PREMIUM  TRIBUNALES

El agresor homófobo de Pamplona arremetió también contra sus víctimas por no poder hablar en euskera

Vecino de Guipúzcoa, de 23 años, ha sido condenado a 18 meses de prisión y a indemnizar a las víctimas con 800 euros. 

La Policía Municipal de Pamplona junto al Ayuntamiento de la capital navarra. PABLO LASAOSA
La Policía Municipal de Pamplona junto al Ayuntamiento de la capital navarra. PABLO LASAOSA  

El agresor homófobo detenido en Pamplona durante el pasado fin de semana ha sido condenado a 18 meses de prisión y al pago de 800 euros en indemnizaciones por insultar y golpear a tres personas en Pamplona por su orientación sexual, a los que recriminó también no poder hablar en euskera por ser extranjeros.

El juicio contra el joven de 23 años y natural de Guipúzcoa se ha celebrado este lunes en Pamplona en uno de los conocidos como "juicios rápidos". 

Los hechos ocurrieron sobre las 01.20 horas de la madrugada del sábado al domingo, en plenas celebraciones de San Fermín de Aldapa, cuando el acusado se encontraba en las inmediaciones de la calle Mercado de Pamplona, donde observó a tres jóvenes que estaban sentados en la hierba y portaban una bandera arcoiris del movimiento LGTB. 

Tras dirigirse a una de las chicas para saber qué significaba para ella la bandera, les espetó que al ser extranjera (natural de Perú) "no podría hablar euskera, que los de su raza eran muy bajitos y que tenían la nariz pequeña".

Otro de los chicos del grupo intervino para pedir que no les molestara más, a lo que el atacante respondió quitándole las gafas y diciéndole: "Tú cállate, maricón". 

Comenzó una disputa y cuando el joven parecía que se alejaba regresó y propinó un puñetazo a la chica que pudo esquivar, aunque sí le dio con un escupitajo. 

Por este motivo, la tercera integrante del grupo sacó una foto del agresor para identificarle. El atacante pidió que la borrara y le lanzó un puñetazo que le alcanzó en la boca. 

Con la foto y el relato de los hechos, dos de los jóvenes acudieron a la Policía Municipal junto a la plaza consistorial de Pamplona para denunciar lo ocurrido. El otro integrante del grupo trató de seguirlo, pero al percatarse de ello, el ahora condenado le lanzó otro puñetazo que le impactó en la cara. 

Una patrulla de la Policía Municipal de Pamplona inició la búsqueda del denunciado, siendo éste localizado en la calle Jarauta.

"Al ser interceptado mostró una actitud hostil y rebelde hacia los funcionarios policiales, de manera que cuando éstos trataron de cachearlo para comprobar si portaba algún objeto peligroso, el acusado comenzó a bracear contra ellos diciéndoles “yo no he hecho nada”. El acusado siguió lanzando manotazos contra los policías intentando zafarse de ellos, por lo que tuvo que ser reducido en el suelo", relata la sentencia. 

En concreto, ha sido condenado a 14 meses de prisión por un delito menos grave de lesiones (una agresión), 2 meses por un delito leve de lesiones con una multa de 240 euros (otro puñetazo) y otros 2 meses de cárcel por un delito de resistencia a los agentes de la autoridad. 

Además, deberá indemnizar con 300 y 500 euros respectivamente por las lesiones y los daños morales a dos de las personas del grupo, así como al pago de las costas judiciales.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El agresor homófobo de Pamplona arremetió también contra sus víctimas por no poder hablar en euskera