en vigor, pero Chivite ha optado por la dura imposición para poder seguir con la coacción contra los ciudadanos a base de multas y denuncias. 

Por supuesto, María Chivite no ha comparecido ante los medios de comunicación de Navarra ante la aplicación de estas medidas, más allá de volver por enésima vez a la emisora de radio progubernamental.

El estado de alarma al que todos los ciudadanos se han visto sometidos durante 6 meses por el Gobierno de Pedro Sánchez terminó con el inicio del domingo 9 de mayo. Mientras la mayoría de las comunidades de España han optado por eliminar y no imponer el toque de queda, en Navarra Chivite ha querido mantener esta gravísima restricción de derechos fundamentales a los ciudadanos, que llevan más de 6 meses soportando limitaciones y restricciones. 

Por este motivo, desde este domingo se mantiene el toque de queda en Navarra, aunque podría quedar en nada si el TSJN o el Tribunal Supremo consideran que no es posible imponerlo a los ciudadanos sin la previa aprobación de un nuevo estado de alarma. 

Navarra sólo ha modificado un par de aspectos tras el fin del estado de alarma, entre ellos el fin del cierre perimetral vigente desde el mes de octubre, que impedía a los ciudadanos salir de la Comunidad foral salvo excepciones. 

Junto a todo ellos, las reuniones en espacios privados como domicilios están limitadas a dos unidades convivenciales y 6 personas y en espacios públicos sólo podrán reunirse un máximo de 6 personas aunque sean de diferentes unidades de convivencia. 

Los bares siguen cerrados a cal y canto en Navarra, salvo las terrazas, que ahora pueden estar abiertas hasta las 22 horas, una hora más que hasta el sábado. 

Además, la mascarilla sigue siendo obligatoria en todas las circunstancias y sigue prohibido fumar en la calle en movimiento y siempre que se pueda garantizar una distancia con otra personas de 2 metros. 

En el País Vasco, ante la inseguridad jurídica para mantener el toque de queda, se envió un borrador de decreto al TSJPV, que en un auto emitido el viernes se han rechazado las restricciones con el argumento de que el actual ordenamiento jurídico no permite que las comunidades autónomas puedan acordar, fuera del estado de alarma, decisiones restrictivas de derechos fundamentales.

El lehendakari ha optado por acatar esa decisión judicial y ha aprobado un decreto del que queda fuera el cierre perimetral, el toque de queda y la limitación de reuniones de personas, y en el que como novedad amplía el horario de la hostelería, el comercio y de las actividades sociales y culturales a partir del domingo hasta las diez de la noche.

En el resto de comunidades donde han decidido mantener el estado de alarma, todas han esperado a la respuesta de los tribunales antes de volver a imponerlo, todo lo contrario que Navarra. Es el caso de Baleares, la Comunidad Valenciana o Cataluña, donde han considerado justificado mantener el toque de queda por la situación sanitaria.

El Consejo de Ministros aprobó el pasado día 4 un decreto que prevé la posibilidad de recurrir ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo para que unifique criterio sobre las medidas que limiten o restrinjan derechos fundamentales.
 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Chivite impone en Navarra un nuevo toque de queda sin esperar a la decisión de los jueces