PREMIUM  TRIBUNALES

La Audiencia de Navarra rechaza que la agresión de Alsasua sea terrorismo y pide que el caso vuelva a Pamplona

El órgano juidicial coincide así con la petición de los acusados e insta a la juez de Pamplona a plantear una cuestión de competencia ante el Supremo. 

Una pancarta durante el carnaval de Alsasua en recuerdo de los tres detenidos. MIGUEL OSÉS
Una pancarta durante el carnaval de Alsasua en recuerdo de los tres detenidos. MIGUEL OSÉS  

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha estimado el recurso interpuesto por los 9 investigados en la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua y considera que la causa debe instruirse en Pamplona al entender que no existen "indicios racionales que pongan de manifiesto un presunto delito de terrorismo" ya que no consideran lo ocurrido un "delito grave".

Entiende la Audiencia que, para que concurra un delito de terrorismo, se deben dar unas condiciones que no se contemplan en este caso, como pueden ser "subvertir el orden constitucional o suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento el funcionamiento de las instituciones políticas, alterar gravemente la paz pública, provocar un estado de terror en la población o en una parte de ella". 

Por ello, insta al Juzgado de Instrucción  de Pamplona a que rechace el envío de la causa al Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional y, por tanto, plantee una cuestión de competencia ante el Tribunal Supremo para que decida qué órgano judicial debe asumir la investigación.

Hasta la fecha, la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela mantiene a tres personas en prisión por los hechos ocurridos el 15 de octubre en Alsasua

Lamela enmarcó la agresión en las rutinas de "hostigamiento" a los agentes del Instituto Armado del colectivo Ospa Mugimendua."Todos conocían con anterioridad la condición de Guardia Civiles del teniente y el sargento, siendo esta única y exclusivamente la causa por la que fueron insultados y golpeados", señaló la juez.

La defensa de los acusados recurrió la decisión y mantuvo en todo momento que no existe "ningún dato o elemento objetivo" que permita relacionar los hechos con el movimientos Ospa aunque en el atestado de la Guardia Civil se identifique se relacione a varios de ellos con el grupo radical. "Lo ocurrido fue un hecho casual y fortuito, no constando que existiera una conspiración contra ellos ni una coordinación en los hechos". 

La Audiencia de Navarra asumen así la teoría de los acusados y subraya que lo ocurrido fue todo "casual", aunque reconoce que los presuntos agresores conocían la condición de agentes de la Guardia Civil de los lesionados y que forman parte del movimiento que busca expulsar a la Guardia Civil de Navarra. Aún así, según dice la Audiencia, su actitud no era "alternar gravemente la paz pública o generar un estado de terror en la población o en una parte de ella".

"PUTOS PIKOLETOS"

Según el relato de la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3, el teniente y el sargento de la Guardia Civil se encontraban, de paisano y fuera de servicio, realizando unas consumiciones en el bar Koxka de Alsasua cuando, alrededor de las tres y cuarto de la madrugada entró en el bar uno de los detenidos acompañado de una menor y se dirigió al segundo para decirle que no tenía derecho a estar allí.

En este momento intervino el teniente, diciéndole que les dejara en paz, pese a lo cual insistió en su actitud. Entre tanto se fueron acercando entre veinte y veinticinco personas que les rodearon y comenzaron a amenazarles e insultarles con expresiones como "esto os pasa por venir aquí", "tenéis lo que os merecéis", "iros de aquí", "hijos de puta", "cabrones fuera de aquí", "perros", "putos pikoletos", "txakurras", "alde hemendik (fuera de aquí)" "utzi pakean" (dejadnos en paz), para a continuación "comenzar a golpearles".

Los agentes y sus parejas intentaron entonces abandonar el bar y ya en la calle se encontraron con otro grupo de entre quince y veinte personas que junto con los anteriores continuaron insultándoles y golpeándoles hasta que llegaron los agentes de la policía foral, según la juez. La agresión les provocó múltiples contusiones y uno de los dos agentes resultó herido en el labio superior y se fracturó un tobillo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Audiencia de Navarra rechaza que la agresión de Alsasua sea terrorismo y pide que el caso vuelva a Pamplona