TRIBUNALES

Acuerdo por el asesinato de Blanca Esther en Burlada: el hombre que la estranguló pasará 18 años en prisión

La Fiscalía y la acusación de la familia solicitaban 22 y 25 años de cárcel, pero de esta manera garantizan la condena y se evita el juicio. 

Blanca Esther Marqués Andrés, asesinada en Burlada, junto a Francisco Javier Nieto Jiménez.
Blanca Esther Marqués Andrés, asesinada en Burlada, junto a Francisco Javier Nieto Jiménez.  

El asesino de Blanca Esther Marqués pasará 18 años en la cárcel por quitarle la vida a su pareja en Burlada en enero de 2017. Se trata de una rebaja de pena considerable en relación con las penas que habían solicitado en su momento la Fiscalía y la acusación particular, de 22 y 25 años respectivamente.

Fuentes del caso han confirmado que el acuerdo se selló este viernes en Pamplona en una vista oral celebrada, de manera inaudita, a puerta cerrada y llevada a cabo con discreción. Ninguna de las partes ni el TSJN informaron de la cita, a pesar del revuelo e indignación popular que generó el caso en su momento. El Gobierno de Navarra está también  personado en el caso.

Francisco Javier Nieto Jiménez, entonces pareja de Blanca Esther, ha reconocido los hechos y se ha conformado con los 18 años de prisión, a los que se ha llegado tras aplicar la atenuante de confesión: él mismo se entregó en dependencias policiales horas después para reconocer lo que había hecho. También se le ha aplicado el agravante de parentesco, ya que ambos mantenían una relación estable. 

En los próximos días se confirmará y se hará pública la sentencia dictada por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial. Se evitará de esta manera la celebración del juicio con jurado popular, que se hubiera señalado para las próximas semanas. 

Desde un primer momento, la Fiscalía, la acusación particular en nombre de la familia y la popular en nombre del Gobierno de Navarra calificaron los hechos como asesinato, mientras que el abogado defensor lo tildó de homicidio con los atenuantes de haber ingerido alcohol, confesión y arrebato. 

El crimen tuvo lugar el 14 de enero de 2017 en la vivienda que la pareja compartía en Burlada desde un año antes. Los dos salieron juntos aquel sábado a tomar el aperitivo y a comer fuera de casa.

Según recogió el fiscal en su escrito de acusación, sobre las 16.30 horas volvieron a la vivienda, donde continuaron una discusión por un viaje que el hombre había reservado. 

Ambos prosiguieron la pelea en el salón de la casa. "En un momento dado, Blanca Esther le dijo que era un mantenido y que se fuera de la vivienda". 

La mujer se encaminó por el pasillo hacia la puerta de salida de la casa. "El acusado la seguía detrás de ella y aprovechando esta circunstancia la agarró por el cuello. Ambos cayeron al suelo pero el acusado continuó agarrando del cuello a la mujer hasta que le ocasionó la muerte por asfixia". 

La Fiscalía resaltó en su escrito que el hombre llevó a cabo el ataque por la espalda, cuando ella no se lo esperaba. Destaca la gran diferencia física entre ambos. "La corpulencia del acusado, unido a la fragilidad de Blanca Esther y al ataque por la espalda impidió que pudiera defenderse del acusado", señala.

Una vez muerta la mujer en el suelo de la vivienda, el hombre abandonó el domicilio y no volvió hasta pasadas más de 12 horas, sobre las 5.30 horas de la madrugada del domingo. 

Envolvió el cadáver en una manta y lo bajó hasta el coche, con el que lo trasladó hasta la localidad de Arre. "Arrojó el cuerpo al río desde el puente de la Trinidad de Arre", explica la Fiscalía. 

Durante el domingo 15 nadie tuvo noticia del hombre, que sólo se puso en contacto con su anterior pareja y su hijo para decirles lo que había hecho, horas antes de entregarse. 

El lunes siguiente un buen amigo de Blanca Esther la echó de menos a la hora de acudir al trabajo a primera hora de la mañana y, extrañado por su ausencia, la llamó. Como no respondía acudió a su casa y tampoco tuvo respuesta. En ese momento se inició la búsqueda de la mujer. 

Sobre las 10.25 horas de ese mismo lunes 16 el acusado se presentó en la comisaría de la Policía Nacional de Pamplona donde reconoció los hechos cometidos. 

El cuerpo de la mujer se buscó en las aguas del río Arga hasta que apareció el jueves de esa misma semana. La autopsia confirmó que murió asfixiada y que sus heridas eran compatibles con la versión ofrecida por el asesino, que ya había confesado que la estranguló.

Junto a los 22 años de cárcel, la Fiscalía también pidió resarcir a la familia de la víctima con 80.000 euros para la madre y con otros 30.000 euros para cada uno de los tres hermanos de la asesinada. 

Se solicitó, así mismo, la prohibición de comunicación con la madre y hermanos de la víctima y el alejamiento de un kilómetro de ellos (domicilio y trabajo) durante los 8 años siguientes a su puesta en libertad. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acuerdo por el asesinato de Blanca Esther en Burlada: el hombre que la estranguló pasará 18 años en prisión