CASO OSASUNA

Hacienda Foral afirma que las cuentas anuales de Osasuna y la realidad "se parecían poco"

Iñaki Ibáñez, delegado de Osasuna, dice no tener "información" de que el club primara a terceros equipos.

Edificio del departamento de Economía y Hacienda de Navarra, en Pamplona GOBIERNO DE NAVARRA
Edificio del departamento de Economía y Hacienda de Navarra, en Pamplona GOBIERNO DE NAVARRA  

Iñaki Ibáñez, delegado de Osasuna, ha afirmado que no tiene información "fehaciente" de que se hayan producido primas para tratar de pactar resultados en partidos de fútbol, si bien ha reconocido que es "un run run que se oye todas las temporadas".

Ibáñez, que ha declarado como testigo en el juicio del caso Osasuna, ha señalado que en el club se podían hacer comentarios como "un run run general" en torno a amaños, pero "no haciendo referencia a Osasuna".

"Lo achaco más a comentarios de bar", ha señalado. Además, ha afirmado que él no tiene noticia de que haya habido "sobresueldos" en el club.

Por su parte, Ángel Martín González, exdirector deportivo de Osasuna, ha afirmado, al igual que ya dijo en la fase de instrucción, que es mentira que él estuviera presente cuando supuestamente se entregó un dinero en la temporada 2012/2013 al Valladolid por ganar al Deportivo, como aseguró el exgerente Ángel Vizcay.

"No tengo ni idea de por qué Vizcay dijo eso", ha afirmado, para señalar que es "mentira" y que cree que "tenía que ser algo importante para que hiciera esas declaraciones". "No le veo ninguna explicación", ha asegurado.

Por otro lado, ha señalado que no conoce la empresa Flefield, a cuyo nombre se hicieron tres facturas y un contrato en el que se justificó la salida de 1,5 millones del club por labores de 'scouting' (seguimiento de futbolistas para realizar posibles fichajes).

Precisamente, Martín González, que dejó Osasuna en agosto de 2013, ha explicado que eran él y las personas de su equipo las que realizaban esas tareas y ha considerado que "no es lógico" gastar 1,5 millones en esas labores.

HACIENDA OBSERVÓ DISCREPANCIAS

El exresponsable del servicio de inspección de la Hacienda Navarra Óscar Martínez Bujanda ha declarado este jueves, en el juicio por presunto amaño de partidos, que el resultado de las cuentas anuales de Osasuna y la realidad "se parecían poco".

Martínez, quien ha comparecido como testigo en la Audiencia de Navarra, ha relatado que, en diciembre de 2013, la Unión Europea abrió un expediente a España por la presunta concesión de ayudas de Estado a los clubes españoles que no son sociedades anónimas deportivas (SAD), entre ellos Osasuna.

La UE consideraba que, por ser clubes, estas entidades tenían en el Impuesto de Sociedades una normativa fiscal más favorable que si fueran SAD.

Por este motivo, ha apuntado, la Hacienda Foral se puso en contacto con Osasuna para pedirle documentación con la que preparar alegaciones al expediente, ya que "era determinante" saber si Osasuna había tenido beneficios o pérdidas en esos años.

La entrega de la documentación se demoraba y por ello los técnicos de Hacienda mantuvieron una reunión el 3 de febrero de 2014 con el entonces tesorero de Osasuna, Sancho Bandrés, también acusado en esta causa, y un asesor del club.

Bandrés, ha comentado el técnico de Hacienda, les dijo que, si bien en las cuentas anuales podían figurar beneficios, la realidad es que en esos años había habido pérdidas, teniendo en cuenta algunas salvedades y limitaciones.

Hacienda alegó ante la UE que no había ayudas de Estado porque casi todos los años Osasua había tenido pérdidas.

El expediente, ha indicado Martínez Bujanda, se resolvió en enero de 2016 y determinó que conceptualmente había habido ayuda de Estado, pero el beneficio obtenido por el club no llegaba a 4.000 euros y por tanto no había que hacer una regularización.

HABLA EL DETECTIVE QUE SIGUIÓ A LOS JUGADORES DEL BETIS

Una detective que trabajó para una empresa contratada por la Liga para hacer seguimientos a jugadores del Betis en 2014, en concreto a Jordi Figueras y Antonio Amaya, ha asegurado en el juicio del caso Osasuna que no vio que se reunieran con directivos o empleados del club navarro.

La detective, que ha declarado como testigo en el juicio, ha señalado que realizó los seguimientos junto a otros tres compañeros aproximadamente entre el 12 y el 18 de mayo, coincidiendo con la época en que se disputaban las jornadas clave para determinar qué equipos descendían de Primera a Segunda División.

Según ha señalado, no le explicaron cuál era el objeto de sus seguimientos, más allá de que tenía que controlar a los entonces jugadores del Betis Antonio Amaya y Jordi Figueras, acusados ahora en el juicio.

Los detectives certificaron por ejemplo que varios jugadores se reunían en un bar de Sevilla tras los entrenamientos y constataron distintos movimientos de los ahora acusados, pero, según ha señalado la testigo, no se produjo ningún encuentro con directivos o empleados de Osasuna.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Hacienda Foral afirma que las cuentas anuales de Osasuna y la realidad "se parecían poco"