PREMIUM  TOROS

Feria de San Isidro: Juan Leal corta una oreja tras una seria cogida ante los sosos toros de Pedraza

Octavio Chacón y Javier Cortés se fueron de vacío tras una corrida en la que los toros estuvieron vacíos de contenido y sin casta. 

El diestro francés Juan Leal resultó cogido mientras lidiaba al primero de su lote en San Isidro en la corrida de Pedraza de Yeltes. EFE
El diestro francés Juan Leal resultó cogido mientras lidiaba al primero de su lote en San Isidro en la corrida de Pedraza de Yeltes. EFE  

La plaza de toros de Madrid es considerada en el mundo taurino como la más exigente y entendida. Sin duda alguna, los tendidos venteños son una curiosa amalgama social en la que toda clase de aficionados exigen al toro y al torero como en ninguna otra feria. Por ello, la afición madrileña no se deja ningunear y su sector más duro, el temible tendido 7, mantiene un enfrentamiento con Gonzalo de Villa, el presidente que el pasado 15 de mayo premió dos generosas y provincianas orejas al diestro extremeño Miguel Ángel Perera.

Aquellos que ven en la puerta grande de Perera un ataque imperdonable al honor de la plaza volvieron a pedir en la tarde de ayer la dimisión, vía pancarta y consignas coreadas cual orfeón, del prepotente usía que esta misma semana había plantado a la Policía Nacional en el tendido para amablemente conminar a los alborotadores a abandonar su localidad, ya pagada.

Si cierto sector de la plaza comenzaba la tarde con ardor guerrero, el resto del público se terminaba uniendo a sus protestas ante la justa presentación de una corrida de Pedraza de Yeltes vacía de casta y chispa, a pesar de su nobleza.

Octavio Chacón se enfrentó en primer lugar a un animal que quería embestir buscando los engaños, pero que estaba cogido con pinzas. “Dudanana” solo permitió a su lidiador dejar detalles con la muleta y el capote que no llegaron al tendido tras pinchar en hueso el matador. En su segundo, cuarto en orden de lidia Chacón tuvo enfrente de nuevo a un colorado que pronto dejaría patente su nulo interés en el caballo y la muleta, sin dejar opciones de triunfo al torero.

Los pedrazas pusieron, un año más, difícil el triunfo. Javier Cortés hizo vibrar al respetable con una tanda de naturales en su primero y varios derechazos de largo trazo en su segundo, pero poco o nada más se puede destacar de dos actuaciones completamente emborronadas por un muy deplorable uso de la espada que hicieron pasar de puntillas al madrileño por Las Ventas.

Ahora bien, si algo merece mención especial, es obligado hablar de la actuación de Juan Leal ante el tercero. A pesar de tener un comportamiento similar al de sus hermanos durante la lidia, “Portador” fue capaz de tragarse una larga serie de muletazos con la mano diestra rodilla en tierra del matador francés arrancándose desde las tablas hasta los medios. Consciente de la importancia de su obra, el espada intentó ligar las series para no perder el interés de la parroquia. Por desgracia, desde la comodidad del tendido la afición podía comprobar como el toro no descansaba lo suficiente entre tanda y tanda.

Precisamente a la salida de una de ellas, el francés resultó dramáticamente prendido por el glúteo y recibió una cornada pese a la cual fue capaz de, con vergüenza torera, acabar su faena por circulares invertidos y una estocada que puso en su mano el único trofeo de la tarde, que el señor presidente tuvo a bien conceder en el último momento, haciéndose notar una vez más.

Del sexto toro de la tarde, se hizo cargo Chacón. Es de justicia destacar la excelente actuación de los rehileteros de Juan Leal, quienes dieron un gran tercio de banderillas en sus dos toros. Desgraciadamente, el último animal de la sosa corrida de Pedraza de Yeltes volvió a impedir cualquier tipo de lucimiento, además de poner en serios apuros al matador a la hora de ejecutar la suerte suprema.

Como apunte de la tarde, hay que decir que tan solo el quinto de la tarde fue capaz de arrancarse al caballo y ofrecer un digno tercio de varas, mientras que sus hermanos empujaron en el pero más obligados.

FICHA

Plaza de Toros de Las Ventas, Madrid. Feria de San Isidro, 25 de mayo de 2019.

Toros de Pedraza de Yeltes (justos de presentación, nobles y faltos de casta y bravura, sosos).

Octavio Chacón (silencio, silencio y silencio en el que lidió por Leal).

Javier Cortés (silencio y silencio).

Juan Leal (oreja en el único que lidió).

Incidencias:  tres cuartos de entrada.

Parte médico de Juan Leal: “Herida por asta de toro en región perianal con una trayectoria hacia arriba de 25 cm que contusiona sacro-coxis con posible fractura del mismo y con orificio de salida en región glútea superior izquierda. Exploración recto anal sin evidencia de lesión. Es intervenido bajo anestesia general. Se traslada a clínica de La Fraternidad. Pronóstico: Grave”.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Feria de San Isidro: Juan Leal corta una oreja tras una seria cogida ante los sosos toros de Pedraza