PREMIUM  CORRUPCIÓN

Barkos causó un "daño" a las cuentas de Pamplona por sus dietas mal justificadas, según el Tribunal de Cuentas

El Tribunal, sin embargo, no obliga al devolver el dinero al considerar que no hubo "dolo" y que fue sólo una "negligencia leve".

La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos durante una comparecencia parlamentaria. EFE/ARCHIVO
La presidenta del Gobierno de Navarra Uxue Barkos durante una comparecencia parlamentaria. EFE/ARCHIVO  

El Tribunal de Cuentas ha ratificado que el cobro de dietas por parte de Uxue Barkos cuando era concejal de Pamplona y diputada en el Congreso de los Diputados produjo un "daño o menoscabo" en los caudales del Ayuntamiento de Pamplona que ascendieron a 55.398 euros

La Sección de Enjuiciamiento de la Sala de Justicia de este mismo Tribunal considera que el comportamiento de Barkos supuso una "negligencia leve" al pasar a cobrar dietas de Pamplona sin justificar cuando compaginaba su puesto de Diputada, algo que no alcanza obligar a la actual presidenta a devolver el dinero cobrado indebidamente. 

Barkos trabajaba toda la semana en Madrid, pero aún así llegó a cobrar más dietas por asistencia a reuniones en Pamplona que sus compañeros de Pamplona, algo imposible por su estancia permanente en la capital, tal y como certificaron los viajes aportados por el Congreso de los Diputados. 

"Existió negligencia máxime teniendo en cuenta, no sólo su condición de Concejal, sino, también, de Portavoz municipal de su Grupo y como Diputada del Parlamento Nacional (Congreso de los Diputados), pero la misma debe ser considerada culpa leve", dice el Tribunal de Cuentas en una resolución conocida este jueves. 

El juez considera que el menoscabo al consistorio de Pamplona por el cobro de dietas de Uxue Barkos es "real, evaluable económicamente e individualizado de los caudales públicos, con relación a la partida presupuestaria que contemplaba el gasto municipal por causa de asistencias a órganos colegiados y corporativos del Ayuntamiento, pudiéndose afirmar, en principio, que las indemnizaciones percibidas por la demandada (Uxue Barkos) no fueron, en modo alguno, justificadas en la forma legal y reglamentariamente exigida por las normas presupuestarias y contables, tal y como venia exigido".

La nueva resolución del Tribunal de Cuentas reconoce la dificultad del proceso, por lo que ha considerado no imponer las costas ante el buen hacer de la Asociación Justitia et Veritas, que reclamó a Uxue Barkos la devolución del dinero cobrado indebidamente. 

Ya en una primera resolución del Tribunal de Cuentas, la juez dio por válido que Barkos pudo mantener las reuniones no justificadas durante los fines de semana, en San Fermín, en puentes o Navidades, ya que no existía "prohibición alguna de que se llevaran a cabo en esas fechas".

Es decir, Barkos pudo cobrar dietas por reuniones celebradas el 25 de diciembreen su casa o el 7 de julio a la hora de la procesión, sin documento alguno que pruebe esas reuniones, según concluyó  la sentencia de la juez. 

Además, se especificó que los viajes de la entonces diputada y concejal no sacaban del todo de dudas sobre su presencia o no en Pamplona, ya que en las fechas de los desplazamientos no figura la hora de los desplazamientos. 

En la nueva resolución del Tribunal de Cuentas, se mantiene que "no ha quedado acreditado un comportamiento doloso", es decir, no se ha probado que Uxue Barkos "haya actuado consciente de que su comportamiento provocaba o podría provocar un perjuicio a los fondos públicos tenidos bajo su cargo o manejo, sin adoptar las medidas necesarias para evitarlo", por lo que no puede considerar que el comportamiento de la entonces concejal constituya una "culpa grave". 

Es por este motivo, sin que Barkos haya podido acreditar las fechas de las reuniones de grupo municipal y si se celebraron, por lo que el Tribunal de Cuentas no condena a la ahora presidenta a devolver el dinero cobrado. 

BARKOS ATACÓ A NAVARRA.COM

Debido a todas las informaciones desveladas por este medio, la presidenta del Gobierno dirigió una querella contra contra el director de NAVARRA.COM.

Barkos mantenía que las informaciones desveladas por Ignacio Murillo, director de NAVARRA.COM, sobre su presunto cobro irregular de dietas en Pamplona constituían un delito de injurias y calumnias y basaba todo su argumento en mantener que ya había sido absuelta por otros órganos judiciales, algo falso y que también fue en su momento desmontado por el juez en su auto de archivo. 

El juzgado de Instrucción nº 2 de Pamplona remarcó que los hechos expuestos por el director de NAVARRA.COM en sus artículos, "no es que sean veraces, es que son ciertos y han quedado documentalmente probados".

El magistrado consideró lógico hablar de que las reuniones de Uxue Barkos en el Ayuntamiento de Pamplona mientras estaba en Madrid son "reuniones fantasma", ya que carecen de soporte documental que certifique su celebración. 

EL CASO DE LAS DIETAS DE UXUE BARKOS

El Ayuntamiento de Pamplona pagaba a los concejales no liberados dietas por asistencia a los plenos, comisiones y juntas de portavoces, todos ellos considerados órganos colegiados del Ayuntamiento según el reglamento Orgánico del Ayuntamiento de Pamplona y la propia Ley de Bases del Régimen Local .

Eran reuniones convocadas para una fecha, con orden del día y asistentes reflejados en un acta por el secretario municipal.

Sin embargo, Pamplona también pagaba por las "reuniones de grupo", citas de los concejales con sus compañeros que no tienen convocatorias, ni actas, ni orden del día ni fechas ni asistentes corroborados por nadie. Los concejales podían cobrar 156 reuniones anuales (13 al mes) y las justificaban de manera semestral.

El consistorio abonaba por adelantado el dinero y cada concejal, incluida Uxue Barkos, se embolsaba unos 19.000 euros anuales.

El reglamento orgánico del Ayuntamiento de Pamplona especificaba que sólo se podía cobrar "por concurrencia efectiva" (acta que certifique la asistencia) una reunión al día, por lo que no se pueden cobrar dos en un mismo día. Los concejales como Uxue Barkos acudían a 4 comisiones y 2 plenos al mes (6 reuniones).

El resto de dietas (7) hasta las 13 máximas mensuales las cobraban gracias a las reuniones de grupo, dietas que hasta llegó a percibir la edil de Izquierda Ezkerra (Edurne Eguino) por reunirse consigo misma, ya que era la única concejal de su grupo municipal. 

El único justificante que presentó Uxue Barkos para sus cobrar sus dietas fue un papel semestral sin fechas, sin días de las de reuniones, sin horas y escrito a boli.

¿POR QUÉ SE INVESTIGÓ SÓLO A BARKOS Y NO A OTROS CONCEJALES?

La realidad es que Uxue Barkos era la única de entre todos los concejales que no estaba en Pamplona durante la semana debido a su presencia en Madrid como diputada en el Congreso de los Diputados. De esta manera, mientras el resto de los concejales pueden argumentar su asistencia a reuniones de grupo, Uxue Barkos no podía estar en dos sitios a la vez y pasar a cobrar reuniones por más días de los que realmente estaba en Pamplona.

Barkos estaba en Madrid entre 9 y 12 días al mes, los mismos días que no podía estar en Pamplona en las reuniones de grupo con sus compañeros de partido. Desde que se publicaron las primeras sospechas sobre las posibles irregularidades (año 2013), Barkos se ha negado a hacer públicos los viajes pagados por el Congreso entre la capital navarra y la capital de España. Tampoco ha aportado actas verificadas de sus reuniones de grupo, ya que el propio Ayuntamiento de Pamplona ha reconocido que se pagaban sin ningún control

Barkos, tal y como declaró ella misma en entrevistas y como se puede comprobar en las actas e intervenciones del Congreso, pasaba la semana de martes a jueves en Madrid. En algunos casos viajaba el lunes y regresaba el jueves por la tarde-noche a Pamplona.

Uxue Barkos compaginaba su labor como concejal del Ayuntamiento de Pamplona con el de Diputada en el Congreso, lo que le convirtió, sin ninguna responsabilidad de Gobierno, en la política mejor pagada de Navarra. Durante esos 10 años ingresó más de un millón de euros (110.000 euros anuales). La mayor parte de sus ingresos correspondían al Congreso y, el resto, a la Mancomunidad de Pamplona y a las dietas del Ayuntamiento ahora en tela de juicio.

LAS REUNIONES DE UXUE BARKOS

En el año 2012, Barkos pasó a cobrar hasta 218 reuniones en Pamplona en un sólo año, de las que 162 fueron de grupo municipal, sin actas que certifiquen su celebración. El año 2012 tuvo 200 días hábiles, descontadas vacaciones, puentes, Sanfermines, Navidad o Semana Santa. Barkos asegura que fue capaz de asistir a las 218 reuniones de Pamplona y a las comisiones y plenos del Congreso de los Diputados, que suman más de 75 jornadas. La situación se repite todos los años con distintas cifras y reuniones. 

Otro ejemplo curioso ocurre en 2011, cuando en el segundo semestre del año Uxue Barkos pasó a cobrar 86 reuniones de grupo, cuando sólo acudió a 10 reuniones con acta y certificadas del mismo periodo. De hecho, se saltó decenas de reuniones 'oficiales' de Urbanismo, pero, sin embargo, sí cobró por reuniones que no están certificadas.

Como ejemplo del máximo de la incongruencia, Barkos llegó a declarar y pasar a cobrar más reuniones de grupo municipal que sus propios compañeros de partido, cuando las reuniones de grupo deberían de haber sido las mismas. 

Uxue Barkos cobró siempre el máximo permitido, a pesar de que pasaba buena parte de la semana en Madrid y algunos meses pudo haber justificado menos reuniones. Sin embargo, siempre pasó el tope, incluso en los meses de 2011 en los que su enfermedad la retiró del trabajo ordinario durante 4 meses y se dedicó, posteriormente,a la campaña electoral al Congreso. Todas sus certificaciones de reuniones sin acta siempre superan el tope máximo para asegurar el cobro de los 19.000 euros anuales en Pamplona. 

FIRMAS FALSIFICADAS

Las firmas de varios recibos de Uxue Barkos para cobrar 24.000 euros no eran suyas, según certificó un perito judicial en un informe. "De ningún modo es su firma", señaló el perito, que también descartó que las firmas fueran distintas por su lesión o falta de sensibilidad en la mano derecha por su enfermedad. También descartó el perito que la firma la hubiera hecho Barkos con su mano no diestra. Además, durante ese mismo periodo Barkos sí firmo bien otros documentos. 

Los técnicos municipales que abonaron el dinero a Barkos reconocieron que habían pagado porque pensaban que las firmas eran de Uxue Barkos. 

Barkos pidió declarar por este motivo de forma voluntaria ante el Fiscal de Navarra que investigó el asunto. Ofreció dos versiones distintas. Una que la concejal de su grupo Itziar Gómez firmó con su autorización y, otra, que las firmas estaban mal con motivo de su enfermedad, algo que el perito ya descartó en su informe. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Barkos causó un "daño" a las cuentas de Pamplona por sus dietas mal justificadas, según el Tribunal de Cuentas