• viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 04:16

 

 
 

TRIBUNALES

"Hizo vida cotidiana tras matarla": la familia pide 25 años para el asesino de Blanca Esther en Burlada

El escrito de acusación rebela con detalle la sangre fría del hombre tras asesinarla: durmió, tomó café y vio el partido de Osasuna en un bar. 

Bomberos encuentran el cuerpo de Blanca Esther Marqués en el río Arga a su paso por el puente del Vergel. PABLO LASAOSA 04
Los bomberos encontraron el cuerpo de Blanca Esther Marqués en el río Arga a su paso por el puente del Vergel cinco días después de su asesinato. PABLO LASAOSA

La acusación particular ha elevado le petición de cárcel hasta los 25 años contra el asesino de Blanca Esther Marqués en Burlada el pasado mes de enero. 

Francisco Javier Nieto Jiménez, su pareja en ese momento, se encuentra en prisión después de reconocer que estranguló a la mujer en la vivienda que compartían a raíz de una discusión por un viaje. Luego tiró el cuerpo al río y esperó casi 48 horas, cuando ya se buscaba a la mujer, para presentarse ante la policía. 

En esta caso, la acusación en representación de la familia de la mujer no aprecia ningún atenuante, por lo que solicita una pena de cárcel de tres años más con respecto a los 22 que ha pedido la Fiscalía de Navarra

Además, en su escrito de acusación, la familia considera que el hombre deberá pasar hasta 10 años en libertad vigilada cuando salga de prisión y prohibición de acercarse a menos de 800 metros y comunicarse con los familiares de la víctima (madre y hermanos) por un tiempo de 34 años.

En el escrito de la familia, representada por el letrado Sergio Gómez Salvador, describe con detalle la frialdad con la que actuó el hombre no sólo en el momento del asesinato, sino también en las horas posteriores a terminar con la vida de Blanca Esther

El 14 de enero, durante una discusión en la vivienda, agarró a la mujer por detrás, de forma sorpresiva, sin capacidad de defensa, primero por el brazo y luego del cuello por la espalda, ejerciendo fuerza en el mismo. A pesar de que ambos cayeron al suelo, el hombre siguió con sus manos en el cuello sin precisar cuánto tiempo, pero sí hasta que la mujer ya no se movía porque la había asfixiado. 

SANGRE FRÍA TRAS MATAR

Una vez cometido el asesinato, no llamó ni avisó a nadie, sino que el hombre dejó el cuerpo sobre el suelo y bajó a un bar ubicado en la misma calle de la vivienda. Poco después tomó el coche y se fue a visitar a su madre, en un barrio de Pamplona. Volvió a la casa a las 12 de la noche, pero se fue al sofá hasta las 5.30, momento en el que decidió deshacerse del cuerpo. 

A las 5.30 envolvió el cadáver en una manta y lo bajó hasta el portal. Aparcó el coche cerca y lo metió en el interior. Toda esta operación fue advertida por una vecina que circulaba por la misma calle. Aunque sospechó, no fue hasta el día siguiente a denunciar los hechos, aunque el policía de Burlada que le atendió no le hizo caso

Nada más tirar el cuerpo de madrugada, Francisco Javier Nieto regresó a la casa y se quedó dormido en el sofá.  Al amanecer siguió sin decir nada de los que había hecho, bajó a desayunar a un bar y, por la tarde, estuvo viendo el partido de Osasuna en otro bar con un amigo de la fallecida, al que tampoco informó de lo que había hecho. 

Tal y como resalta el texto, el "acusado continuó con su vida cotidiana sin mayor mención a las autoridades, iniciando un desencadenante de mentiras con el propósito de ocultar lo que había hecho", ya que dijo desconocer dónde estaba la mujer a las personas que le preguntaron por ella. 

El lunes, cuando su amigo la echó en falta, llamó a la hermana de Blanca Esther. Ambos sopecharon y llamaron a la policía, que comenzó la búsqueda. El hombre se presentó ese mismo día en dependencias policiales para relatar los hechos. 

El cuerpo de la mujer no apareció en el río Arga hasta el jueves 19 de enero, junto al puente del Vergel.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Hizo vida cotidiana tras matarla": la familia pide 25 años para el asesino de Blanca Esther en Burlada