CASO OSASUNA

Los exdirectivos Bandrés y Peralta aseguran que "no hay ninguna prueba que acredite" que "tocaran" el dinero

Los letrados de ambos exdirectivos han usado la misma estrategia para reclamar la absolución, esgrimiendo que solo "hay difamaciones".

El exdirectivo de Osasuna, Sancho Brandrés. acude al juicio por el 'Caso Osasuna' en el Palacio de Justicia de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
El exdirectivo de Osasuna, Sancho Brandrés. acude al juicio por el 'Caso Osasuna' en el Palacio de Justicia de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

La abogada del exdirectivo de Osasuna Sancho Bandrés ha defendido que "no hay ninguna prueba que acredite" que su cliente "tuviera conocimiento de todos los extractos de dinero" en el club en la temporada 2012-2013 y 2013-2014 y ha asegurado que "no pudo conocer esas extracciones de dinero y su contabilización".

Además, ha considerado "desolador" que después de que miembros de la Junta Directiva "hayan excluido" a su representado de la supuesta prima al Betis por ganar al Valladolid en el penúltimo partido de la temporada 2013-2014 "se sigan manteniendo las acusaciones contra él por el mero hecho de que Ángel Vizcay la siga manteniendo" y, por todo esto, ha pedido su absolución.

En sus conclusiones definitivas en el juicio del caso Osasuna, la letrada de Bandrés, que se enfrenta a una petición de cárcel por parte de la Fiscalía de 11 años y 11 meses por los delitos de apropiación indebida, falsedad contable y corrupción deportiva, ha remarcado que su cliente "no ejerció de facto las funciones de tesorero". Y ha asegurado que "en la junta no había cargos definidos" como "había venido siendo siempre"

En este sentido, ha argumentado que Bandrés "no satisfacía los pagos ni los autorizaba, no tenía las claves de la banca digital y nunca controló el movimiento de caja" y ha afirmado que las declaraciones del exgerente Ángel Vizcay sobre las funciones de su cliente en el club son "imposibles".

"Nunca Vizcay había dicho que mi representado autorizara esos pagos y esos reintegros, siempre situó a mi representado donde estaba, en sus funciones con Hacienda", ha manifestado la abogada, para quien "la falta de correspondencia" de las manifestaciones del exgerente sobre las funciones de Bandrés "se ve más evidente" con lo que declaró el excontable Tomás López,

Según ha expuesto, el testimonio de López supone "una prueba de descarga para esta parte", ya que "dijo que Bandrés no estaba en el día a día".

"Las funciones reales de Bandrés fueron la Hacienda foral, la financiación y las irregularidades contables", ha apuntado la letrada, quien ha remarcado que "el trabajo que hizo con la Hacienda foral fue intenso". "Tenía que bregar con los 64 de los 80 millones de deuda que el club tenía", ha agregado.

Asimismo, la abogada ha detallado que el trabajo de su representado "afectaba a las cuentas anuales, no a la contabilidad, y afectaba no sólo al ejercicio que le correspondía sino a los ejercicios anteriores".

"Lo que hizo fue ir corrigiendo todos los errores, lo que ocurría es que todos esos errores arrastrados a la temporada 2012-2013 supusieron un pasivo de 23 millones, de tal modo, que el club tenía 23 millones más de deuda. Estos 23 millones no se llevan a la cuenta de resultado, sino que se reflejan en el patrimonio", ha aseverado.

Por otro lado, ha defendido que Sancho Bandrés "no dio su consentimiento ni conoció ninguna de las extracciones de dinero" que se juzgan en el presente caso, "tampoco consintió ni conoció la existencia y la contabilización del recibí de 900.000 (a unos agentes inmobiliarios) y "tampoco prestó su consentimiento ni conoció la decisión de la junta de pagar al Betis".

En concreto, sobre el recibí de los 900.000 euros, la letrada ha considerado que "la introducción sorpresiva de una prueba excluye el conocimiento de mi representado sino que además revela un especial esfuerzo por parte de las acusaciones de meter a Bandrés donde no hay manera de encontrarlo". "Mi representado nunca dio una orden de contabilización", ha agregado.

Ha afirmado, además, que "las cuentas anuales del club de la temporada 2012-2013 reflejaban la imagen fiel del club y además supusieron que las cuentas de los ejercicios anteriores también lo hicieran".

Para la abogada de Sancho Bandrés, "las imputaciones que se han hecho" por parte de las acusaciones contra su representado carecen de "una fundamentación jurídica fina, clara o que le pueda atribuir mínimamente esa responsabilidad".

"Lo que he visto es un trazo bastante grueso que se atribuye por pertenecer a un órgano", ha sostenido la letrada, para apelar al "principio de responsabilidad personal del derecho penal".

Ha considerado, además, que las acusaciones han jugado "al espigueo, intentando coger lo que más conviene" para atribuir los delitos y ha defendido que "toda la actuación" de Bandrés se ha dirigido a "la protección del patrimonio que estaba administrando".

PERALTA DICE QUE "SÓLO HAY DIFAMACIONES"

Por su parte, el abogado del exdirectivo de Osasuna Jesús Peralta ha argumentado que "no hay ni un solo documento donde se diga" que su representado "ha tocado dinero" del club y ha considerado que en este caso "sólo hay difamaciones" por parte del exgerente Ángel Vizcay, cuya declaración ante la Liga "ni ha sido voluntaria ni ha sido sincera".

El exdirectivo de Osasuna, Jesús Peralta en el comienzo del juicio por el Caso Osasuna en el Palacio de Justicia de Navarra. IÑIGO ALZUGARAY

En sus conclusiones definitivas en el juicio del caso Osasuna, el letrado de Peralta ha destacado que su cliente "estuvo 23 meses como vocal de la Junta, sin firma en los bancos y sin titulación académica ni formación alguna en temas de cuentas o algo que se le parezca".

"No hay ni un solo documento donde se diga que haya tocado dinero y no hay ninguna prueba directa", ha argumentado el abogado, quien ha subrayado que "no pueden confundirse los indicios con las sospechas".

En su opinión, en este caso "sólo hay difamaciones" y "tratar de desacreditar a determinadas personas que en una primera instancia fue conseguido y con mucho éxito, por cierto, por parte de una única fuente". "La fuente viciada es el señor Vizcay", ha destacado el abogado, para quien la declaración del exgerente ante la Liga de Fútbol Profesional "ni ha sido voluntaria ni ha sido sincera".

En este sentido, el abogado de Peralta ha lamentado el "daño moral" que se ha realizado a su acusado, al que la fiscal pide 12 años y 5 meses de prisión por los delitos de apropiación indebida, falsedad contable y corrupción deportiva, y ha insistido en la idea de que "no hay nada que acredite que Peralta se haya apropiado de una cantidad".

"Este señor no ha cogido un dinero que no era suyo, no se apropió", ha alegado el letrado, para agregar que lo que recibió Peralta fue "un justo pago a la labor que hizo durante los dos años que estuvo en la Junta Directiva". Según ha indicado, estas dietas "salen" de la asistencia a las juntas directivas o las salidas a partidos, por lo que, a su juicio, "el dinero está perfectamente justificado".

Ha afirmado así que "por encima de difamaciones y calumnias no se le ha encontrado ninguna manera de conseguir dinero" del club y, sobre el delito de falsedad contable que se le imputa, ha argumentado que las cuentas anuales "se firmaron, como las firmó la gestora", así como otros miembros de la Junta Directiva que no están siendo juzgados en este caso. "El puesto de Peralta era de vocal, no era responsable de las cuentas", ha subrayado.

"LA ACTUACIÓN DE LA LIGA DEJA MUCHO QUE DESEAR"

Por otro lado, el letrado de Jesús Peralta ha sido muy crítico con la Liga de Fútbol Profesional y ha considerado que "su actuación en este mal llamado caso Osasuna deja mucho que desear".

Ha rebatido el abogado los argumentos dados por la Liga para pedir la condena de los acusados y ha criticado que "se nos diga que la única prueba que tienen de cargo es Vizcay y que lo esgriman haciéndose adalides del juego limpio". "Esta persona no ha declarado de forma voluntaria y esto ha estado encima de todo este procedimiento", ha agregado.

Para el letrado, "no se puede ser pirómano y bombero a la vez" y ha acusado a la Liga de "utilizar a Osasuna". "Ha encontrado a un club pequeño, histórico, con valores y una gran afición y ha hecho escarnio de él", ha lamentado.

Ha criticado, además, que el presidente de la Liga, Javier Tebas, al que ha llamado "don Javier del gran poder", "ha encargado auditorías, pone detectivas y llama a sus amigos contaminados, Quique Pina (expresidente del Granada) y Carlos Suárez (expresidente del Valladolid)". Y ha afirmado que "no podemos compartir ni una de las cosas que han comentado desde la Liga".

Asimismo, sobre los presuntos amaños, el abogado de Peralta ha remarcado que los jugadores, entrenadores y árbitros que han comparecido como testigos "están ajenos a cualquier figura de amaño". Y ha criticado que Vizcay "no se ha conformado sólo con pegar contra las personas que tenía al lado en la Junta Directiva, sino que ha pegado también contra jugadores".

El abogado ha concluido su informe de conclusiones argumentado que "si alguien ha colaborado con la Justicia ha sido Peralta", por lo que, según ha expuesto, si a alguien hay que aplicarle la atenuante de colaboración es a él, si finalmente la sala decide condenarle.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los exdirectivos Bandrés y Peralta aseguran que "no hay ninguna prueba que acredite" que "tocaran" el dinero