TRIBUNALES

El policía de Burlada que no intervino ante el aviso de una testigo del asesinato de Blanca Marqués: "Ya no se podía hacer nada"

Una testigo acudió a la policía local a declarar que había visto a un hombre portando un bulto del que sobresalían unas zapatillas y lo metía en un coche. 

Los bomberos encontraron el cuerpo de Blanca Esther Marqués en el río Arga a su paso por el puente del Vergel.
Los bomberos encontraron el cuerpo de Blanca Esther Marqués en el río Arga a su paso por el puente del Vergel.  

El Policía Municipal de Burlada que atendió a la testigo que vio al asesino de Blanca Esther Marqués con el cuerpo de madrugada en Burlada ha explicado que no actuó porque habían "transcurrido muchas horas, ya no se podía hacer nada y no tenía conocimiento de ningún hecho relacionado". Esta inacción del agente propició que no se investigaran los hechos, no se detuviera antes al asesino y que, ahora, se le pueda aplicar el atenuante de confesión. 

Francisco Javier Nieto, asesino confeso de la mujer de Burlada, de 48 años, bajó el cuerpo desde el domicilio que la pareja compartía en Burlada sobre las 5 de la madrugada. Lo hizo envuelto en una manta, lo metió en su coche y lo llevó hasta el punte de Arre, desde donde lo lanzó al río Ultzama. 

En ese momento, una vecina vió a Nieto portando un bulto sospechoso que resultó ser el cuerpo sin vida de la vecina asesinada. A esta mujer le llamaron la atención las zapatillas (botas) rosas que sobresalían del bulto, así como la actitud del hombre a las 5 de la madrugada. Ocurrió en la calle Las Maestras de la localidad. 

Sin embargo, a esa hora de la noche, no llamó a la policía. Explicó que no tenía batería en el móvil. Al día siguiente, convencida de lo que había visto, acudió hasta la sede la Policía Municipal de Burlada para explicar lo ocurrido. El asesino confeso ya había lanzado el cuerpo al agua y aún no había reconocido el crimen. Nadie le buscaba ni tenía conocimiento de lo ocurrido. El cuerpo no apareció hasta cinco días más tardes en la zona del Vergel del río Arga en Pamplona. 

La testigo compareció el domingo 15 enero ante la policía de Burlada sobre las 14.15 horas, según la versión del policía, que ha dado explicaciones al resto de compañeros del cuerpo en un documento al que ha tenido acceso Navarra.com.

En él señala que se ve en la obligación de ofrecer explicaciones ante los insistentes comentarios y rumores. El policía reconoce que la ahora testigo le explicó un "suceso extraño" al que no dejaba de darle vueltas. La mujer fijó la hora de lo que había visto sobre las 7 de la mañana, aunque de la confesión del detenido se desprende que eran aproximadamente las 5. 

"Estando a la altura del portal 10 de calle Las Maestras ha visto como una persona salía de dicho portal portando un bulto de grandes dimensiones y lo metía a un vehículo. Lo que más le ha llamado la atención es que sobresalía de uno de los extremos unas zapatillas. Esta joven indica que no ha podido hacer uso del teléfono móvil en ese momento al encontrarse sin batería. Yo le pregunto por detalles sobre el vehículo, que dice ser de color rojo, sobre la matrícula y si conocía a la persona que había visto. No ha aportando más datos", explica el propio agente en el texto que ha dado a conocer antes de testificar ante la juez. 

"Esta persona indica que solo quiere poner en conocimiento de la policía estos hechos. No se le identifica en el momento a esta joven, pero sí que me suena de verle en Burlada y pasar por nuestra oficina con anterioridad. Por mi parte le explico que han transcurrido muchas horas y que poco se puede hacer, si ha ocurrido algo grave, teniendo en cuenta también la información que ha aportado. Tampoco se tiene conocimiento de ningún hecho relacionado, ni de ningún otro requerimiento vecinal", se excusa el policía de Burlada sobre la ausencia de intervención o puesta en conocimiento de los hechos a un superior o a otro cuerpo policial para actuar. 

El agente dice en su texto que no entra en detalle sobre qué hacía la testigo a esas horas en la calle "cómo iba, si iba a dormir, si iba a trabajar...". 

NO SE REFLEJA EN EL PARTE

Además de no tomar ninguna decisión sobre la declaración de la joven, esta declaración tampoco se reflejó en el parte de Policía Municipal de Burlada del turno del domingo por la mañana al considerar el policía que si "hubiera posteriores actuaciones, se haría reflejar en el parte". 

El agente local de Burlada también señala que en ese momento estaban con otras dos intervenciones más sobre las agresiones de un hombre a sus padres y otra por una fuga de agua en una calle de la localidad que había inundado los garajes de una comunidad. 

En el mismo relato, el policía reconoce que en las dependencias del cuerpo municipal se personó una joven, de origen cubano por su acento, denunciando que la pareja de su hermana, que la maltrata, la iba a matar. El policía explica que le dio el teléfono 016 para que pudiera ser atendida, ya que la incidencia era en Pamplona. Tampoco se reflejó en el parte del cuerpo municipal. 

En el documento hecho público el policía local señala que el lunes escuchó por la emisora que sus compañeros estaban con un tema relaciones "con un vehículo rojo (el del asesino). Fue en ese momento cuando comentó a sus superiores la declaración de la testigo del domingo por la mañana y acudió a Policía Nacional para explicar los hechos. 

Dice que, en ese momento, todavía desconocía la noticia de un asesinato en Burlada

El agente asegura ahora que hay "presiones y malestar por su actuación", al menos así se lo ha trasladado el jefe de la Policía Municipal de Burlada


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El policía de Burlada que no intervino ante el aviso de una testigo del asesinato de Blanca Marqués: "Ya no se podía hacer nada"