SAN FERMIN

Absuelven al joven que hirió a una mujer con un cubo en sanfermines

Hirió a una chica neozelandesa con el cubo que se le resbaló de las manos mientras lanzaba agua desde un balcón.

Jóvenes se refrescan con agua que tiran los vecinos desde los balcones. /EFE
Jóvenes se refrescan con agua que tiran los vecinos desde los balcones. /EFE  

Un joven catalán ha sido absuelto del delito de lesiones por el que fue juzgado, al herir en la cara a una chica neozelandesa de 29 años con el cubo que se le resbaló de las manos mientras lanzaba agua desde un balcón de la plaza del Ayuntamiento de Pamplona durante el chupinazo de 2009.

En su sentencia, el Juzgado de lo Penal número 1 considera que los hechos son constitutivos de una falta de lesiones por imprudencia leve pero explica que esta infracción actualmente está destipificada por la ley que, este mismo año, ha modificado el Código Penal.

Los hechos tuvieron lugar el 6 de julio de 2009, hacia las 11:45 horas, cuando el acusado se encontraba en uno de los balcones que dan a la Plaza Consistorial, en esos momentos repleta de público ya que en breves minutos se iba a lanzar el chupinazo que daba inicio a los sanfermines.

Al igual que otras personas, el joven, domiciliado en la localidad gerundense de Bordils, estaba tirando desde el balcón agua hacia el público que la pedía desde la calle, utilizando para ello un cubo de plástico.

Bajo el balcón se encontraba una joven de 29 años, de nacionalidad neozelandesa, quien, en un momento determinado, fue alcanzada de rebote en la cara por el cubo que resbaló de las manos del acusado cuando estaba vacío y que primero dio en la cabeza a una de sus amigas, al parecer sin herirla.

La víctima sufrió cortes en la mejilla y en el labio, así como en el párpado y la pérdida de masa nasal en el ala izquierda de la nariz, que le han dejado como secuela varias cicatrices.

Los hechos fueron reconocidos por el acusado, que explicó que entendió que el tirar agua era "algo divertido", parte de la fiesta, y que no tenía intención alguna de herir a nadie, pero que el cubo "se le escapó" al volcarlo.

Al constatar que el cubo había golpeado a alguien, el joven bajó de inmediato a la calle para ver como estaba y habló con la amiga a la que golpeó en la cabeza pero, al comprobar que estaba bien, cogió el cubo y subió a la vivienda sin enterarse de las lesiones de la otra chica.

El juzgado ha tenido en cuenta, por "evidente", que "no es la misma situación ni se infringen las mismas normas de cuidado" al lanzar agua a la calle por ejemplo en febrero que hacerlo el 6 de julio, antes de chupinazo, con una alta temperatura y desde un balcón anexo a la Plaza Consistorial.

"No se trata por lo tanto de una imprudencia grave" como reclamaba la acusación particular, según la sentencia, que no obstante señala que el acusado "pudo haber atado el cubo de su asa" porque la posibilidad de que resbalara al estar mojado "era evidente", como lo era que, en el caso de caer a la calle, "con certeza golpearía a alguien, dado que la vía estaba completamente abarrotada de gente".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Absuelven al joven que hirió a una mujer con un cubo en sanfermines