• miércoles, 21 de abril de 2021
  • Actualizado 03:51

 

 
 

TRIBUNALES

Absueltos tres policías de Pamplona por las lesiones ocurridas tras una pelea tumultuosa en la Rochapea

El hombre que denunció a los agentes aseguró que le habían pegado con porras y una patada, pero el parte médico desmiente las lesiones ocurridas en la detención. 

Un furgón de la Policía Muncipal de Pamplona durante una intervención. POLICÍA MUNICIPAL
Un furgón de la Policía Muncipal de Pamplona durante una intervención. POLICÍA MUNICIPAL

Tres agentes de la Policía Municipal de Pamplona han resultado absueltos después de haber sido acusados de un delito de lesiones tras la detención de un hombre durante unas peleas tumultuosas en el barrio de la Rochapea de la capital navarra. 

La Sección Primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha tomado esa decisión tras concluir que las lesiones que denunciaba el hombre no eran compatibles con las recogidas por el parte médico efectuado tras la intervención de los policías denunciados. 

Además, un vídeo aportado por una vecina sobre la supuesta detención ha sido rechazado como prueba al concluirse que no correspondía con el momento denunciado, sino con otra de las cinco detenciones que los agentes de Policía Municipal llevaron a cabo en el transcurso de la misma intervención. 

Los hechos ocurrieron en abril de 2017 y hasta la zona se desplazaron cerca de 20 agentes de la policía local, que tuvieron que poner orden ante una pelea protagonizada por un grupo numeroso de personas. 

El hombre denunció que durante su detención recibió golpes con porras y una patada en la boca, algo que no ha quedado acreditado hasta el punto de que, en la sentencia, se sugiere que esas lesiones que el hombre denunció tuvieron lugar en otro momento distinto al de su detención por los policías

"Tras el examen de las actuaciones no puede considerarse acreditado que, como consecuencia de los hechos sucedidos en la detención, el hombre sufriera un traumatismo con hematoma en el deltoides derecho, traumatismo ocular por porrazo en el ojo derecho, que derivó en uveítis anterior traumática, y la pérdida de una pieza dentaria delantera, toda vez que estas lesiones no se recogen en el parte médico confeccionado en la misma fecha en que ocurrieron los hechos, en el que como se ha expuesto se recogen únicamente heridas incisocontusas en el labio superior e inferior", señala la sentencia. 

La juez considera que esta información del parte médico "impide establecer la relación de causalidad que se pretende por la acusación entre la actuación de los agentes en la detención y la totalidad de las lesiones denunciadas".

Sobre el vídeo de la supuesta detención, la sentencia deja claro que no se ha acreditado que la detención grabada se corresponda con la detención del denunciante" y algunos de los testigos confirman que los hechos tuvieron lugar en otra calle distinta a la que se puede ver en las imágenes. 

El texto judicial concluye que el hombre fue detenido aquella noche por dos de los agentes imputados, pero fue reducido sin que se le produjeran las lesiones denunciadas, ya que sólo presentaba algo de sangre en los labios al ser reducido en el suelo. 

Además, sobre el tercer agente implicado y denunciado, la sentencia asegura que no se puede acreditar que fueran tres los agentes implicados en los hechos y que posiblemente solo participaron dos de ellos, según los testigos.

También se tuvo en cuenta la versión del responsable del grupo de patrullas del cuerpo policial, que manifestó que pudo observar como un vehículo frenaba bruscamente porque una persona se había colocado delante, que se bajaron dos agentes del vehículo y la persona trató de escaparse corriendo, se tropezó y lo redujeron entre los dos, que no apreció el uso de la porra y que pudo ver después a la persona que fue objeto de esa detención, quien presentaba erosiones en los labios, lo recogido en el parte médico. 

Los hechos probados ahora por la sentencia resumen que los agentes de la Policía Municipal se personaron sobre las 22.50 horas en la calle Cruz de Barcacio ante la alteración del orden público que se estaba produciendo en una pelea con numerosos implicados.

Al tiempo de llegar con los dispositivos acústicos accionados, se vieron sorprendidos por la presencia de quien resultó ser el denunciante quien irrumpió en la calzada desde la acera, colocándose delante del vehículo policial, gritando muy alterado y dando golpes en el capo, hasta tal punto que tras frenar bruscamente el vehículo para evitar atropellarlo, los agentes bajaron del mismo para proceder a su identificación, lo cual no fue posible dado que comenzó a correr, siendo seguido por los agentes, hasta que unos metros mas adelante, cayó al suelo y los policías, colocándose sobre él, lo redujeron.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Absueltos tres policías de Pamplona por las lesiones ocurridas tras una pelea tumultuosa en la Rochapea