TRIBUNALES

Los acusados por la violación de San Fermín entraron al portal de los hechos increpados por una vecina

El testimonio de la vecina del portal ayuda a perfilar los momentos previos a la supuesta violación del 7 de julio en Pamplona.

Vista del portal de la calle Paulino Caballero 5 de Pamplona, cerca de la avenida de Roncesvalles, donde ocurrió la agresión sexual del 7 de julio. IÑIGO ALZUGARAY
Vista del portal de la calle Paulino Caballero 5 de Pamplona, cerca de la avenida de Roncesvalles, donde ocurrió la agresión sexual del 7 de julio. IÑIGO ALZUGARAY  

Los cinco acusados de la violación a una joven madrileña el 7 de julio en Pamplona accedieron al portal increpados por una vecina del edificio. La mujer advirtió que un joven que entraba con ella al portal no era vecino del edificio y le preguntó si era vecino de ese portal, a lo que el joven, uno de los cinco sevillanos, le respondió con soltura que sí, la mujer le contestó que su cara no le sonaba y el joven entonces le respondió con descaro que "a él tampoco le sonaba ella".

La mujer se negó a subir con el joven en el ascensor y esperó en el portal y mirando a la pantalla del ascensor a que el joven se bajase en el piso en el que había dicho que vivía.

Este sábado 17 de septiembre declararon ante el juez hasta 8 testigos de la todavía presunta violación del 7 de julio. Varias de las declaraciones sirvieron para seguir concretando y perfilando lo ocurrido la madrugada del 7 de julio cuando 5 jóvenes habrían agredido sexualmente a una joven madrileña de 18 años en el portal número 5 de la calle Paulino Caballero de Pamplona.

Uno de los testigos ayudó a concretar este último punto: cómo consiguieron acceder al portal. Entre las personas llamadas a declarar en calidad de testigos se encontraba la vecina que llamaba al timbre cuando los jóvenes sevillanos junto a la chica pasaban por la calle Paulino Caballero.

La declaración de la mujer ha sido crucial. La vecina ha argumentado que ella solamente vio a uno de los jóvenes sevillanos. La mujer declaró ante el juez que sobre las 3 de la mañana estaba llamando al timbre del portal de su domicilio para que le abrieran, cuando sonó el mecanismo de la puerta una mano pasó sobre ella para abrir la puerta.

La mujer sorprendida se giró hacia el joven, uno de los sevillanos, aunque no supo concretar si su acento era andaluz. La vecina vio que no era un vecino del edificio y le preguntó que si era vecino del portal a lo que el joven le contestó que sí. La mujer le respondió que no le sonaba y el de forma descarada le contestó que "a él tampoco le sonaba ella".

Ambos entraron al portal y se dirigieron al fondo donde se encuentran los ascensores. La mujer, que continuaba asustada al no saber qué pretendía el joven que se había metido en el portal, le preguntó que a qué piso iba. El joven le dijo que al segundo piso. Al llegar el ascensor el joven se montó pero la vecina le dijo que no se iba a montar en el ascensor con el. El joven subió hasta el segundo, la mujer comprobó que se había bajado en el segundo piso gracias a la pantalla del ascensor, esperó y volvió a llamar al ascensor para subir a su casa.

Lo que la mujer no sabía es que el joven había vuelto a bajar por las escaleras para abrir a sus amigos y a la joven a la que habían insistido para que se sentase al lado de dicho portal mientras ellos continuaban bebiendo.

Esta habría sido la última estrategia de los jóvenes para que la chica no se marchase. Justo antes de convencerla para parar al lado del portal, la joven madrileña había señalado que quería irse y pretendía marcharse por otra calle paralela para que los jóvenes la dejasen en paz

La vecina señaló que había pasado miedo por lo ocurrido pero que solo se había fijado en el joven que se metió al portal con ella y no supo concretar si vio a más personas con las que iba este joven.

LA DEFENSA LLAMA COMO TESTIGO A "UN LIGUE" DEL DÍA 6 DE JULIO

El abogado de la víctima, Carlos Bacaicoa, tras las declaraciones de los testigos señaló que aunque estaba satisfecho porque las versiones iban acotando el caso, el testimonio de la joven propuesta para testificar por la defensa le había causado gran sorpresa.

La joven se trataba de "un ligue" de uno de los jóvenes, que los había conocido la noche anterior en Sanfermines. Según el abogado el testimonio se basaba en que "eran muy simpáticos, ligaban mucho y no tenían necesidad de violar a nadie".

Además de esta mujer, otros 7 testigos estaban llamados a declarar este sábado 17 de septiembre en el Juzgado de Guardia de la Audiencia Provincial de Navarra.

Hasta el Palacio de Justicia se desplazaron los abogados de las partes, Carlos Bacaicoa, letrado de la víctima y los abogados de los cinco sevillanos procesados por la violación del 7 de julio en Pamplona, Agustín Martínez Becerra, Jesús Pérez Pérez, Juan Manuel Canales Cid Carmen Sala, que defiende a dos de los jóvenes sevillanos.

También acudieron a testificar una pareja de Etxauri, que fueron los primeros en atender a la víctima en el banco de la avenida Roncesvalles donde la joven se sentó tras lo ocurrido. También han testificado los policías municipales que acudieron tras la llamada de la pareja a la policía para denunciar la violación que mantuvieron lo escrito en el informe.

Además testificó la mujer que encontró el teléfono móvil de la joven madrileña en la cuesta de Labrit. El móvil de la víctima supuestamente lo habían robado los jóvenes tras la agresión y se habrían deshecho de él antes de volver a la zona de bares del Casco Viejo de Pamplona tras la supuesta agresión. La mujer, al encontrar el móvil y ver que no tenía tarjeta, introdujo la suya y encendió el móvil por lo que el terminal, al volver a estar operativo, pudo ser localizado por la policía.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los acusados por la violación de San Fermín entraron al portal de los hechos increpados por una vecina