TRIBUNALES

Acoso y derribo: condenado un hombre por perseguir a una navarra con la que habló escasos minutos en fiestas

El hombre se presentó en el lugar de trabajo y en el gimnasio de la mujer al quedar prendado tras unos breves minutos de conversación.

Hombre mirando por la ventana desde una oficina. ARCHIVO
Hombre mirando por la ventana desde una oficina. ARCHIVO

Un hombre ha sido condenado a pagar 900 euros de multa por acosar a una mujer con la que conversó brevemente en fiestas de una localidad navarra en septiembre de 2015.

El hombre tras la conversación quiso contactar con ella y le pidió su número de teléfono a una conocida en común. La amiga no se lo dio. Sin embargo, el ahora condenado consiguió el número de teléfono de la amiga de la mujer y le llamó pidiéndole el número de nuevo y también le volvió a insistir al encontrarse con ella por la calle.

Días más tarde, el hombre se enteró del lugar donde trabajaba la mujer y se presentó allí haciéndose pasar por un paciente. La mujer lo atendió como si se tratase de un paciente hasta que el hombre le dijo quien era. La mujer le dijo que le dejase en paz, que le estaba acosando.

Semanas más tarde se presentó en el gimnasio de la víctima para interesarse y semanas más tarde se le pudo ver merodeando por las instalaciones.

El hombre ha sido condenado, en sentencia firme, por un delito de coacciones en la modalidad de acoso y se ha decretado una orden de alejamiento de 6 meses hacia la mujer.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Acoso y derribo: condenado un hombre por perseguir a una navarra con la que habló escasos minutos en fiestas